Gonzalo Valenzuela y la crianza de sus hijos: el actor contó qué aprendió tras perder a Ringo – GENTE Online
 

Gonzalo Valenzuela y la crianza de sus hijos: el actor contó qué aprendió tras perder a Ringo

En 2011 falleció el segundo hijo que esperaba Juana Viale junto al actor chileno. En distintos reportajes contó cómo cambió su mirada sobre la paternidad con Alí y Silvestre, los otros dos hijos que tuvo con la conductora. 
Celebrities
Celebrities

La resiliencia parece ser una palabra que encaja a la perfección en la personalidad de Gonzalo Valenzuela (43). El actor chileno vivió grandes pérdidas a lo largo de su vida que supo sobrellevar y resignificar con, por ejemplo, tatuajes que lleva en su piel para homenajear y recordar a los seres queridos que ya no están con él.

Sin embargo, la pérdida de Ringo en 2011 fue bisagra. En la semana 36 de gestación, Juana Viale debió someterse a una cesárea de urgencia en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo, allí había llegado acompañada de su hermano Nacho a las 4.30 de la mañana.

Todo indicaría que había ido a la clínica de urgencia por no sentir movimientos de su bebé en la panza. En ese momento, Juana ya era madre de Ámbar de Benedictis, fruto de su relación con el músico Juan de Benedictis, y de Silvestre Valenzuela, el primero de los tres que tuvo con el actor chileno. Luego tuvieron a Alí, que nació en marzo de 2012.

En 2019, Gonzalo Valenzuela posó para revista Gente junto a Alí y Silvestre durante un evento.

En relación a qué sucedió con Ringo, la familia nunca tuvo la intención de aclararlo públicamente y optó por mantenerlo en la intimidad. En septiembre de 2011, la actriz visitó el living de Susana Giménez  y allí había dicho que "uno siempre tiene las dudas y las sospechas de lo que pudo haber pasado, pero no sabemos bien". 

"Es como que te sacan una parte de uno... pero con amor todo se supera, yo tengo dos hijos increíbles, maravillosos a los cuales amo. Y Gon (Gonzalo Valenzuela), que es un hombre de fierro siempre ahí al pie del cañón... fue duro pero ya estamos... juntos y para adelante, yo creo que con amor se puede superar todo", había comentado reflexiva.

Gonzalo Valenzuela y lo aprendido sobre las pérdidas en su vida

Anteriormente al fallecimiento de su hijo Ringo, el actor atravesó la muerte repentina de sus padres -ambos afectados por el cáncer- y de su hermano, quien perdió la vida en un accidente que tuvo en una piscina.

"Es duro, pero me ayudó mucho. Aunque suene fuerte, agradezco todo lo que me ha pasado, porque soy lo que soy gracias a lo que me ha tocado vivir y por cómo lo he vivido. Si hay algo que duele es la muerte de un hijo. Pero me levanto todos los días pensando en que si me muero hoy, me muero tranquilo. Estoy contento con la persona que soy y también he podido ayudar a mucha gente gracias a esa experiencia", había declarado en un íntimo reportaje de 2015 para la revista chilena Sábado. 

Ali y Silvestre junto a la pequeña Anka, la niña que tuvo Valenzuela con la actriz chilena María Gracia Omegna. Foto: Instagram

En la misma línea, insistió en la idea de que si bien ya no están físicamente, siempre los tiene presente en sus pensamientos: "Hay heridas que no se cicatrizan nunca, van a estar ahí siempre. Ahora me acuesto en las noches y cada vez que pongo la cabeza en la almohada los echo de menos. Pienso en mi hermano, en mi vieja, en mi viejo, están siempre presentes. Cada vez que estreno algo es una satisfacción, pero también una pena muy grande. A mí me cuestan muchos los estenos por eso y es lo voy a llevar toda la vida. No necesito cicatrizarlo, sino saber que me acompañan, y desde un buen lugar".

¿Temor a la muerte? Al respecto había contestado: "No le tengo miedo. Pero no la quiero, por mis hijos, a los que quiero ver crecer. Quiero que ellos tengan a su papá hasta que se aburran".

La presencia de Ringo en el presente de sus hijos

Este año, Gonzalo Valenzuela brindó otra entrevista con el programa Más vale tarde (canal Mega de Chile) donde contó cómo habló con sus otros hijos sobre la pérdida de Ringo.

"Silvestre está con la idea del cieloFue cuando murió Ringo, mi hijo, ahí entendió el cielo. Ahora hace poco se me murió mi perro, Alí, un perro que tuve durante 15 años, y Silvestre lo extraña muchísimo”, relató. Y agregó que el niño le afirma que "está en el cielo".

En la misma línea, continuó: “Con Silvestre vi una película mexicana El Libro de la Vida, de Guillermo del Toro, y la encontré maravillosa, porque ahí representa la muerte de una manera maravillosa: que mientras uno recuerde a sus muertos, van a estar en un lugar de luz, en un lugar donde ellos van a estar bien. Cuando los olvidas, pasan a ser almas en pena. Por eso es muy importante que estén siempre presentes, y para mí están siempre presentes, aseguró convencido.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig