Agus Bernasconi y Maxi Espíndola, del dúo pop MYA, revelan cómo los inspira su vida para componer – GENTE Online
 

Agus Bernasconi y Maxi Espíndola, del dúo pop MYA, revelan cómo los inspira su vida para componer

Agus Bernasconi y Maxi Espíndola, quienes pasaron de trabajar con Cris Morena en Aliados a grabar colaboraciones con Pedro Capó y Mau y Ricky, hablan de sus comienzos, cómo revolucionaron los charts y cómo las redes los impulsan para mostrar sus canciones. 

Se conocieron grabando Aliados, pero ya compartían en YouTube una serie de covers que eran furor entre el fandom de la tira de Cris Morena. Una vez que el éxito teen terminó, se encontraron en las ganas de incursionar con sus propias canciones. Agus Bernasconi y Maxi Espíndola integran el nuevo dúo pop urbano del momento. Empezaron a sonar en repeat en las radios cuando lanzaron Te olvidaré, single que grabaron junto a Pedro Capó, con quien revolucionaron los charts y dieron vuelta el asunto vital de las reproducciones: con esa canción superaron los 62 millones de vistas.

Le siguieron colaboraciones con Mau y Ricky y Emilia Mernes. A esa entelequia del marketing llamada "colaboraciones", que muchas veces son digitadas por los sellos, los músicos nacidos en Córdoba y Tucumán prefieren llamarlas “orgánicas” porque, aclaran, “si el vínculo no es real, nadie hace nada”. No es casual que una palabra que surge de las métricas se cuele en su vocabulario: las redes fueron impulso imprescindible de su música.

–Ante las nuevas tecnologías como TikTok, donde ya son muy activos, ¿les cuesta ceder o se van adaptando?

Maxi: Para ser cien por ciento sinceros, no somos los mejores. Nos cuesta adaptarnos. Y cuando salió Instagram o Twitter tampoco fuimos los primeros en sumarnos. Con Instagram no era lo mismo dos años atrás: hoy el contenido es más interesante. Todas las redes tienen su código y tal vez TikTok es para expresar nuestra faceta más de payasos (risas).

Agus: Nos cuesta. Pero nos juntamos a hacer brainstorming y a producir el contenido.

–¿Son más de digitar o de improvisar?

A: Depende de la red. En Instagram hablamos con la gente y hacemos encuestas, y en TikTok usamos algún momento libre en el estudio. Es todo orgánico y se va dando. Pero en YouTube dedicamos mensualmente uno o dos días a hacer contenido más producido, como mostrarnos jugando al fútbol o cuando nos juntamos a componer. Como hoy las redes son casi el único contacto con la gente, es inevitable ponerse a pensar qué mostrar para seguir creciendo.

“La música fue el rubro más golpeado, porque el teatro ya reanudó. Es duro no tocar. Si bien se está abriendo de a poco, con corralitos y burbujas, la ausencia de cercanía y euforia, que siempre tienen su magia, hace muy lejana la idea de una vuelta a la normalidad”

“La música fue lo más golpeado en el entretenimiento”, asegura el dúo, que resalta la injusticia de que algunos rubros como el teatro hayan reanudado, “o están todos amontonados en las playas”, pero no hayan tenido merecida revancha. “Si bien se está abriendo de a poco, con corralitos y burbujas, la ausencia de cercanía y euforia, que siempre tienen su magia, hace muy lejana la idea de una vuelta a la normalidad”, se resignan. “Es duro no tocar”, revelan los amigos que agradecen “a Dios poder vivir de esto que soñamos de chiquitos”.

Esa pasión que compartieron desde sus épocas más púberes hoy los encuentra “todos los días en el estudio”. Dicen que se volvieron obsesivos con eso, más ahora que no tenemos viajes”. Las canciones, esa materia prima del éxito y vehículo de lo que quieren expresar, se cocinan siempre “de acuerdo a lo que sentimos (...) A veces es un sentimiento que queremos compartir, otras las ganas de contar una historia o algo que nos contaron”, describen cuando se refieren a lo que puede llegar a ser un nuevo salto cualitativo en su música, que llaman “estar en nuestra peli”.

“En Instagram hablamos con la gente y hacemos encuestas y en TikTok usamos algún momento libre en el estudio. Es todo orgánico y se va dando. Pero en YouTube dedicamos mensualmente uno o dos días a hacer contenido más producido, como mostrarnos jugando al fútbol o cuando nos juntamos a componer”

–¿Les divierte usar lo autobiográfico o es algo que tratan de evitar para guardarse para sí mismos?

A: A veces ponemos cosas que nos pasan en la vida y son personales. Estamos constantemente escribiendo canciones. Nos encanta prestar atención a las palabras y a lo que nos cuentan: enseguida se nos prende la lamparita.

M:Por ejemplo, ahora que estamos en un buen presente amoroso los dos, nos inspira muchísimo. Es algo que contamos en una canción como Te quiero X eso, en la que hablamos de nuestras novias (la de Maxi es la modelo Sofía Fernández y la de Agus, Agustina Agazzani) y tratamos de expresar lo que sentimos.

Aseguran que ambos tuvieron la suerte de tener familias que los apoyaron desde un principio. “A veces hay padres que no respaldan los sueños de los chicos”, dicen, conscientes de su fortuna. Su gran empujón, sin dudas, fue el de Cris Morena: “Nos trajeron a Buenos Aires sin pasado actoral, confiando en lo que podíamos dar”. Ocho años después de ese éxito, evalúan: “Crecimos en muchos aspectos. Conseguimos entrar en la industria de la música y componer nuestras canciones, tomarlo en serio, aprender más, grabar y compartir una cena con los mejores”.

Al tener que responder quién les enseñó con la humildad del ejemplo, no dudan en mencionar a Capó, de quien dicen: “Aprendimos a partir de su actitud”. Es que se comportó con humildad, respondiendo a su envío de la canción. “Fue sincero y quería aportar, aun estando en un momento muy bueno para él”, revela el dúo, que está abocado “en todos los detalles” a su segundo disco, sucesor de Soy.

“Recuerdo a una profesora que me dijo que estudiara, que tenía condiciones. Empecé a tomar clases de canto con el profesor del pueblo, amigo de mi viejo. Cuando por primera vez canté en una fiesta en el colegio, sentí algo hermoso. Me sentí al desnudo, entregando el alma” (Agus)

–Más allá de lo azaroso del pase mágico que hizo Cris Morena al elegirlos para actuar, ¿cuándo supieron que la canción era parte de su universo, que iba a ser su hogar?

A: Fue casi sin darnos cuenta. Los dos arrancamos desde muy chicos. Yo estaba en el coro en el primario y recuerdo que una profesora me dijo que estudiara, que tenía condiciones. Empecé a tomar clases de canto con el profesor del pueblo, amigo de mi viejo. Recuerdo una vez en la que canté en una fiesta en el colegio: sentí algo hermoso por primera vez. Me sentí al desnudo, entregando el alma. Desde ahí que eso me vuela.

M: Desde muy chico percibí que esa sensación de irse a otra dimensión es muy placentera. Mi viejo canta, mi madre es profesora de danza clásica... Así que siempre estuve en contacto con la música: canté en festivales, reuniones familiares y obras de teatro. Nunca pensé dedicarme a otra cosa.

“Desde muy chico percibí que esa sensación de irse a otra dimensión es muy placentera. Mi viejo canta, mi madre es profesora de danza clásica, así que siempre estuve en contacto con la música: canté en festivales, reuniones familiares y obras de teatro. Nunca pensé dedicarme a otra cosa” (Maxi)

Fotos: Diego García. Producción: Sofía Esther Ortiz.  

Make up : Bárbara Mencia para Vero Luna.

Agradecemos a @malibuoutfitters, @bourbon.shop, @elojoclinico.ok y muy especialmente a Hotel del Casco @hoteldelcasco (Avenida del Libertador 16170, San Isidro) y a Guadalupe Casigno y Sony Music Argentina.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig