Nicolás Cabré: “Desde que fui padre me di cuenta que lo único que quiero es estar con Rufina” – GENTE Online
 

Nicolás Cabré: “Desde que fui padre me di cuenta que lo único que quiero es estar con Rufina”

El actor se animó a una charla 'sin filtro' y a una producción de fotos sin retoques estéticos para GENTE. Relajado y dispuesto a dialogar, reveló detalles de su relación con Rufina, hija que tiene en común con la China Suárez, habló de su pasión por el running y confesó que tiene poco interés en volver a trabajar en la televisión. 
Entretenimiento
Entretenimiento

Nicolás Cabre (42) es uno de los actores más enigmáticos del medio artístico. Con un carisma arrasador que lo convierte en uno de los mejores actores de comedia, su personalidad fuera de cámaras tiene un manto de intriga y -lejos de los rumores que se tejieron - sorprende por su simpatía y predisposición para conversar.

Falta poco para el mediodía y la cita es en los jardines del glamoroso Hotel Four Seasons de Buenos Aires. Fiel a la hora acordada Nicolás Cabré ingresa sonriente junto a su hija Rufina (8), fruto de su relación con la China Suárez. Con un clima que acompaña, el actor elige dialogar con GENTE en el parque del hotel y no se despega por un segundo de su pequeña niña.

Tras finalizar la producción de fotos - para la cual pidió explícitamente que no se retoquen sus facciones - el actor confiesa que vive un gran momento con 'Me duele una mujer', obra que lleva adelante junto a Carlos Portaluppi y Mercedes Funes en el Multiteatro Comafi con dirección de Manuel González Gil.

"No soy una persona que esté programando mucho lo que quiero que venga o lo que me gustaría que pase. Las cosas aparecen y esta obra apareció en un momento en el que yo dije 'bueno dale, podría hacer algo'", reflexiona y añade, "es una obra que me aparece con dos compañeros hermosos y que la leí y no tuve excusas para no hacerla, cuando me hablaron de Mercedes Funes y cuando me dijeron que estaba Carlitos me volví loco. Apareció en el momento que tenía que aparecer".

-¿Hay algún actor o actriz con quien te gustaría trabajar que aún no lo hayas hecho?

-Hay muchos. El primero que se me cruza siempre es (Luis) Brandoni. En un momento estuvimos a punto de trabajar juntos, pero no se dio. Me hubiese encantado.

-¿Y si te pregunto por alguno internacional?

-En lo profesional no soy de pensar 'después me gustaría hacer esto', las cosas aparecen no las estoy buscando. Tampoco me pasa de desear o querer hacer tal cosa. Después aparecen cosas que me fascinan, pero no pienso en ese sentido con la profesión.

El otro Nicolás Cabré

A pesar de mantener su vida privada en completo hermetismo, hay una cuestión que escapa a su control y es su pasión por el running. Desde hace algunos años, Nico, comenzó a correr. Primero por deporte y luego de manera profesional, en ese sentido el foco mediático se colocó en cada maratón o competencia donde el actor participa y despliega sus habilidades; pero mucho antes debió dejar de fumar y cambiar algunos 'malos hábitos'. Según el mismo cuenta, su mente hizo el click un 18 de julio de 2013, con la llegada de Rufina al mundo.

"Dejé de fumar porque tenía que dejar de fumar, sabía que ya estaba de más. Cuando arranqué en el mundo del running tenía un desconocimieto absoluto. La realidad -si lo tengo que resumir rápido- es: fui padre y me di cuenta que tenía que empezar a hacer ciertas cosas porque lo único que quiero es estar más tiempo con ella y lo primero era eso: dejar de fumar", explica con total seriedad.

"Después fui a un gimnasio y vi que un par salían a correr afuera... Arranqué y descubrí un mundo que me da mucha alegría. Que me hace bien. Me hice amigos a los cuales hoy necesito. Hoy por hoy estoy todos los días hablando con ellos al aire libre: hablamos de zapatillas, de carreras y vamos a nadar. Encontré algo que me hace bien y que disfruto muchísimo", reveló en diálogo con este medio.

-¿Cómo es tu entrenamiento?

-Según la carrera que tengo adelante es el entrenamiento que hago. Ahora hice un triatlón, nadás, andás en bicicleta y corrés... son desafíos. Con los chicos que entreno estamos todo el tiempo viendo dónde nos anotamos y qué cosas podemos hacer. Es divertido. Fue mi primera experiencia. Es muy especial correr y es muy personal, no corrés contra nadie sos vos y tus metas; y ver hasta donde podés llegar y si podés mejorar. 

-¿Qué te pasa cuando corrés?

-La parte divertida es llegar al objetivo, pero lleva todo un proceso que es muy duro. Vos entrenás y te puede pasar de todo: entrenás con lluvia, con cansancio, con de todo.... Y cuando lo hacés y lo lográs, independientemente de lograr tu 'marca mental', - lo hagas o no lo hagas - la satisfacción de todo lo que lograste no se compara con nada. Lo hacés porque te desafiás a vos mismo, no es de vida o muerte. 

-Recuerdo que cuando corriste la maratón de Nueva York estabas muy emocionado...

-Porque es emocionante (se ríe). Es un esfuerzo muy grande. No solo tuyo, de la gente que te rodea también. Yo me levanto temprano y entreno, y se quedan esperándote o me acompañan a dónde entreno... Y vos lo hacés y ellos están ahí. Son logros que te conmueven más allá del cansancio de todo lo que hiciste, con dolores, sin dolores. Cuando termina es emocionante. 

-¿Corrés con Rufina también?

-El otro día corrimos nuestra primera carrera (voltea y la mira) acá en el Obelisco. Es hermoso poder compartir eso con ella, vivir esa experiencia, tenerla al lado, plantear la estrategia y entrenarla... es hermoso. 

-Está bueno que los chicos a esta edad empiecen a ver lo qué es el deporte...

-¡Si! Y plantearles algo diferente. Que no solo sea la tablet o que me vea actuar a mí o a la mamá. Compartir algo así es hermoso de verdad ¡Y la alegría de ir a buscar la medalla! 

Ser papá de Rufina

Rufina Cabré es hija del actor y Eugenia 'la China' Suárez. Actualmente tiene 8 años y es muy compañera de sus papás, en especial de Nicolás a quien sigue como si fuera su sombra. Cuando Cabré mira a Rufi una sonrisa se le escapa y sus ojos se iluminan. Con ella sentada al lado, se cruza de piernas y le consulta si quiere algo para tomar, mientras la pequeña juega con su tablet.

-¿Qué cosas les gustan hacer juntos?

-Todo ¡Hacemos todo! (se ríe). Tenemos nuestros programas de televisión, vemos desde los Titanes y otros dibujitos... Yo me divierto y disfruto mucho. Ella me acompaña, somos compañeros. A mi me interesa lo que dice, lo que ve. Con la obra fue una de las primeras que vio un ensayo general...

-¿Te da sus puntos de vista? ¿Te aconseja?

-Si (se ríe). A mi me interesa saber lo que piensa, lo que ve, qué le divierte, qué no... los chicos tienen otra visión. Está todo ahí.

-¿Qué características tuyas ves en ella? 

-Y... tiene arranques (se ríe). A veces es muy parecida a mí, a veces es muy parecida a la mamá. Tiene cosas de los dos y a la vez es muy ella. Si vos me decís 'es un calco tuyo' te digo que no sé, eso creo que lo ven más los demás... yo no sé si la veo tanto. Si noto pequeños destellos, pero no. Yo no soy tan hermoso.

La posibilidad de que Rufina siga los pasos de sus papás en el mundo artístico

Nicolás Cabré creció en el Barrio Naón, el límite entre Mataderos y Liniers. Hijo de una auxiliar escolar y un chofer de taxis, cuando cursaba en la Escuela N.º 1 "De la Independencia Argentina" de Liniers a través de un compañerito de curso consiguió el teléfono de una agencia de publicidad y convenció a su mamá para que lo llevara a un casting.

Así fue como a los 10 años comenzó su carrera en el recordado programa infantil 'La Ola está de fiesta'. Años más tarde su primer papel como actor llegó en la comedia Son de Diez, protagonizada por Claudio García Satur y Silvia Montanari. Este gran salto a la pantalla chica le brindó la posibilidad de debutar en teatro - con tan solo 16 años - junto a Ricardo Darín en la elogiada 'Algo en común'. Desde ahí, no paró más.

-Vos arrancaste muy chico en el medio, al igual que la mamá de Rufina ¿Ella manifiesta deseos de dedicarse al mundo artístico?

-No es algo que manifieste. No le pasa por ahí, pero yo la voy a apoyar con todo lo que quiera hacer. Lo que sí, trato de encargarme de que su abanico de posibilidades sea lo más amplio posible y que ella después elija. Que decida qué quiere y que no quiere. Hoy por hoy lo dice, sabe lo que quiere. Por mi parte le voy a dar todas las herramientas.

-¿Ya sabe lo que quiere ser cuando sea grande?

-Si, claro. Pero es algo privado de ella.

-Rufina está en una edad en la que los chicos quieren formar parte del mundo virtual ¿Te preocupa que tenga tal exposición? 

-Yo creo que si uno está presente y se ocupa, no debería ser una gran preocupación. No es algo para tomar a la ligera, pero con cuidado y atención está bien. No se puede ir en contra de eso tampoco. Yo encima de redes no cazo una (se ríe). Me tengo que aggiornar y recién me dijiste hagamos un reels y fue como ¡¿Qué?! (se ríe).

-Entonces vos no tenés redes sociales...

-No, ninguna. Pero bueno, es así. Es muy dinámico todo y tenés que estar ahí. Aprender, compartir y preguntar. 

La posibilidad de volver a la TV

La última vez que Nicolás Cabré estuvo en la pantalla chica fue en 2019 con 'Tu parte del trato', un thriller psicológico creado por Guillermo Amoedo que se transmitía por El Trece y tenía como protagonistas al actor junto a Eleonora Wexler y Jazmín Stuart.

-¿Te gustaría volver a la televisión?

-(Se ríe) No, bah si que se yo. Creo que en algún momento aparecerá. Si me gusta cuando recuerdo los momentos y situaciones que me hacieron sonreir. Si hoy me decís si querría estar 12hs encerrado en un estudio de televisión: te digo que no ¡Y encima con barbijo! No sé, seguramente en algún momento aparecerá algo. 

-¿Ves las cosas que hacés en la tele? 

-Si, no porque me guste (se ríe), lo miro porque me gusta ver qué se hizo y qué se puede mejorar. Por lo general no me disfruto. Me interesa ver que las cosas se logren. 

-¿Sos autoexigente?

-Si, soy exigente. Me gustan que las cosas salgan bien. No me conformo. Soy muy autocrítico y me padezco. Uno sabe... Muchas veces cuando hacés algo decís 'no estuvo tan bien'. Tampoco es que me deprimo todo el día, pero entiendo que hay cosas que se pueden mejorar. 

-¿Cuáles son esos momentos de filmación que recordás con nostalgia?

-Hay programas que me gustaron mucho: 'Cuéntame cómo pasó' me encantó, me acuerdo y me encantaba lo que hicimos. Pero después está esa parte de que hoy hacer un programa implicaría estar trabajando de lunes a lunes por meses y la verdad es que no sé si quiro eso. Hoy estoy bien y puedo estar en el teatro y tener un día libre para llevarla a ella (Rufina) al colegio, para correr y ocuparme de otras cosas. Creo que la vida pasa muy rápido y mis prioridades son otras hoy.

-Hoy priorizás a tu familia...

-Estuve mucho tiempo muchas horas encerrado. Hoy si puedo elegir: elijo tener tiempo con mi familia, mi gente, mis amigos. Eso es en definitiva lo que me hace terminar teniendo ganas de ir al teatro a la noche. No extraño estar a las corridas.

Ph: Fabián Uset

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig