Qué le pasó a Chano: la reconstrucción de las horas previas a recibir el disparo – GENTE Online
 

Qué le pasó a Chano: la reconstrucción de las horas previas a recibir el disparo

Las declaraciones de los testigos clave permiten esclarecer cómo se dieron los momentos previos a que el músico recibiera un disparo en el abdomen por parte de un efectivo de la Policía.
Actualidad
Actualidad

Chano Moreno Charpentier se convirtió en noticia esta semana a raíz del violento episodio que protagonizó en su casa y que involucró a familiares y fuerzas policiales. Tras recibir un disparo en el abdomen por parte de un agente, el músico debió ser hospitalizado e intervenido quirúrgicamente en el Sanatorio Otamendi.

En ese contexto, GENTE tuvo acceso a las declaraciones testimoniales que dieron las personas involucradas en el hecho ante la Policía y que esclarecen mejor que sucedió en la madrugada del lunes en su vivienda de Exaltación de la Cruz.

A continuación, un resumen de los testimonios claves brindados por el padrastro (Oscar José Ottonello), un tío de Chano (Esteban Charpentier), un psiquiatra de OSDE (Gonzalo Caligiuri) y un policía (Mariano Andrés Giacco), de la comisaría 2da de Parada de Robles. De esta forma, la Justicia buscará reconstruir todo lo sucedido en la previa a que el ex líder de Tan Biónica recibiera el impacto de la bala en su abdomen.

El arma que Chano tenía en su poder.

Esteban Charpentier, el tío del músico

Esteban contó que el domingo a las 21.16 le llegó un mensaje de su hermana donde le decía que había llamado a la guardia psiquiátrica de OSDE para internar a su hijo porque se encontraba “fuera de sus cabales y con una actitud de violencia”.

A las 23.15 recibió la llamada de su cuñado, Oscar Ottonello, quien le contó que el músico “se había tornado violento con su madre propinándole unos golpes” y también con él, a quien le había golpeado el auto. En ese sentido, le pidió que se acerque para ayudarlos. A las 23.50 llegó a la casa del barrio Parque La Verdad.

Y detalló que llegó a la propiedad en el mismo momento que lo hizo la segunda ambulancia. Su primera imagen en el lugar son dos ambulancias y un patrullero, además de escuchar gritos.

Chano sale de su vivienda desencajado”, describe y agrega que estaba gritando “por qué estaban dentro de la casa y blandiendo en una de sus manos un elemento contundente” que, según su percepción, se trataba de “un palo”.

En cuanto a los presentes en el lugar, destaca que vio a su hermana, dos médicos y dos policías, a quienes su sobrino increpó. Una reacción que los llevó a salir a todos del lote, excepto uno de los agentes que quedó “aislado” en el jardín y a quien el artista comenzó a “perseguir”.

Por último, cuenta que en ese momento “escucha lo que aparentemente sería un disparo de arma de fuego” y al tiempo ve como su sobrino “cae al suelo”. Acto seguido, es atendido por los médicos que lo subieron a la ambulancia para trasladarlo al Sanatorio Otamendi.

Oscar José Ottonello, esposo de la madre de Chano

La pareja de Marina Charpentier explicó que, así como lo había hecho el viernes, el domingo se volvió a pedir, a las 22, la asistencia de un psiquiatra a la empresa OSDE porque el músico estaba “fuera de sí y muy agresivo”.

En ese sentido, agregó que el psiquiatra llegó 22.45 y pidió otra unidad con un médico clínico, así podía derivarlo a una internación. “El psiquiatra intenta un diálogo mediador con Chano, lo que lo hizo enfurecer aún más y lo tornó aún mucho más agresivo”, explicó Ottonello en su declaración y sumó que esa situación motivó a que “se requiriera presencia policial”.

Más adelante, contó que él y su mujer se refugiaron en su auto para “resguardar su integridad física”, pero el músico comenzó a “golpear la parte trasera del vehículo con un objeto contundente” y luego se metió dentro de la casa.

También reveló que mientras permanecían adentro del vehículo, su esposa le comentó que cuando estaba con el psiquiatra en el hogar, ella se resbaló y cayó al suelo, en ese instante su hijo comenzó a darle "patadas".

En última instancia, Ottonello explicó que ante la llegada de la policía “comenzaron las tratativas para que Chano desistiera de su postura agresiva y acepte el traslado por personal médico”. En esa situación, recuerda "demasiadas gritos" y luego "un estruendo de lo que podía ser un disparo". Acto seguido, su esposa gritó: “¡Cómo le vas a pegar un tiro!”. Para cerrar, comentó que, según los dichos de su cuñado, durante el traslado al sanatorio, dentro de la ambulancia, el músico “había agredido a su madre retorciéndole la muñeca”.

Gonzalo Caligiuri, uno de los psiquiatras que intentó asistir a Chano

El profesional de OSDE detalló que su arribo al domicilio se dio a las 22.30 del domingo y que Marina Charpentier le explicó que su hijo "desvariaba" y que aparentemente “había consumido estupefacientes”.

En esa línea, se acercó junto a la madre al ventanal de la habitación, se presentó como psiquiatra y que en ese momento el músico “comenzó a insultar y a amenazar" a su madre y a él diciendo que “le iba a clavar un cuchillo en la yugular”.

Tras su actitud, ambos se retiraron hacia la parte delantera de la vivienda y vieron que Chano salió de la casa con un “elemento cortopunzante con el cual hacía movimientos de apuñalamiento hacia su madre”, quien al intentar alejarse de su hijo “tropieza y cae el suelo”. Más adelante, relató que Chano se acercó a él “con una actitud demasiado agresiva”, pero logró esquivarlo y salir de la propiedad.

Coincidiendo con los relato anteriores, el psiquiatra aseguró que Chano "comenzó a golpear la parte trasera del auto de su padrastro con un elemento contundente tipo palo" y que luego entró a la casa gritando: “¡Los voy a matar!”.

A raíz de lo que vio en la vivienda, Caligiuri fue a buscar a personal de seguridad privada que a su vez se comunicó con la policía para emitir la orden de internación para el músico. En ese sentido, fracasaron en el intento de lograr que Chano acepte la derivación y por ende tanto él como otros médicos que se encontraban en el lugar “recomendaron el ingreso para realizar una derivación forzosa”.

Por último, declaró que vio a Chano amenazando de muerte a su madre y a los presentes. Además, detalló que todos salieron del premio, menos uno de los tres policías que se acercaron al lugar. "La siguiente escena” no estuvo “al alcance de su vista” y solamente manifestó que llegó a "escuchar gritos y un disparo”. Su última imagen fue del músico “en el suelo”.

Mariano Andrés Giacco, policía de la comisaría 2da de Parada de Robles


El agente declaró que entrevistó a la madre del músico cuando llegó al lugar. Según su declaración, ella se encontraba junto al psiquiatra y al paramédico que habían arribado para internarlo: “Fueron víctimas de amenazas por parte del cantante, quien haciendo uso de un cuchillo los obligó a retirarse del lugar”.

En la misma línea que los anteriores testimonios, Giacco dijo que el paciente “agredió a su progenitora con patadas” y además le “provocó daños al vehículo de su padrastro con un objeto contundente”, y que a raíz de sus actitudes solicitaron ayuda policial.

El policía resaltó que intentaron dialogar con Chano, pero el artista “entraba y salía de la vivienda vociferando amenazas de muerte para todos” y que en un momento vieron que tomó “un elemento metálico de la cocina”. Luego de que vieran que se trataba de un cuchillo, la mayoría se retiró hasta la entrada del lote.

Chano salió “al patio totalmente violento y fuera de sí”. Intentaron calmarlo pero en el momento que vio a su madre, el músico sacó el cuchillo y comenzó “a perseguir a los uniformados” y a gritar que los iba a “acuchillar”.

En ese sentido, contó que todos lograron distanciarse de Chano, excepto el policía Facundo Amendolara, quien fue increpado “de forma muy violenta” por Chano ya que fue “cercado velozmente por Charpentier”.

Según Giacco, el músico “no deponía su actitud sino que aumentaba su grado de violencia” y luego tomó “velocidad” y adoptó “una posición de ataque con el cuchillo que manipulase en mano derecha direccionado inequívocamente hacia la integridad física del oficial Amendolara, haciéndolo desde arriba hacia abajo o suelo”.

En cuanto al momento del disparo, el efectivo defendió a su compañero bajo el argumento de que fue “reiterativo en la voz de alto policía”; y que Chano con el cuchillo de cortar pan era una “real y letal agresión ilegítima”.Ante el grado de peligrosidad de vida inmediata, Amendolara hizo uso de su arma de fuego provista con la que efectúa un disparo”, aseguró.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig