Superfetación: una mujer quedó embarazada estando embarazada – GENTE Online
 

Superfetación: una mujer quedó embarazada estando embarazada

A los 39 años concibió dos bebés con tres semanas de diferencia; hay menos de diez registrados en todo el mundo.
Actualidad
Actualidad

Rebecca Roberts, de 39 años y Rhys Weaver, de 43, habían estado más de un año intentando tener un bebé. El destino les tenía preparada una sorpresa:  fueron padres de dos bebés con tres semanas de diferencia.

Se trata de un fenómeno sumamente extraño y sólo se han registrado diez casos en todo el mundo. Se conoce como superfetación, y es la fecundación exitosa de un óvulo liberado durante la evolución del embarazo: dicho de otra forma, la concepción de mellizos de distinta edad gestacional. Eso es lo que le ocurrió a Rebecca: quedó embarazada ya estándolo de otro bebé.

“Los médicos se dieron cuenta de que el bebé estaba creciendo a un ritmo constante de tres semanas menos que el primero, y fue entonces cuando me dijeron que creían que era un embarazo de superfetación. No podía creer que me hubiera pasado. Pero pasó y es encantador. Es como ganar la lotería”, contó Rebbeca. 

Lo mismo sintió el padre al conocer la notica. “Me puse feliz de tener un hijo, pero aún más por los gemelos. ¡El trabajo está hecho de una vez! Y luego Rebecca investigó un poco y nos dimos cuenta de lo únicos y afortunados que fuimos”, expresó.

Rebecca se dio cuenta de que algo sucedía en su vientre cuando gestaba a Noah, el primer hijo del matrimonio. Las primeras imágenes del bebé fueron captadas por un ultrasonido entre las 7 y 10 semanas de gestación y todo era normal.

Noah y Rosalie nacieron con tres semanas de diferencia (CNN)

Sin embargo, una ecografía tomada en la semana 12 mostró que Noah tenía una inesperada hermana pequeña, su gemela Rosalie, quien, según los médicos, fue concebida tres semanas después del primero. “Quedé embarazada cuando ya estaba embarazada, lo cual fue una locura porque se supone que eso no sucede”, dijo Rebecca en diálogo con CNN.

Al principio, Rebecca y Rhys se preocuparon por el desarrollo de la bebé Rosalie dentro del útero; tenían temor que al estar atrás de su hermano eso pudiera afectar su salud al nacer. “Debido a que la bebé era mucho más pequeña que su hermano, podía tener algún problema o no sobrevivir. Sin embargo, dijeron que ella estaba creciendo constantemente y fue un alivio”, comentó la mujer.

Por suerte, ambos bebés nacieron por cesárea en septiembre de 2020, en plena pandemia mundial. Los dos tuvieron que pasar un tiempo separados dentro de unidades de cuidados intensivos neonatales. Rosalie nació con un peso de 1,1 kg y Noah, con un peso de 2,09 kg.

Al respecto, Rebecca contó: “Ella era una beba diminuta que cabía en nuestras manos y aunque Noah era pequeño, se podía ver que era un bebé mucho más grande que su hermana. Fue muy difícil. Tuve una operación importante y luego nuestros bebés también fueron llevados a dos hospitales distintos”. La mujer reveló que el varón pudo regresar a su casa a las tres semanas, pero Rosalie permaneció en cuidados intensivos durante 95 días y llegó a su hogar antes de Navidad.

Rebecca confesó que antes de concebir a Noah, acababa de tomar una dosis de medicamentos para la fertilidad diseñados para estimular la ovulación, lo cual podría ser una de las razones para la superfetación, aunque también -como expresó la mujer-, podría tratarse de una “maravilla médica”.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig