Noelia Marzol espera a su segunda hija y ya sueña con un tercero – GENTE Online
 

Noelia Marzol: "Soñamos con tener tres hijos"

La bailarina en diálogo exclusivo con GENTE habla de cómo atraviesa su segundo embarazo, de su sueño de seguir agrandando la familia y de cómo equilibra maternidad y trabajo; de la producción también participan su pareja, Ramiro Arias, quien da detalles de cómo fue que conquistó a la protagonista de Sex y su hijo Donatello, quien hace travesuras.
Íntimos
Íntimos

Un Íntimo de GENTE en pañales. Así podría definirse esta producción a Noelia Marzol, en familia, que tuvo la particularidad de ser la primera en la que Donatello puso su impronta y revolucionó la redacción. También asistió su papá, Ramiro Arias, y su hermanita Alfonsina, que desde la panza de su mamá tiene a todos emocionados por su llegada.

"Donatello es la estrella de todo, incluso ahora entro a lugares y nadie me saluda porque él se roba todas las miradas cuando lo ven…", confiesa Marzol, entre risas, mientras se prepara para la producción de fotos y asegura que sueña con que Dona siga su camino artístico y se convierta en un gran bailarín. Sin embargo, admite que la decisión está reñida: Ramiro, su marido, lo estimula a jugar a la pelota y ya lo visualiza como un súper goleador.

En Instagram, Donatello tiene su propio club de fans, quienes siguen al pequeño en su crecimiento y se divierten con sus travesuras. "Es tal cual como lo ven en las redes, de hecho, vino hace poco una amiga del interior y pasó unos días en casa y, a los diez minutos de haber llegado, me dijo: "Amiga estoy agotada. Yo pensé que lo grababas haciendo lío porque es simpático y gracioso, pero es literal todo el día así’", recuerda la exprotagonista de Sex, viví tu experiencia.

"Pasa algo muy gracioso: cuando entramos a un lugar y la gente ve cómo Ramiro y yo corremos atrás de él, nos compadece. Es muy inquieto, comprador y, por muy tierno que parezca, es un pequeño demonio", concluye mientras el pequeño se concentra en dibujar y regalarle, a cada uno de los presentes, un pequeño recuerdo de su visita a GENTE.

-¿Está celoso Donatello por la llegada de Alfonsina?

-No, celoso no lo veo. Pero intuitivamente él sabe que viene una hermana y, tal vez sí lo que noto es que en estos días está muy pegado a mí y a la noche quiere dormir conmigo sí o sí. Pero le da besos a la panza o la toca suave con la manito y me mima mucho, es muy tierno.

-¿Encontrás diferencias entre tu primer embarazo y el segundo?

-Sí, en este embarazo tuve más vómitos que en el anterior. Si bien tampoco es que me sentí perfecta con Dona, esta vez fue peor. También creo que romanticé mucho el embarazo de Dona y ahora, con Alfonsina, ni siquiera tengo tiempo para eso por qué él me consume mucha energía y atención permanente.

-¿Te gustaría que sea un parto natural?

-Yo creo que va a ser parto natural pero uno se imagina muchas cosas y después pasa algo totalmente distinto: de hecho Dona nació prematuro, rompí bolsa y tuve que salir corriendo a la clínica. Si me das a elegir a mí, me encantaría un parto sin analgésicos, no quiero tener que tomar fármacos. Pero después obviamente seguro pida a los gritos la anestesia como la última vez. ¡Es que duelen mucho las contracciones! Pero la realidad es que el embarazo y el parto son momentos únicos y, por eso, pienso que está bueno sentir lo que está pasando con tu cuerpo en ese momento tan especial del nacimiento.

Decididos a tener una familia numerosa

Para la bailarina y actriz de la obra teatral Sex, su esposo es un gran pilar en su vida y sin lugar a dudas quien la ayuda a poder continuar con sus sueños y proyectos laborales. Es por eso que, aunque se imaginan con una familia numerosa, esperan que el tercer hijo o hija llegue a sus vidas algunos años más adelante.

"Lo venimos hablando con Rami y la verdad es que, más adelante, nos gustaría tener un hijo más. No es algo que esté planificado y obvio que no queremos que sea ya. Pero sí, es un lindo sueño pensar en tener tres hijos", confiesa ilusionada.

En relación a la rutina diaria de la familia, todo está pensado para que Donatello pueda pasar el mayor tiempo posible con sus padres. Tanto Noelia como Ramiro buscan sus momentos para disfrutar del pequeño sin dejar sus actividades profesionales. "Por suerte con Rami nos complementamos muy bien en los cuidados: él entrena a la mañana y a la una de la tarde ya está en casa, entonces nos turnamos porque yo trabajo a la noche. Tenemos una persona que nos ayuda en casa, pero la crianza es pura y exclusivamente nuestra. Con la abuela se queda un ratito y nada más, no hace falta que destine un día entero a su cuidado porque, la verdad, sentimos que los responsables de él somos nosotros", explica.

-¿Donatello tiene muchas rutinas o les gusta que se críe de una forma más relajada?

-Tratamos de que Dona tenga rutinas: nos gusta que coma temprano, pueda hacer su baño (algo que lo calma mucho) y se acueste siempre a la misma hora. Pero tampoco somos extremistas. Si hay que romper las reglas porque tenemos el festejo de un cumpleaños o viene toda la familia a casa, nadie se estresa. Y de hecho, cuando lo dejamos con mi mamá -que es una abuela súper relajada- a lo mejor lo acuesta sin su baño y listo. En esta familia algunas reglas se rompen y nadie se enoja.

-¿Sentís que va a cambiar por completo tu vida ahora que van a ser dos?

-¡Esperemos que no! Siempre traté de que la maternidad no modifique mi vida, en general, porque soy súper independiente. Me encanta trabajar, hacer mis cosas. Por eso, desde que me planteé ser madre, intenté no modificar nada y poder ser yo más allá de ser mamá. Con Donatello lo conseguí, pero con Alfonsina va a ser trabajo doble, pero bueno no me pesa porque son dos bebitos muy queridos.

Dona me acompañó al teatro ya al mes y medio de nacer y lo amamenté entre una función y otra. Es más, me habían armado un espacio especial para que estemos solos y tranquilos. Con Alfonsina pretendo hacer lo mismo: llevarla al trabajo conmigo, si es necesario. Entiendo que soy muy afortunada por tener este privilegio que el 99% de las mujeres no posee.

-Hace poquito que armaste el cuarto de Alfonsina y lo mostraste en las redes. ¿Te ocupaste vos de la decoración o delegaste esa tarea en alguien?

-Me ocupé yo porque es algo que me encanta. Creo que los chicos tienen que tener su propio espacio y, en el caso de Alfonsina, elegí un estilo muy parecido al de Donatello, quien le donó la cuna a su hermanita. Yo quería algo que no tenga rosa en exceso, por eso, tratamos de salir de ese tono y que sea algo cálido y relajado.

-¿Y creés que va a dormir ahí o pensás que va a terminar haciendo colecho con ustedes?

-Todo el mundo nos dijo que no lo va a usar nunca, pero la realidad es que Donatello -con un año y medio- duerme solo en su cuarto. A nosotros nos funcionó que duerma en su cuarto, que tenga un lugar para sus juguetes, su ropita y todo ahí pero no quiere decir que critique el colecho.

Además, sabemos que todos los bebés tienen personalidades diferentes: a lo mejor Alfonsina no es tan independiente como Dona y prefiere dormir con nosotros. De hecho, cuando él se pasa a nuestra cama, nos gusta y lo disfrutamos: jamás lo padecemos.

La elección del nombre de la bebé

-¿Cómo decidieron que se llame Alfonsina?

-La verdad es que estábamos, los dos, muy convencidos de que llegaba otro varón. ¡No me preguntés por qué pensábamos eso! Habíamos elegido nombre, pensado en la ropita y un día nos llega el resultado del estudio genético y nos dan la noticia que esperábamos una nena.

La vida siempre te sorprende y la verdad que yo al principio tenía un poco de miedo de traer una niña al mundo, con todas las situaciones horribles que padecemos las mujeres a diario. Pero ahora siento que es un gran desafío criar a una nena independiente, con personalidad fuerte, que se pueda plantar en la vida y tomar sus propias decisiones. Un día le contaba todo esto a mi mamá con mucho entusiasmo y fue ella quien me dijo: "¿Por qué no la llamás Alfonsina, como la escritora?'. Así fue cómo elegimos ese hermoso nombre que esperemos la ayude a poder plantarse bien firme en la vida.

-¿Qué te gustaría enseñarle a tu hija en el mundo actual?

-Me gustaría que pueda hacer oídos sordos a lo que te decía antes: que no esté pendiente de lo socialmente pactado para las mujeres. Quiero que se vista como le guste sin que nadie la incomode con un comentario y elija para su vida lo que más le guste.

Lo mismo me pasa con Donatello, ¿eh? A lo mejor con él pienso en otros temas como el bullying y me desespera pensar que pueda sufrir algo así. Por eso, lo que más deseo es que mis hijos tengan la personalidad suficiente para poder defenderse y salir adelante en la vida.

A veces pienso en mi hermano y yo que, aunque nacimos en el mismo entorno y fuimos criados por la misma madre, somos muy distintos. Pienso que con Alfonsina y Donatello puede ocurrir algo parecido.

-¿Sentís que como mamá hacés cosas que aprendiste de tu propia madre?

-Nunca me puse a pensar en eso. Pero siento que, al igual que mi mamá, me gusta que mis hijos sean libres, que no estén todo el día con la tecnología y disfruten de ser niños. Mi mamá me crió con mucho amor y cariño aunque debo admitir que también es un poco permisiva.

De hecho, tengo videos de chiquita con moños en la cabeza y llena de barro porque seguía jugando y divirtiéndome sin que ella se preocupara por limpiarme y verme impecable. La verdad es que yo tuve una infancia re linda: mi mamá siempre me acompañó a las clases de baile, las competencias y era la típica madre que se quedaba peinando a todas las nenas con su rodete, antes de bailar.

-¿Qué valores querés dejarle a tus hijos?

-Quiero que sean, ante todo, buenas personas. También contemplativos, empáticos y lo más importante: que tengan la capacidad de poder replantearse conceptos que ya están estipuladas por la sociedad. Eso es algo que aprendí de mis padres: no es necesario vivir cumpliendo mandatos establecidos como dogmas, todo se puede modificar. Quiero que sepan escuchar al otro y tener la capacidad de formar su propia opinión.

-¿Te cuesta ponerle límites a Donatello?

-No te puedo mentir: soy pésima poniendo límites.

-¿Donatello ya arrancó el jardín?

-Si, ya empezó y se hizo un montón de amiguitos. El único problema es que se enfermó mucho en el invierno y decidimos que retome en el verano para que disfrute de los días lindos y de calor con otros chicos de su edad.

Separados por trabajo

Hasta junio de 2022, Ramiro Arias y Noelia Marzol vivieron distanciados debido a que el deportista trabajó para el equipo cordobés Instituto Atlético Central de Córdoba. Esta separación fue muy sufrida por ambos teniendo un hijo tan pequeño y con Noelia, embarazada.

"Fue tremendo pero como Rami es compañero se hizo más llevadero. Sentí que tenía que bancarlo en esta decisión porque él, realmente, siempre fue muy compañero conmigo: estuvo al pie del cañón cuando Donatello nació y era quien me acompañaba al teatro con el bebé para que pudiera amamantarlo. ¿Cómo no lo iba a acompañar yo a él ahora?", explica Marzol y recuerda: "Incluso cuando apenas se mudó a Córdoba, me banqué el viaje pero la verdad es que cuando volvió fue un alivio porque se me hacía todo muy cuesta arriba estar tan lejos. Eso sí, lo aclaro: tomó la decisión de volver y fue sin mi influencia porque yo quería que elija con total libertad, más allá de mí. ¡Por suerte, volvió!".

Si bien Ramiro participó de la producción de fotos, habló poco durante la entrevista. "Noelia es la estrella de la familia", dijo el futbolista. Lo que sí aceptó fue contar cómo fue ese período en el que estuvo separado de su esposa y su hijo. "La pasé mal. Yo me fui cuando era muy chico de mi casa por el fútbol y nunca extrañé, ese sentimiento lo descubrí de grande. Cuando estaba en Córdoba extrañaba el estar en casa, los días se me hacían larguísimos y el único momento que me podía despejar era cuando iba al club a entrenar esas 3 horas. Fue un período que se me hizo eterno y, finalmente, decidí volver".

Al terminar este distanciamiento, en el que la bailarina estuvo sola con su hijo, el deportista quiso que pudiera descansar algunos días y le propuso que hiciera un viaje al exterior junto a su madre para recargar energía. Sin embargo, ambos confesaron que nunca pensaron el revuelo que se generaría en redes sociales que Noelia viajara sin su hijo. Algo que, ambos suponen, no hubiera sido tan cuestionado por el público de ser a la inversa.

"Viajé con mi mamá y lo pasé súper: de hecho, se lo recomiendo a todas las madres. Al principio fui muy criticada por tomar esta decisión pero después, de manera privada, la mayor parte de las mujeres bancaban la situación. Yo venía de quedarme sola con Donatello, Rami que no estuvo mucho tiempo y, para colmo, en el medio quedé embarazada de Alfonsina. Me sentía muy mal, tenía que seguir trabajando y, en un momento, colapsé. Así que fue un plan que se le ocurrió a Rami para que me despejara y le agradezco infinitamente por haberme dado la idea", asegura la bailarina.

"Pero estoy convencida de que, si hubiera sido él quien viajaba sin su hijo, nadie lo hubiera cuestionado en las redes. Siento que hay muchas personas que aún deben cambiar el chip y dejar de ser tan machistas", concluye.

La historia de amor de Noelia Marzol y Ramiro Arias

Noelia Marzol y Ramiro Arias llevan 3 años juntos. La pareja se conoció en el año 2019, cuando el futbolista asitió al teatro decidido a enamorar a la mujer de sus sueños. "A mí de adolescente ya me gustaba Noelia y por eso quise ir a ver Sex, viví tu experiencia y fui con la esperanza de conocerla. Bueno, tan mal no me fue: acá estamos, juntos y con una familia formada", cuenta Ramiro muy orgulloso de su presente.

"Lo ví a Ramiro y me encantó. Además, él fue súper insistente: siguió viniendo a las funciones de Sex, me escribió por Instagram y, finalmente, logró que empezáramos a hablar. Al principio me chocaba la diferencia de edad -soy 6 años más grande que él- y encima yo tenía una idea fija: quería ser mamá. No es simple conocer a alguien y, en la primera cita, confesarle: "Mirá que yo quiero tener un hijo pronto". Pero todo se fue dando con el tiempo. De hecho, tuvimos una crisis por el tema de la maternidad y Ramiro hasta se fue de casa pero cuando volvió me dijo: "Quiero formar una familia con vos", confiesa la actriz.

En la actualidad, Ramiro Arias asegura que ser padre es lo mejor que le pasó en la vida y se desenvuelve muy bien con Donatello. "Antes de que nazca, claro, no sabía que iba a ser una experiencia tan increíble. Nada me gusta más que estar con mi hijo y compartir mi tiempo con él me hace completamente feliz".

Al ser consultado por qué tres años después sigue eligiendo a Noelia Marzol como la mujer más importante de su vida afirmó: "Noelia es una mujer increíble, nunca te deja de sorprender. Me gusta mucho su fuerza, sus ganas y la buena predisposición que tiene para la vida, en general. También es una excelente madre y, como pareja, me llena de felicidad. Tengo que admitir que me cambió la vida por completo"

Por su parte, Marzol eligió éste momento de la entrevista para mostrar su costado romántico, lo miró a los ojos y le dijo: "De Ramiro me enamoran un montón de cosas. En principio físicamente me encanta y creo que no podría haber elegido un padre mejor para mis hijos. Tal vez, hoy, lo que más valoro de él es que me quiere como soy, me deja tomar decisiones con total libertad y él disfruta de mi trabajo sin prejuicio alguno. No me cuestiona, no me cela y, ojo, lo aclaro: no siento que sea falta de amor, todo lo contrario. Ramiro entiende perfectamente que mi personaje de mujer sexy es, justamente, eso: un personaje y mi trabajo".

Una mamá celosa

Además de ser una excelente actriz y bailarina, Noelia Marzol trabajó durante muchos años en la televisión argentina. Formó parte de programas como Polémica en el bar, Bailando por un sueño y Minuto para ganar pero, actualmente, no tiene ninguna propuesta interesante para volver a la TV. "Aceptaría si me ofrecieran algo interesante".

-¿Mirás Gran Hermano?

-No lo miro, pero leo lo que escriben las redes y me entero de todo: sigo todo por ahí. No te voy a decir que no miro tele porque es mentira y hasta me parecería una pavada pero hay una realidad: hoy Dona es un poco el dueño del televisor porque mira dibujitos y escucha música.

-¿Tenés algún sueño sin cumplir en tu carrera?

-No, yo nunca tuve una meta clara, ni siquiera cuando empecé a estudiar baile pensaba en ser famosa o reconocida. Siempre fui tomando elecciones en base a las posibilidades que aparecían. Ahora disfruto de todo lo que me pasa y, en base a lo que va surgiendo, elijo la opción laboral que más me gusta.

-¿Cómo te imaginás de acá a 10 años?

-Arrugada, seguro (se ríe). Hablando en serio, no creo que mi presente cambie mucho: solo voy a tener hijos más grandes y, tal vez, ahí comienzo con los celos. Porque... ¿te confieso algo? Yo siempre le digo a Ramiro: "Yo a vos no te celo pero, el día en que Donatello tenga pareja, me muero".

-Si ellos se quisieran dedicar a algo artístico o relacionado al deporte como su papá, ¿los dejarías?

-No sé si tanto al fútbol, pero a lo artístico sí, amaría. Siempre digo que no quiero influenciar a Donatello, pero vengo buscando que baile y que después me pida ‘clases’. Sería re lindo que podamos compartir esa pasión, sería fantástico. Pero después cada uno elige lo que quiere.

Obvio que el padre ya le regaló 14 pelotas de fútbol así que es una batalla complicada, porque el fútbol lo tiene muy cercano, pero voy a hacer lo posible para que con Alfonsina sea diferente la historia.

-Donatello nació prematuro... ¿Tenés miedo de que te pase algo parecido con Alfonsina?

-Sí, claro. La verdad todo el mundo piensa que Dona nació antes porque yo estuve muy activa en el embarazo y eso no fue así. Es más, me gusta tener la oportunidad de explicar que el obstetra ya me explicó que se puede llegar a adelantar este parto también y no tiene nada que ver con mi actividad. Dejé de trabajar hace bastante y estoy en casa muy relajada. Pero bueno, esperemos que no pase lo mismo, porque vivir la experiencia de tener un bebé en neonatología no se la deseo a nadie.

Una familia futbolera

En menos de diez días se llevará adelante el Mundial Qatar 2022 y como una familia futbolera Noelia Marzol, Ramiro Arias y Donatello estarán pendientes de todo lo que suceda con la Selección argentina. "El Mundial siempre se ve, seas futbolero o no. Todos vamos a alentar por Argentina. Esperemos que lleguen lo más lejos posible", desea la bailarina quien revela un dato inesperado: Ramiro es jugador de fútbol pero no es muy amante de mirar partidos.

"Es verdad, no soy de mirar mucho fútbol, solo veo algunos puntuales o definitorios. Primero porque no tengo mucho tiempo y después porque el nene es un torbellino. Pero el Mundial obvio que lo quiero ver entero aunque madrugue más que nunca", cierra Ramiro Arias.

Fotos: Christian Beliera

Producción: Carolina Gagliardini

Videos: Manu Adaro

Agencia: @agenciaab

Marcas: Estancias, @estanciaschiripa; Levis @levis_ar; Pioppa, @pioppaoficial

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig