Cuándo terminará la pandemia global del coronavirus – GENTE Online
 

Cuándo terminará la pandemia global del coronavirus

Un investigación analiza las perspectivas sobre el fin de la pandemia y las variables que inciden en este cronograma
Actualidad
Actualidad

A lo largo de la historia, las pandemias han azotado la humanidad pero siempre terminaron. Muchas veces, incluso, antes de tener un tratamiento o una vacuna. Gracias a la llegada de las vacunas, la curva de contagios en muchos países ha comenzado a descender. Sin embargo, el acceso desigual a las inoculaciones y las nuevas variantes amenazan con deshacer el progreso hasta la fecha.

¿Cuándo será el fin de la pandemia y podremos volver a la normalidad perdida en marzo de 2020? Es la pregunta que se hace el mundo entero desde que el coronavirus irrumpió en el escenario internacional. 

En busca de esa respuesta, expertos de la consultora estadounidense McKinsey & Company, una de las mayores del mundo, analizaron las perspectivas sobre el fin de la pandemia y las variables que inciden en este cronograma. 

La mayor parte de nuestro análisis en esta serie se ha centrado en el Reino Unido y los Estados Unidos, que continúan avanzando por un camino similar. El fin de la pandemia europea puede llegar algo más tarde y las perspectivas de otros países dependerán de varias variables”, aseguran los investigadores.

Según los datos develados por el informe, el momento probablemente variará según el país, dependiendo de la aceleración del suministro de vacunas, el impacto de las vacunas en las tasas de hospitalización y la aparición (o no) de nuevas olas impulsadas por nuevas variantes.

En el Reino Unido y los Estados Unidos, vemos un progreso hacia una transición a la normalidad durante el segundo trimestre de 2021. La nueva ola de casos en la Unión Europea significa que es probable que se produzca una transición similar más tarde allí, a finales del segundo o tercer cuarto. La disponibilidad mejorada de la vacuna hace que la inmunidad colectiva sea más probable en el tercer trimestre para el Reino Unido y los Estados Unidos y en el cuarto trimestre para la Unión Europea. Y cuando se alcance la inmunidad colectiva, los riesgos no desaparecerán; la misma puede resultar temporal o estar limitada a las regiones de un país”, reza el informe de la compañía.

Siete variables que impactan en el cronograma de los países 

- Las vacunas funcionan: tenemos cada vez más evidencia de que las vacunas son efectivas, ya que los datos del mundo real de Israel y el Reino Unido validan los resultados de los ensayos clínicos al mostrar una fuerte reducción en las hospitalizaciones y muertes.

- Aceleramiento de los programas de inoculación masiva: Al 15 de marzo, el Reino Unido ha administrado 39 dosis por cada 100 personas en la población total; las cifras correspondientes para Estados Unidos y la Unión Europea son 33 y 12 por 100, respectivamente.  Es Igual de importante el dato de que el sentimiento sobre la adopción de vacunas está mejorando.

- Ampliación rango etario: el desarrollo de nuevas vacunas, que cada vez incluyen a rangos más amplios de la población podría contribuir potencialmente a la inmunidad colectiva.

- Terapias preparadas: una nueva ola de terapias COVID-19, han producido datos positivos o han recibido una autorización de uso de emergencia. Los datos emergentes de estos tratamientos sugieren que tienen el potencial de reducir materialmente las hospitalizaciones y muertes en los casos que ocurren, acelerando una transición hacia la normalidad.

- Menor cantidad de casos nuevos y muertes: aún son altos en los Estados Unidos y el Reino Unido. Esta trayectoria ha ampliado las discusiones sobre una transición hacia la normalidad en ambos países. Gran parte del declive en Europa se ha debido a cierres estrictos; pero los bloqueos y otras intervenciones no farmacéuticas siguen siendo confusamente difíciles de hacer bien, e incluso ahora, varios países europeos están experimentando tendencias de casos al alza. Y las muertes en EEUU todavía tienen un promedio de 1000 por día, muchas veces más que las muertes diarias promedio por influenza.

- Nuevas cepas: Cada vez es más evidente que existen más variantes infecciosas pueden generar una nueva ola de casos en los próximos meses.

- Las variantes también pueden reducir la eficacia de la vacuna o permitir la reinfección:  también parecen ser más infecciosas que la cepa de tipo salvaje original. Todavía no conocemos el impacto de las vacunas contra la enfermedad grave de estas cepas. Pero si estos resultados se mantienen, la propagación de cepas contra las cuales las vacunas existentes son sustancialmente menos efectivas sería un riesgo significativo para la vida y podría retrasar el final de la pandemia.

¿Cuál es el impacto neto de todos estos desarrollos? Los datos continúan indicando, que se producirá una transición significativa hacia la normalidad del Reino Unido y los EEUU en el segundo trimestre de 2021, aunque el potencial de una ola impulsada por una variante en los Estados Unidos es real y mitigaría la situación.

Las posibles líneas de tiempo de inmunidad colectiva se están bifurcando como resultado del crecimiento de variantes que pueden reducir la eficacia de la vacuna. Si las variantes resultan ser un factor menor (solo reducen modestamente la eficacia de la vacuna o no se propagan ampliamente), entonces la inmunidad colectiva en la segunda mitad del año es probable para ambos países. Sin embargo, si el impacto de estas variantes es significativo, podríamos ver que los plazos se prolongan significativamente hasta finales de 2021 o más allá.

Cómo varía esto según la geografía

Para los investigadores, en los países de la Unión Europea, como en otras regiones, el momento del acceso a las vacunas será el principal impulsor del fin de la pandemia.

Los niveles de inmunidad natural de una infección previa varían dentro de la Unión Europea, pero generalmente están en el mismo rango que en el Reino Unido y los Estados Unidos. Es probable que la estacionalidad funcione de manera similar.

Otros factores a tener en cuenta son la estacionalidad, será diferente en los lugares tropicales y en el hemisferio sur y la demografía: si bien las poblaciones más jóvenes de muchos países de bajos ingresos han llevado a una menor mortalidad asociada a COVID-19, también dificultan que los programas de vacunación solo para adultos impulsen la inmunidad colectiva.

Y quizás lo más importante para los plazos es que el acceso a las vacunas es desigual.

“El mundo está en camino de fabricar dosis suficientes para el 80 por ciento de la población mundial, o cerca del 100 por ciento de la población adulta, para fines de 2021, pero la distribución de estas dosis puede seguir siendo asimétrica”, agregan.

Factores que impulsarán la inmunidad colectiva en el resto del mundo:

- Población vacunada: la proporción de personas que han recibido la vacuna hasta el momento.

- Cursos de vacunas asegurados: los suministros adicionales que un país ha contratado.

- Preparación de la cadena de suministro.

- Sentimiento de los consumidores sobre las vacunas: la voluntad del público de vacunarse.

- Población menor de 19 años: una mayor proporción de niños hace que la transición hacia la normalidad sea más fácil de lograr, pero la inmunidad colectiva es más difícil.

- Inmunidad natural, o la tasa de infección previa por COVID-19: las tasas de infección histórica más altas disminuyen la tasa de vacunación necesaria para lograr la inmunidad colectiva.

- Prevalencia de variantes preocupantes.

Hacia el fin de la pandemia

“Los dos puntos finales de la pandemia, una transición hacia la normalidad y la inmunidad colectiva, pueden verse diferentes en diferentes lugares. Como su nombre lo indica, una transición incluirá una serie de pasos que normalizaran gradualmente aspectos de la vida social y económica. El orden y el ritmo de estos pasos variarán según la geografía. No todo el mundo reanudará inmediatamente todas sus actividades prepandémicas; más bien, habrá un cambio notable hacia más de ellos. Los pasos pueden incluir un retorno a la educación en el aula, menos restricciones en las operaciones de bares y restaurantes, más reuniones con grupos más grandes de personas, la reapertura de oficinas y menos prohibiciones de viajes interregionales o internacionales. El plan del Reino Unido para la reapertura ofrece un ejemplo de la forma escalonada en la que es probable que se produzca una transición a la normalidad”, destacan.

Según el informe, la inmunidad colectiva representará un final más definitivo de la pandemia. “Aún pueden ocurrir casos aislados; de hecho, el virus puede continuar circulando durante uno o más trimestres después de que se alcanza la inmunidad colectiva. Pero con la inmunidad colectiva, las medidas de salud pública en toda la población pueden eliminarse gradualmente. A medida que las poblaciones se acercan a este estado, puede ser útil introducir algunos matices a lo que queremos decir con el término”, indican.

- Inmunidad colectiva a nivel nacional. Toda la población está bien protegida, de modo que el país experimenta, a lo sumo, pequeños brotes ocasionales de enfermedades. Este escenario es más probable en países más pequeños donde la inmunidad al COVID-19 puede volverse uniformemente alta.

- Inmunidad de grupo regional. Algunas regiones, estados o ciudades están bien protegidas, mientras que otras experimentan brotes continuos de COVID-19. En países grandes y diversos como Estados Unidos, esta situación es especialmente fácil de imaginar.

- Inmunidad colectiva temporal. Una población o región logra la inmunidad colectiva durante algún período, pero a medida que se introducen variantes contra las cuales la inmunidad previa es menos efectiva, se lanza una nueva ola de casos. Otro desencadenante potencial para tal ola podría surgir cuando la inmunidad (particularmente la inmunidad natural) disminuya. A medida que la cantidad de casos nuevos de COVID-19 disminuya a nivel mundial, la tasa de aparición de variantes importantes también debería disminuir, pero persistirá cierto riesgo.

- Endemicidad. Una región no logra la inmunidad colectiva. La endemicidad es más probable en lugares donde el acceso a la vacuna es limitado, donde pocas personas eligen vacunarse, si la duración de la inmunidad es corta o las variantes que reducen la eficacia de la vacuna son comunes y generalizadas. La endemicidad puede incluir oleadas cíclicas de enfermedades estacionales, muy similares a la gripe, o un ciclo de resurgimiento de varios años.

“Es probable que en los próximos años veamos una combinación de algunas o todas estas opciones en todo el mundo. Dado el momento probable de la inmunidad colectiva en varias geografías y la duración incierta de la protección de las vacunas (tanto la duración de la respuesta inmune como la eficacia frente a las nuevas variantes), es probable que algunas medidas, como las vacunas de refuerzo, sean necesarias de forma indefinida. La inmunidad colectiva no es lo mismo que la erradicación. El SARS-CoV-2 seguirá existiendo. Incluso cuando un país alcanza la inmunidad colectiva, es posible que se necesite vigilancia continua, vacunas de refuerzo y potencialmente otras medidas”, concluyen los investigadores.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig