Conmovido, Guido Kaczka habló de la noticia más importante del año: «La angustia es muy fuerte, pero la felicidad también» – GENTE Online
 

Conmovido, Guido Kaczka habló de la noticia más importante del año: "La angustia es muy fuerte, pero la felicidad también"

Cumplió un rol fundamental como conductor este año: no sólo por la alegría de quienes participaron en su programa, sino porque se metió en los hogares de millones de argentinos para compartir un momento de distracción. A nivel personal cierra el 2020 con una gran noticia: en unos meses nacerá su cuarto hijo.

"Hay muchas cosas que me ponen muy feliz", sentenció Guido Kaczka (42) al momento de evaluar su año en la producción de Los Personajes del Año de GENTE. Su sonrisa imborrable refleja la alegría que lo atraviesa y que compartió hace unos días en su programa de radio: su esposa, Soledad Rodríguez, está esperando un bebé, que nacerá a fines de mayo o principios de junio.

Sin embargo, sabe que todo esto se da en un contexto algo extraño y bastante doloroso para gran parte de la sociedad. "Todo está condicionado por lo que estamos viviendo, por lo raros que nos sentimos. Pero el balance que podría hacer de mi año, de mi familia, mi equipo de trabajo y la gente que me rodea, mis amigos, es que hicimos lo mejor posible con lo que hay. Fuimos conscientes de que lo que hay era muy difícil y le metimos", reflexiona.

Si bien a nivel laboral el 2020 ha sido un gran momento para el productor y conductor, también fue un año de desafíos: desde repensar la dinámica de su programa, Bienvenidos a bordo, teniendo en cuenta los protocolos de salud, hasta atravesar él mismo la infección de coronavirus.

"Pudimos hacer bien el laburo con esta idea de Ortega y Gasset, de yo y mi circunstancia. Pudimos trabajar haciendo lo mejor posible de lo que era la circunstancia. Era algo muy difícil. Lo logramos hacer todo el año. Y fue algo muy divertido. Y disfruté de esos momentos. En un año tan difícil, conectar con el juego fue algo muy importante. Era bravo, pero muy necesario. Pudimos reconectar con el juego, algo que todos necesitamos: los chicos y los grandes", afirma, convencido de que no sólo el suyo sino todos los programas de entretenimiento cumplieron un rol fundamental en un período en que las noticias fueron especialmente densas.

Papá x 4: el rol que más conmueve a Guido Kaczka

Se siente muy cómodo guiando a los demás para que se diviertan, pero elige no jugar. "Soy más divertido que lúdico, soy más de hacer jugar que de participar. No juego a mis juegos al aire. En mi casa juego con mis hijos y todo, pero soy más de ponerlos a hacer cosas", confiesa. Y entonces se anima a hablar de su familia.

Va a ser papá por cuarta vez y sus ojos brillan cuando lo dice. Romeo, el mayor, es fruto de su relación con Florencia Bertotti; luego nacieron Benjamin y Helena. "Con Sole nos gusta la familia: los chicos, los hijos, la sensación de que cada almuerzo y cada cena sean como un cumpleaños. Vengo de una familia numerosa", afirma. Y agrega: "No sé cómo pasó todo que tengo cuatro hijos. Si se puede, nos gusta formar una familia grande".

Tiene tres hermanos y sabe cómo es ser uno más en una familia numerosa. "No creo que haya algo malo en tener muchos hermanos. Aun con los problemas que trae eso de no saber bien dónde se ubica uno en la manada –porque a veces se pone un poco animal la cosa– y pelear por el cariño de los padres –algo que quizás el hijo único no tiene–, creo que tener hermanos siempre es algo bueno. A mí me gusta eso", asegura.

Claramente quiere que sus hijos tengan esa misma oportunidad de compartir entre hermanos. "Como padre me gusta tener más hijos. Para mí la preocupación si tenés un hijo es una, pero si tenés muchos no es que hay más, sino que es la misma pero dividida. Te ocupás de uno, del otro. Algunos creen que con muchos te volvés loco, pero no. Cuando tenés un hijo ya te volvés loco. La angustia es muy fuerte, pero también la felicidad. Yo creo que vale la pena", afirma, con la esperanza de alentar a quienes quieren ser padres pero sienten algún temor al respecto.

Y hasta se anima a pensar en cómo lo verán sus hijos y en los valores que querría transmitirles. "Me gustaría que mis hijos hablen bien de mí en relación a ellos. Seguramente en muchas cosas sea así y en otras no haya podido. Me gustaría que digan un poco lo que yo pienso de mi papá: que se esforzaba mucho, que quería lo mejor para mí, que me permitió ser yo. Pero también hay muchas cosas que le critico a mi viejo. Me gustaría que tengan claro esto: no hay una persona que pueda ser ideal. Todos tenemos mucho de bueno y de malo. El asunto es tolerarse", concluye.

Fotos y video: Alejandro Carra, Diego García, Carlos González, Cristian Beliera, Matías Campaya y Fabián Uset.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig