L-Gante: «La plata me borró la preocupación del comer» – GENTE Online
 

L-Gante: "La plata me borró la preocupación del comer"

A los 21 años, el cantante de "Cumbia 420", elegido como Personaje del Año 2021, es nuestro protagonista del Íntimo de la Semana de GENTE.  Dice que no le gusta hacer canjes, detalla cómo es la casa de tres pisos que está por terminar en su barrio de General Rodríguez, y afirma que de su trabajo y éxito viven más de 30 familias. Tiene 25 tatuajes y ganas de terminar el secundario: "Me gustaría medicina o piloto de avión". Adelanta cómo se llamará la canción que lanzará con Sebastián Yatra y confiesa cuál es la famosísima actriz de la que estaba enamorado. Su historia de amor con Tamara Báez, su pareja y madre de Jamaica. 
Gustavo Mendez y Ornella Tiesso
Íntimos
Gustavo Mendez y Ornella Tiesso
Íntimos

Hace un año y medio, Elian Ángel Valenzuela (21) vendía sándwiches y barbijos junto a su novia, Tamara Báez, en su barrio Bicentenario de General Rodríguez. También jugaba al FIFA en la Play Station 3 con sus amigos, y durante la cuarentena estricta diseñaba en una App de arquitectura su propio hogar que soñaba construir en la parte posterior de la casa de su madre aunque carecía del presupuesto para poder realizarla.

En ese momento, con 19 años, con una pasión por la música y talento de barrio infinito, Elian pudo darle voz y nombre a un nuevo movimiento que él mismo bautizó “Cumbia 420”. Y así nació el fenómeno L-Gante. La revelación artística del 2021 que llevó su música, su barrio, su vida y sus sueños en sus canciones a todos los hogares de Argentina.

“Yo me lo pongo a pensar del lado más inteligente ¿no? Antes la reacción de todo joven era ‘eh, ahora los chetos se hacen los villeros’. Pero yo me pongo contento porque soy un pibe joven que le llegó a tanta gente grande o chicos de distinta clase social. Alta o baja, sin diferencias, y puedo entrar en ese ambiente que antes era impensado para un pibe de barrio”, reflexiona L-Gante, el protagonista del Íntimo de la Semana de GENTE.        

El cantante –seleccionado como uno de los 50 Personajes del Año 2021 de Revista GENTE- no esquiva ninguna pregunta, responde sin cassette, y se mostró super predispuesto, sin divismos, durante las tres horas de producción y nota en el Estudio de Grupo Atlántida.

-¿Cuántos tatuajes tenes?

-No los conté.

-¿Los querés contar?

-¡Dale! 1, 2, 3, 10, 20, 24, y me falta el de la espalda que es el último. 25.

-¿Qué es?

-El nombre de mi hija: Jamaica. Mirá (se para, se voltea, se saca la remera y lo muestra al nombre que ocupa toda su espalda).

-¿Tenes un tatuador específico?

-No. Me los hace el que llegue primero. Este me lo hice yo solo (señala el antebrazo) con el vibrador del joystick de la Play Station 2, una aguja y una lapicera. El vibrador de joystick de una Play 2 que me andaba mal, lo desarmé y con una aguja, una lapicera, el tubito de la lapicera y tinta y armé la maquinita de tumbero.

-¿Rezas?

-No rezo, jamás. Como que me cuesta decir la frase “Gracias a Dios”. Me bautizaron como a los 7 años. Pero hasta ahí, a la confirmación no la tomé.

-¿No tenes cabalas?

-Es como que no, pero yo sé que sí. Confío en que yo nunca me tengo fe pero me termina llegando todo.  

-¿Cuándo fue la última vez que lloraste?

-Hace como tres semanas. Lloré porque me había saturado la cabeza. Me encerré a llorar un rato en mi casa. Ya estaba muy explotado.  Vos podes estar aguantando todo tranquilo pero te arruinaron el día con algo y decís “ya está”. Cuando lloro soy tranquilo, me encierro a llorar en mi pieza.

L-Gante y el precio del éxito

L-Gante fue foco de críticas en el mes de octubre al filtrarse la lista (ryder) de requisitos que solicitaba para su camarín de los shows, por ejemplo, una Play Station 5. También fue fustigado por su encuentro con el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos y recibió insultos por una fake news de que el Estado financiaría su serie autobiográfica.

“Cuando todo es positivo trae cosas negativas. Siempre fue así.  Lo de la lista de mis shows es cierto. Esa es la más completa que tenemos. Muchos se quieren hacer los vivos pero pocos se ponen a pensar que yo le doy trabajo a más de 30 personas”, dice el cantante de BAR, el hit que comparte con Tini Stoessel y que ocupa el #1 de los charts.  

-Tenes 21 años, sos exitoso, llenas en el lugar que te presentes, y está en todo tu derecho de pedir una Play Station 5...

-Y sí. Hay camarines que me quedo esperando como una hora o una hora y media, y algo quiero hacer. Porque salir no puedo salir hasta que sea el show. Ni siquiera pido que tengan que comprar la Play 5 ni nada. Con tal de no sé, tal vez tenes un sobrinito que tiene la play y “pum” que venga y que se ponga a jugar un partido con el L-Gante.

-¿Sos bueno?

-El rival máximo es Maxi (su amigo y representante). Igual hace mil que no me gana a la Play. Lo mando a dormir en los hoteles. Antes de ir a dormir jugamos en mi habitación y piensa que me va ganar en el primero, y juega la revancha y le ganó otra vez.

-¿Cuál es tu juego favorito de Play 5?

- Me la compré hace poco. Mi juego favorito es el FIFA 2022. Ayer estaba jugando, había como 30 personas en mi casa y le habré jugado a ocho. Me gané todos los partidos. Juego con el Bayern Múnich.  Yo jugaba a la Play 3 hace un mes atrás, pero mis amigos ya me estaban empezando a descansar ‘tenes que tener la 5’. “Sos el L-Gante”. Y ahora están todos jugando a la Play 5. Todo el barrio juega en casa. Todos tiran el bocado de ‘vamos a apostar’ pero ven un partido mío y no quieren más.

-¿Crees que tu fenómeno se parece al que sucedió con El Potro Rodrigo con el cuarteto?

-A mí me decían eso familiares de él. Me comentaba eso Bety (Olave), la mamá de Rodrigo que me escribió por WhatsApp. ‘Me haces acordar mucho a Rodrigo que no lo dejaban entrar en ese ambiente, y que fue muy criticado’. Era un logro para ellos y Bety cree que estoy haciendo lo mismo. Esa comparación es un honor para mí. Lo digo con todo respeto, porque capaz hay alguna persona que se siente zarpada, le parece una falta de respeto. Pero malos no somos. Con eso ya es suficiente.

L-Gante: "no tengo gastos ni lujos"

Además de vender barbijos y sandwiches, Elian Valenzuela trabajó en obras de construcción y en una fábrica en la que fue operario. Él, confesó, que siempre supo que iba a ser cantante. En cada colectivo y tren iba haciendo trap y cumbia buscando sus creaciones. Así fue que en 2020, con un micrófono de $1.000, grabó RKT en feat con Papu DJ que logró 260 millones de reproducciones en YouTube y fue la canción del despegue del barrilete cósmico barrial.

-¿Cómo convivís con la plata?

-Y una es que capaz se te facilita un poco más las cosas. La plata me borró la preocupación del comer. Eso más que nada. Ya no me preocupo más por comer el día a día.

-¿Y cómo la manejas?

-La verdad que no tengo gastos así de lujos. Ósea no gasto nunca. Quizá de vez en cuando me hago un gusto y es un gusto caro.

-¿Y la ropa? ¿Te importa?

-No soy de irme a comprar. Me visto con lo que me regalan. Algunos me dicen que haga canje pero a mi no me gusta hacer canje y después tener que deberte una mención o algo. De onda si está bien. Pero tengo fans que me traen ropa a pleno, hasta me diseñan. Y eso es algo muy groso. Muy pocas veces me compro la verdad. Más a Tamara le compro ropa.

La historia de amor de L – Gante y Tamara Báez

Elian Valenzuela y Tamara Báez se conocieron por un amigo en común en 2015. Eran amigos en Facebook y se daban likes. “Ella era popular en el barrio y en las redes y de a poco nos fuimos encontrando hasta que empezamos a salir”, recuerda L-Gante.

-¿Se acuerdan de la primera vez que se dieron un beso?

-Si, fue la primera vez que se puso borracha Tamara. Así que era mi oportunidad y aproveché (se ríe).

-Tenías 16 años…

-Si, igual por alguna razón siempre me creí adulto. En mi vida siempre encaraba todo yo.

-En este tiempo, ¿te han traicionado?  

-No. Yo como te digo siempre tuve a los pibes del barrio en mi casa. Siempre fue la ubicación para ranchear. Y así como te dije que siempre tuve el pensamiento de adulto, en los barrios hay esa maña de que los pibes medio mano larga, ¿viste? Sabes que siempre hay alguno. Bueno, de todo el rejunte que había hecho yo en mi casa, sí quizá unas diez veces o menos se mandaron. Pero así también: ¡Pla! (golpea sus manos).  Arreglábamos con los pibes y después no dábamos la mano.

 -¿A los golpes?

-Como sea. O sea: "acá no 'bardies' más o sino no vengas más". Y así se entendía perfecto. No hay malas mañas ahora.

-¿Y qué era lo que te faltaba?

-Boludeces  que quizá uno no puede tener una ubicación o la desatención y… no sé capaz venían o pasaban sin permiso o veía que me habían comido algo, revisado algo. Si se me llevaron algo mío... Todas cosas que hay que educar, ¿viste?. Ahora estamos todo perfecto y también ya somos todos más grandes.

L-Gante: los tres meses de Jamaica y su crianza con un padre ausente

Elian Ángel Valenzuela lleva con orgullo el apellido de su mamá, Claudia Valenzuela, quien es su gran sostén y referente de vida porque lo crio sola ya que su padre los abandonó. Claudia también fue la creadora del nombre L-Gante ya que lo llamada de esa manera cuando su hijo se despertaba a la mañana y andaba en bermudas, medias y ojotas. "¡Que elegante, que elegante", le decía en modo chistoso.

-Hace tres meses nació Jamaica, tu hija. ¿cómo lo viviste teniendo en cuenta tu propia historia de vida?

-Algo loco porque yo lo disfruto mucho. Y veo que lo mío lo estoy haciendo bien y con eso soy feliz, olvidate. Va tener una hermosa familia.

-¿Cómo es Jamaica cuando está con vos?

-Se muere de risa, me habla, todo. Jugamos un montón.

-Ahora que sos exitoso, ¿tu papá se quiso acercar a vos?

-Sí. Pero apareció mandándole mensajes a mis hermanas más grandes, María y Natalie, de parte de él. Porque yo me empecé a juntarme con ellas. No me preocupa lo que él haga. Tengo otras complicaciones para dar mi tiempo libre.

-¿Y tu mamá Claudia cómo lo vive?

-No, mi mamá dice que de este lado siempre estuvieron las puertas abiertas y que no hay drama. Que haga lo que yo quiera, que si lo quiero conocer que vaya y que sino que no vaya. Como tiene que ser. Me imagino que quizá ella tendrá algo, algún rencor o no pero yo nunca lo noté si era así. Por mi me dijo: "de 10’ y si queres lo vamos a buscar". O quizá alguna vez me veía mal por algo y me preguntaba si por casualidad llegaba a ser por eso y yo no. ¡Tomatela!

-¿Te da culpa salir de gira y no estar con tu hija?

-No porque yo me entiendo y entiendo mi trabajo. Pero a veces la que no lo entiende es Tamara. Se enoja.

-Tamara llegó al millón de seguidores y es popular en las redes, ¿sos celoso?

-No, no tengo celos. Además a mi me da vergüenza preguntarte algo así o querer revisarte el celu no me sale ni a palos. Prefiero que hagas cagadas y te saco vuelo a tener que andar persiguiéndote.

¿Están conviviendo?

-Sí. Hace una banda, como seis años. Se va un rato nomás cuando nos peleamos. Después la voy a buscar (se ríe)

El sueño de la casa propia

Con la llegada del éxito, shows a lo largo y a lo ancho de Argentina, su gira por Europa y países limítrofes como Paraguay y Bolivia, L-Gante comenzó a darle vida a su sueño: construir su hogar en la parte posterior de la casa de su mamá en General Rodríguez. “Ya le estamos dando fin a la construcción. Me faltan los cerámicos, el piso. Tiene tres plantas y terraza. Construí una casa de cero”, revela Valenzuela.  

“La verdad es que yo estaba jugando un juego de arquitecto en el celu y había un espacio vacío en mi casa. Y tampoco tenía plata en ese momento para arrancar, empecé haciendo unas bases grandes y me gasté todo lo que tenía, haciendo unas bases grandes. Y todos me decían ‘¿Pero qué querés hacer? Esto es un poquito nomás para hacer una casa’ y yo decía "pero anda saber, capaz para después más adelante me puedo hacer algo más grande, vos qué sabes". Y la terminé flasheando. Nueve meses, un año que irá la construcción y ahí va”, suma el cantante de Perrito Malvado, hit que hizo con Pablo Lescano.  

-¿Cómo es la casa que diseñaste atrás de la casa de tu mamá?

-Abajo tiene living, cocina, baño y una escalera. Primer piso, una habitación, otra habitación que tiene baño, escalera otra vez, sala grande con un baño, que ahí seguro voy hacer mi estudio para grabar. Y más arriba, así más abierto, es donde le voy a dejar una terraza. Todavía no estamos viviendo ahí. Estamos viviendo en otro lugar. Pero va ser más para la inspiración y para darle un lugar a los pibes.

-¿Cuántos personas trabajaron en la construcción de la casa?

-El maestro de obra es hermano de un amigo mío también, 'El Marihuana'. Y confié en él y se armó un equipazo. Y están haciendo un trabajo perfecto.

-Vos sabes de construcción además… ¿agarraste el fratacho?

-Laburé un tiempito, ayudando nomás. Pero sí, agarré el fratacho, un par de veces, pero bueno… por ahí no era lo mío. Pero gran laburito el que se hizo en mi casa, la verdad que tenes que confiar en una persona y después le queda la experiencia, para decir ‘yo le hice la casa al L-Gante’. Eso me gustaría que diga él después.

-¿Sos solidario con el barrio Bicentenario?

-Sí, pero ya no me gusta tanto contarlo porque viste al tener mucha atención la gente te empieza a decir que te queres hacer ver y todo eso.

-Pero es la verdad y la verdad no se discute… ¿Ayudas o no ayudas?

-Si. Ollas populares de vez en cuando, regalamos ropa, comida, mercadería. Ahora también mucha gente se enteró de lo que hacemos y nos acercan donaciones, y así las repartimos. Y bueno eso es porque nos gusta hacer. Ahí en mi casa y en el barrio somos como una mafia pero buena. Sale un folleto, una idea y sale al toque. Y ahora que tienen los Mercedes los pibes ahí, agarran pum, pam, y les digo: ‘¿no me vas a buscar a mi abuela?’ o me dicen ‘listo, yo te la busco a Jamaica’. Me hace la segunda mi barrio.

L-Gante: su charla con Mirtha Legrand y el té que quedó pendiente  

En la gala Personajes del Año 2021, L-Gante no pudo conocer a Mirtha Legrand por apenas escasos minutos. Cuando el cantante de “Cumbia 420” llegó al Alvear Palace Hotel para sacarse la foto de la tapa de Revista GENTE y brindar su show sorpresa, la diva justo se había retirado.

“Para mi Mirtha es una señora que la respeto mucho. Tiene sus años… Y nada me da curiosidad y muchas ganas de estar charlando con ella. Así escucho. Veo que piensa ella de mí y también yo mostrarle como soy y que uno por el hecho de fumar porro como yo, piensa que soy una persona errada. Conocerla”, cuenta. Y así fue que Paco Mármol, CEO de Grupo Atlántida, realizó una llamada telefónica entre Mirtha y L-Gante en un impasse de la producción de fotos. “Me dijo: “querido sabes que vas a ser millonario”, y quedamos en tomar el té”, revela.  

-Mirtha te preguntaría si terminarías el secundario…

-Si. Uno primero es un ejemplo para Jamaica y después sí quiero terminarla porque quiero hacer carreras que te piden el secundario. Me gustaría tener unos inicios de médico. O sino piloto de avión y un par de cosas más. Es un deseo, todavía es un deseo. Pero ¿te imaginas el L-Gante abogado y piloto de avión? Eso me encantaría, sacar el arma secreta.

-¿Qué tema grabarías con el Indio Solari?

-La Masacre del Puticlub… (la canta). Haría algo así bien lento, brasilero y rocanrolero. Eso me encantaría. Y con el Pity (Álvarez) también, le tengo fe de que puede llegar a salir. Yo era muy chico para poder disfrutar su música a pleno pero me gusta mucho.

-Grabaste con Sebastián Yatra y J Quiles, dos estrellas mundiales, ¿cómo grabaste con ellos?

-Si grabé con Yatra y J Quiles cuando estuve en Medellín. Grabé otro con J Balvin pero no nos encontramos.

-¿Cómo se va a llamar el tema con Yatra y J Quiles?

-Creo que se va llamar Regresé, me dijeron que va salir el 10 de enero.

-¿Cómo es el tema?

-Mira yo me sentía… Cuando estaba ahí le dije a Yatra: ‘esto es lo más romántico que hice hasta acá’. Y Yatra me dice, ‘pues yo pensaba que esto es lo más maliante que he hecho yo’.

¿Sos romántico?

-Tengo buenos actos. Tengo una que cuando compro flores es porque siempre engancho a uno en los semáforos y me ofrecen un ramo. Compro uno de esos.

-¿Y a tú mamá qué le pudiste regalar?

-A mi mamá ya me quedo tranquilo. Verla disfrutar ya es suficiente… Me acuerdo que ella no se quería jubilar que siempre estaba renegando a ver qué hacía porque se cansaba, se aburría de un trabajo porque también no era bueno en la paga. Ni estaba conmigo. Yo crecí casi sin mi mamá porque trabajaba mucho.  Ella tuvo muchos trabajos. Por último ya cuidaba a una señora y viste que no te alcanza bien la plata.

-¿Y ahora le diste una tarjeta de crédito?

-Nah, si yo ni uso tarjeta de crédito.  Dejó de trabajar y le digo que se quede tranquila en mi casa, que vaya a disfrutar a su mamá, a mi abuela. Que disfruten juntas. Que salga con sus amigas, lo que sea. Tiene que disfrutar que tiene 60 años.

-¿Qué lugar del mundo te gustaría conocer?

-Me gustó mucho para ir a estar tranquilo con Tamara un par de días, Mallorca. Estuve allá y me enamoré.  La verdad que ni idea cuando vamos a poder ir pero en el momento que me pueda pegar unas vacaciones me gustaría que sea ahí. Aunque también es algo loco viajar tantas horas con un bebé, eso es lo que me da más miedo.

-¿De quién estabas enamorado de las actrices famosas?

-La que era Paola en Casados con hijos: Luisiana Lopilato.

-¿Actuarías?

-Sí, actúe un par de veces y la paso bien. Creo que no lo hago mucho porque me lleva mucho tiempo, pero sino actuar es algo que me sale natural.  Me gustaría hacer una comedia, drama, acción. Una tipo las 50 Sombras de Gray.

L-Gante y su encuentro con Alberto Fernández en la Quinta de Olivos

¿Cómo fue estar con Alberto Fernández?

-A mi me pareció una persona normal. En la charla que tuvimos no hablamos mucho de los oficios. Yo tengo muchos ideales e inteligente dije ‘me voy a encontrar con el presidente’. Pero tampoco me voy a poner a decirle tal cosa, me dio el paso igual para que yo le pueda hablar de cosas del país. Pero la verdad que no, no me meto públicamente.  En lo personal la charla que tuvimos me cayó muy bien pero tiene este tema que le tocó ser presidente en un mal momento. Y yo no soy de ningún partido. Nada. Solo me fui a reunir con el presidente para tener una charla.

-¿Te llamó él?

-No. Yo le dije jodiendo a una persona cercana a él ‘eh haceme conocer al presidente’ y bueno me dijo que vaya.

-¿Cómo definís a tu género “cumbia 420”?

-Es muy parecida al reggaetón y a la cumbia porque tiene sonidos e instrumentos que se usan en los dos. El tiempo es diferente al de la cumbia y al del reggaetón también. Entonces no es ni cumbia ni reggaetón, así la llamamos nosotros cumbia 420.  El que avanzó primero con la cumbia 420 fue Perro Primo, antes que yo. Mucha esencia del barrio, no tanto los lujos. Remarcamos la sencillez y hay cosas que son muy valorables o que quizás te identifican o te las cruzas todos los días, que no es tanto como lo están haciendo los artistas, que están a otro nivel… No sé te hablan de cosas que yo nunca vi en mi barrio. Como por ejemplo no sé un ‘muevete y un Lamborghini’ y hay palabras que ni las entendes. Entonces, me basé más en eso. Así como artistas de afuera hicieron que nosotros nos adaptemos y haya chicos que quieran hacer un personaje y hablar como ‘ey, cabrón, estamos aquí’ y son de Argentina... Me venís hablar así y sos un personaje… Y bueno más que nada evitar eso. La Cumbia 420 es tener algo propio, algo argentino, del barrio, con el lunfardo y el diálogo nuestro.

-Te mudaste también por el bien de tu familia...

-Yo no me voy a ir del barrio, nunca... Todos te dicen no es que vos te quieras ir, yo sé que vos quieras vivir toda la vida en tu barrio pero te empiezan a querer secuestrar, te empiezan a querer chorear, a seguir, investigar. Chorros, policías, empresarios, hay de todo. No son gente del barrio ni de la villa, pueden ser empresarios que están en una oficina y ‘mirá lo que tiene el L-Gante’, lo que sea…

-¿Y te da miedo?

-Nah, pero es inseguridad. Así como hay inseguridad, hay corrupción. Pero no es tener miedo. Y se vienen las fiestas …  Pero no, no es por miedo. Yo solo quiero que mi familia, mi mamá, mi hija, mi jermu estén bien y tranquilos. Y yo con mis amigos bien ready.

-¿Donde la pasan las fiestas?

-Antes las fiestas Tamara la pasaba en su casa y yo en la mía. Cada uno con su familia. Y ahora no sé esa pregunta me la voy a responder ahora. A mí la llegada de mi hija me cambió una banda todo en mi casa. Le dije a los albañiles que para el 21 o 22 ya me la tengan ahí. La quiero pasar ahí.

-¿Llegan?

-Sí, sí. Están con todo. Ahora ya le deben estar poniendo las ventanas.

-A tus shows van desde nenes chiquititos, hasta familias enteras… ¿qué es lo que buscas transmitir a la juventud?

-De que uno haga lo que quiera. Capaz en el principio uno le quiere caer bien a todos, que sigan su rumbo, su objetivo, su meta sin importar el qué dirán. Estudiar todo lo que te dicen, tanto las críticas buenas como las malas y si vos elegiste algo bueno defendelo con tu palabra, y si no es lógico, bueno fijate que haces. Yo como lo máximo así criticado que tengo es el hecho de fumar marihuana, después soy un chico normal.

-¿Cuál fue el insulto además de la marihuana que más te dolió?

-No, insultos que me duelan ninguno, a menos que venga de parte de alguien que yo quiero mucho. Pero sino ni bola, no pasa nada. Sí, me dicen ‘drogón’ o sino cuando estoy trabajando lejos, que yo mantengo las redes sociales activas, capaz que ando haciendo alguna ahí  y te tiran ‘qué haces que no estás con tu hija’. Es gente que habla sin saber, pero bueno no es más que eso…

-Lees los comentarios en Instagram o en Twitter ...

-Hay diarios que siguen manteniendo a propósito noticias falsas y dibujadas que son las que mantienen viva a la gente esa, que quieren hablar de los demás cuando los que más odio tienen son ellos. Como el diario de la trompeta. Yo a veces me pongo a leer los comentarios y me da asco que haya gente así, envidiosa, criticando a los demás. Hablan de respeto cuando son unos maleducados. Hasta a mi mamá se ponen a criticar.

-Tuviste críticas de gente famosa y más grande de la música como por ejemplo Patricia Sosa, ¿pudiste hablar después con ella?

-Si, me acuerdo. A mi tampoco me gusta esa parte del revólver en mi video pero me ganó más el hecho y las ganas de mostrar la realidad. Sí, en mi barrio pasa uno girando un revólver y hay nenes jugando cerca, eso quise decir.

-Hay personas que sienten que capaz tus letras son sexistas o que las cosificas, que se enmarca dentro del movimiento feminista… 

-Y por mi que digan lo que quieran pero las mujeres bailan con mi música, con mis canciones y lo disfrutan, lo gozan. A parte vienen a los shows mujeres que te das cuenta que son feministas o parejas de lesbianas y me hablan con la mejor, ‘eh muy bueno lo que haces loco’, no es que estas cosificando nada.  Si una mujer te quiere hacer un movimiento sensual bailando, ¿en qué basa más que nada su cuerpo? En la cadera y en la cola. Entonces qué querés que te diga.. ‘la vi moviendo los brazos’  (risas).

Ph: Chris Beliera

Asistente de fotografía: Verónica Lorizio

Retoque Digital: Mariano Speroni

Agradecimientos: Maxi El Brother,

@onebloodmusic, @gridargentina

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig