Tras ser imputado por homicidio culposo, el doctor Luque reveló su pelea con Maradona: “Me dijo ‘te voy a cagar a palos’ y le contesté que para eso tenía que salir de la cama” – GENTE Online
 

Tras ser imputado por homicidio culposo, el doctor Luque reveló su pelea con Maradona: “Me dijo ‘te voy a cagar a palos’ y le contesté que para eso tenía que salir de la cama”

Luego de ser allanado por la Justicia, el médico que atendió a Diego en sus últimos días habló con la prensa en su casa y dio detalles de sus últimas horas junto al ex futbolista.

"El riesgo de Diego era de consumo", sentenció el médico de Diego Maradona. A días de la muerte del Diez se conoció que Leopoldo Luque fue imputado por "homicidio culposo". Esta mañana, tanto su casa como su clínica fueron allanados en busca de documentos que den cuenta de su relación con el ex jugador y de su estado de salud.

Fue una semana intensa para el círculo cercano del astro del fútbol. Sorpresa, dolor, tensión, angustia, fueron emociones que se sucedieron desde que el miércoles 25 de noviembre, apenas pasado el mediodía, se hiciera pública la noticia de la muerte de Maradona.

Claudia Villafañe y las hijas mayores del jugador –Dalma y Gianinna– aceptaron el ofrecimiento del presidente Alberto Fernández para rendirle honores en Casa Rosada al máximo ícono del fútbol internacional. Sin embargo impusieron sus reglas, y justo cuando estaban por aceptar extender la ceremonia más allá de media tarde, con el fin de que los miles de personas que hacían cola pudieran despedirse de su ídolo, los incidentes en Plaza de Mayo y en la Casa de Gobierno llevaron a dar por concluido el velatorio de forma abrupta.

El cuerpo del Diez fue llevado a Bella Vista, donde sus amigos más cercanos y su familia pudieron despedirlo en silencio y de forma íntima. Sólo 40 personas fueron participadas a la ceremonia antes de que el Barrilete Cósmico fuera enterrado junto a sus padres.

Sin embargo, la odisea no terminó para el círculo más íntimo del ex jugador. A días de intensas emociones y dolor profundo siguieron las intrigas en torno a la muerte de Maradona, que se recuperaba en una casa de Benavídez. Declaraciones contradictorias no hicieron más que sumarles dudas a las hijas del jugador –Dalma, Gianinna y Jana–, que se presentaron en Tribunales el sábado 28 para prestar declaración testimonial. Los dichos de las tres acabaron señalando al doctor Leopoldo Luque.

La primera consecuencia de este hecho fue el allanamiento a la clínica de Belgrano y a la casa de Adrogué de Luque, con el objeto de secuestrar documentación, historia clínica del jugador, computadoras y celulares que dieran cuenta del vínculo entre el médico y el ex capitán de la Selección argentina.

La familia espera conocer qué hubo detrás de las últimas decisiones que se tomaron respecto a la salud de Maradona, desde la decisión de internarlo en una clínica de La Plata. "Me tuve que meter en su cuarto y casi agarrarlo a piñas para que vaya a la clínica", explicó el médico.

La familia también está interesada en seguir el rastro del traslado a la Clínica Olivos, donde fue intervenido por un hematoma subdural. "El hematoma de Diego había que resolverlo", detalló Luque al respecto, y señaló que tras la intervención, "extendí todo lo que pude la internación", aseguró.

El médico de Maradona estaba en su casa cuando los funcionarios actuantes llegaron a concretar el allanamiento. Testigos aseguran que se realizó una minuciosa pesquisa, para no dejar ningún detalle al azar. La Justicia incluso secuestró el teléfono de Luque, a fin de rastrear sus comunicaciones con los enfermeros que tenían a su cargo el cuidado de Diego Maradona.

Si bien la causa aún no tiene carátula, ha trascendido que el médico está imputado a la espera de dilucidar si lo acusan de mala praxis, de abandono de persona o de negligencia. Luego de estos allanamientos, Luque habló con TyC y declaró: "Nada se podía hacer sin la voluntad de Diego, que era imposible". Además, se refirió al problema de Maradona con las drogas y agregó: "Era lo más común del mundo que muera de un paro cardíaco".

Cuando recibió a los medios en el patio de su casa tras el allanamiento, Luque declaró: "Se murió mi amigo, una persona que acompañé hasta el último segundo. Estuve en el entierro y en el velorio y vi mucha gente que no lo había visto nunca".

"Diego odiaba a los médicos", sentenció y agregó: "No esperaba esto después de todo lo que trabajé. Diego era un paciente de alta, todo lo que se logró era de más. Todo lo demás eran sugerencias de un paciente que tenía que tener voluntad. No podía internarlo en un manicomio".

El médico siguió diciendo: "Yo lo banqué porque lo quería y lo amaba. Sabía que era el único que podía tener una chance. Hay criterios médicos, no un error médico. Yo no ordeno sobre un equipo de salud mental".

En concreto, respecto a la muerte del Diez, "no tuvo nada que ver con la operación", dijo y agregó: "La autopsia tiene que decir lo del golpe". Enseguida recordó cómo se enteró de la muerte de Diego: "Yo estaba operando en Berazategui y me llamaron diciendo que Diego no reaccionaba. Pedí un helicóptero".

"El entorno tenía que hacer malabares con un tipo como Maradona", sentenció y añadió: "No me reprocho nada. Lo saqué a pelotear y no quiso. Hasta lo quería traer a mi casa cuando lo vi solo un domingo. No veo culpables por ningún lado. Yo creo que Diego abandonó esta pelea. Lo veía muy triste, hace tiempo que estaba así. Yo creo que el motivo era el de sus padres".

El médico siguió con sus reflexiones en esta línea: "Diego es una persona muy solitaria. Puede ser que no quería ver a las hijas. A mí me hacía lo mismo, pero yo entraba en la pieza; ésa era la diferencia. No tengo problemas con Matías Morla. Yo no era el supervisor de una supuesta intervención domiciliaria. Se hizo lo que había que hacer y más. No hay nada que ocultar", concluyó.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig