La increíble historia del Gurka, el camarógrafo de ShowMatch que peleó en la Guerra del Golfo – GENTE Online
 

La increíble historia del Gurka, el camarógrafo de ShowMatch que peleó en la Guerra del Golfo

Antes de trabajar en la productora de Marcelo Tinelli, Gustavo Rodríguez fue parte del ejército estadounidense en los años 90'.
Actualidad
Actualidad

Esas historias de película con una trama increíble pero que suceden en la vida real existen, y el camarógrafo Gustavo Rodríguez, conocido en el ambiente como El Gurka, es protagonista de un de ellas.

Actualmente trabaja en la productora de Marcelo Tinelli, como camarógrafo de ShowMatch y Corte y Confección. Próximamente lo será de La Academia, la nueva apuesta de LaFlia.

Imagen Instagram: @sgtgurka.

Hasta acá todo lo que conocíamos del querido camarógrafo, uno de los preferidos del ambiente, donde todos destacan su generosidad y profesionalismo. Pero Gustavo tiene una rica historia anterior...

En 1990 las tropas iraquíes cruzaron la frontera de Kuwait, y Rodríguez revistaba entonces en el ejército de Estados Unidos, donde permaneció un año y medio. 

La pregunta es cómo llegó allí. Gustavo nació en Argentina, pero al año su familia, por la profesión de su padre, se mudó a España y luego a Texas, Estados Unidos. Luego regresó junto a su madre a su país de origen, donde terminó sus estudios secundarios. 

En 1983, con 18 años, debió hacer el servicio militar obligatorio. En diálogo con Clarín, Gustavo recordó aquella experiencia: "En un año fui sólo dos veces al polígono de tiro. Una vez con una pistola y la otra con una ametralladora, que se trabó y no pude tirar. En la colimba eras un sirviente, ibas a limpiar".

Imagen Instagram: @sgtgurka.

Tiempo después decidió regresar a Estados Unidos junto con su padre y hermano mayor, para estudiar Biología Marina. Cuando se dio cuenta de que eso no le interesaba, el esposo de su tía le aconsejó que ingresara al ejército.

"Allá el ejército es un laburo. Si clasificás, desarrollás un trabajo. Firmás por un tiempo y después te podés volver a alistar o no. El mínimo eran tres años y medio. Me dio mucha manija hasta que dije: ‘Voy a probar’", sumó el camarógrafo.

Sobre aquella época recuerda: "Yo venía de seis meses de instrucción y estaba hecho un asesino en serie. Experto en tiro, granadas, armar y desarmar armas, en combatir en distintos terrenos".

Además hizo prácticas en Alemania, Italia y Panamá. "Era jugar a la guerra. Todos con equipos láser y chalecos con sensores. Pero llega un punto en que decís: 'Basta, ahora quiero hacer algo de verdad'".

Uno de los momentos más difíciles que Gurka vivió durante su participación en la guerra fue cuando un disparo cortó la cola del helicóptero en el que viajaba, aunque contó que pudo aterrizar de forma controlada. En tierra armaron una formación de 360° a su alrededor y esperaron el ataque, que finalmente no llegó.

"Al rato nos vinieron a rescatar. Pero igual ahí ya estaba totalmente curado de espanto. Ya las había vivido todas. Ya sabía cómo me reaccionaba el cuerpo y qué tenía que hacer. Porque al principio dudás de cómo vas a reaccionar, qué tan fuerte sos psicológicamente. Podés estar bien físicamente, pero no es lo mismo correr un maratón que correr con ese calor, una mochila y con balas que van y vienen a tu alrededor".

Imagen Instagram: @sgtgurka.

Luego de varios años, Gustavo decidió regresar a la Argentina, donde su madre le propuso entrar como sonidista en una productora audiovisual.

"En mi vida había hecho nada de eso. Ahí me preguntaron si también sabía hacer cámara y dije que sí. Me mandaron a hacer una nota. El asistente me vio tratando de armar el equipo y se dio cuenta de que no tenía ni idea y me ayudó. Al mes y medio, el dueño de la productora me mandó con (Marcelo) Tinelli, en el '94", concluyó sobre sus primeros pasos en el gigante que construyó el reconocido conductor.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig