Diego Maradona y Fidel Castro: cómo inició su entrañable amistad en Cuba – GENTE Online
 

Diego Maradona y Fidel Castro: cómo inició su entrañable amistad en Cuba

Tan famosos a nivel mundial como polémicos, desataron odios y pasiones y, sobre todo, fueron amigos entrañables. El Diez reivindicó a su amigo, el líder comunista cubano Fidel Castro, cada vez que pudo. Por esas vueltas de la vida, ambos dejaron el mundo un 25 de noviembre.
Actualidad
Actualidad

El 25 de noviembre de 2020 se conoció el fallecimiento de Diego Armando Maradona, la estrella máxima del fútbol. Cuatro años antes, en la misma fecha, Fidel Castro, el ex presidente y guerrillero marxista cubano dejaba este mundo. Por casualidades de la vida, estas dos personalidades llegaron a conocerse y a admirarse el uno al otro, convirtiéndose desde el primer momento en amigos entrañables. 

Maradona y Fidel Castro se conocieron el 29 de julio de 1987, cuando el ex jugador de la selección argentina arribó a Cuba junto a su familia y mantuvo una profunda charla con el Comandante de tres horas de duración. De los detalles desprendidos de sus conversaciones, dados a conocer por algunos de los presentes en aquella época, pudo conocerse que a pesar de ser de dos mundos distintos tenían una gran pasión por hablar y comprender sus mundos. 

Fidel Castro: ¿Hay una fórmula infalible para patear penales?

Diego Maradona: Antes de patear, miro al arquero. Este gesto canchero ayuda a intuir el lado al que se moverá el portero. Entonces, se lanza el balón al opuesto.

Fidel Castro: ¿Y si se queda parado?

Maradona:  Le pego fuerte al palo que elija.

Encantado el Comandante con la información que le había brindado el 10 comenzó a anotar en su cuaderno la información que según aseguró implementaría en cuanto pudiera para corroborar si podía utilizar la técnica y estrategia de Maradona en la cancha. 

Su amistad se hizo más estrecha casi 20 años después cuando Diego Maradona decidió regresar a Cuba para ser tratado en un centro de rehabilitación de drogas en la isla. Durante su estadía los encuentros eran continuos y ambos se hicieron mutuos regalos. Ambos al ser públicamente izquierdistas compartían una misma mirada sobre el futuro de Latinoamérica, a pesar de que sus países se vieran en dos polos opuestos en cuanto a su dirigencia y política. 

Maradona siempre nombró a Fidel Castro como su “segundo padre” y en el año 2016 quebrado ante la noticia de su amigo tan solo dijo a la prensa internacional: "He llorado descontroladamente. Me voy para Cuba a despedir a mi amigo". Cuatro años más tarde, en la misma fecha el astro del fútbol cerró los ojos por última vez en un sueño profundo del que jamás despertaria y en el quizá pudo volver a reencontrarse con Fidel. 

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig