Luli Fernández: «Quiero volver a ser mamá» – GENTE Online
 

Luli Fernández: "Quiero volver a ser mamá"

La modelo, en diálogo exclusivo con GENTE, dio detalles del proyecto que tiene en común con Cristian Cúneo Libarona. Además, habló de las rutinas de crianza que le imparte a Indalecio -su hijo de 3 años-; el desafío de formar una familia ensamblada y de cómo se adaptó a su rol de panelista en “Socios del espectáculo” a poco más de cuatro meses del debut en la pantalla de eltrece.
Íntimos
Íntimos

Modelo, conductora, panelista, surfista, apasionada por la estética, mamá, esposa, acuariana y mucho más. Lucila "Luli" Fernández demuestra ser una verdadera todoterreno. Se encuentra en un gran momento profesional ya que, después de veinte años de trabajo en el medio, se luce a diario en el panel de “Socios del espectáculo” (lunes a viernes 11:10hs, eltrece) y combina esta tarea con diversos compromisos laborales y su vida familiar. Si, es de las que sabe sacarle provecho a las 24 horas del día.

Y cuando las luces de la tevé se apagan, se conecta con su intimidad en el hogar y se permite todos los viernes -o viernes de por medio, aclara, dependiendo su agenda- continuar con los famosos “Viernes de make up” en su cuenta de Instagram. Un espacio en donde se pone frente a la cámara de su celular para mostrar el proceso de maquillaje en tiempo real. Tapar una cascarita, un granito o emparejar el tono de la piel son algunos de los temas que más le piden. Parte de todo esto motivó la temática de esta producción.

“Siempre fui muy fanática y adepta a los maquillajes. En la pandemia encontré a través de los videos de maquillajes un canal de comunicación súper lindo, especialmente por Instagram. Era un tiempo de desolación, angustia y desesperación. Encontrarnos con videos en vivo nos permitía un punto de encuentro con chicas y chicos que se veían interesados por los tips que les podía dar por tanto tiempo de trabajar en este medio”, cuenta a GENTE la figura de Multitalent.

“El lema fue enaltecer lo lindo que somos. Hubo una muy buena recepción. Representa gran parte de lo que me gusta visibilizar en mis redes con empresas y marcas que apoyan y les gusta lo que hago. Siento que con la gente gestamos una comunidad fidelizada”, explica.

-¿Tenes algún secreto a la hora de maquillarte que puedas compartir?

-Siempre hago hincapié en que la piel esté sana. Soy una convencida de que cuando la piel está sana se ve linda y, cuando está linda, el maquillaje se luce más. Por eso siempre recomiendo las rutinas de skincare. No es necesario gastar una fortuna para hacerla. Siempre sugiero que consulten a un profesional porque hay muchos para comprar los productos que sean acordes a la piel de cada uno.  

-Siendo modelo y con la exposición constante de las redes, ¿sentís una presión extra por estar todo el tiempo impoluta?

-Cuando empecé a trabajar a los 14 años no había redes sociales. El camino que transité fue de menos a más y no con la presión y la cantidad de ojos que hay hoy. Eso me permitió vivir con liviandad los trabajos que venía realizando y, cuando llegó el momento del auge de las redes, me ayudó a entrar desde un lugar de seguridad conmigo misma. Tenía claro cuáles eran mis defectos, virtudes y qué era lo que me gustaba mostrar o disimular. La verdad es que no siento que haya una presión constante. Sos vos la que decide o no prender la cámara para mostrarte.

-¿Y alguna vez te paso de tener un comentario desafortunado ligado al ámbito laboral?

-No, nunca. Para lo que requiere nuestra industria en los cánones que represento, al no ser de las más altas, nunca tuve esa exigencia. Cuando teníamos los desfiles de Roberto Giordano yo estaba en el grupo de las no tan altas que tenían más curvas. Si en algún momento no respondí a lo que algunas productoras de moda pretendían de mí, lo he aceptado y he dado un paso al costado. Me ha pasado de estar en un fitting y ver que la productora me miraba con cierta desaprobación. Internamente me daba cuenta de que no iba a ser elegida. Pero no volvía diciendo que iba a bajar dos kilos para la semana que viene así me llamaban. daba media vuelta y a otra cosa. Siempre fui perseverante, constante y tuve en claro los objetivos. Esos “no” a mí no me desmotivaban. No me representaba cambiar algo de mi fisonomía o hacer algún esfuerzo extremo para estar en los cánones de una productora del momento. Nunca me angustié. Yo sabía lo que podía dar y cómo.

-¿Los parámetros de belleza están en debate?

- Hay una cuestión aspiracional con esto de mostrar la perfección con la que hay que tener cuidado, pero hoy por hoy hay muchos referentes con los que cada una puede identificarse. No hace falta medir 1,80mts o pesar 50 kilos para vestir una colección de ropa. Gracias a Dios, y mucho han tenido que ver las redes sociales, se han ampliado las personas que venden un producto. Antes solo lo veías en los desfiles o las revistas: ahora tenes la instagramer, la youtuber, la chica que hace notas en un programa de tele… eso amplió mucho los parámetros.

La panelista revelación de “Socios del espectáculo”

Sus primeros pasos en la televisión los dio cuando tenía 16 años, ya se probó en el rol de panelista y también en el de la conducción. Pero no hay dudas que la tarea que emprendió este año en “Socios del espectáculo” le permitió mostrarse dentro de un equipo de alta calidad en donde la información se maneja minuto a minuto. Acompañada por Karina Iavicoli, Mariana Brey y Paula Varela, aportó una mirada distinta al programa de Rodrigo Lussich y Adrián Pallares.

La propuesta llegó justo el día de su cumpleaños y unas pocas horas después de haber recibido otra más relacionada al área de noticias y actualidad por parte de A24. Cuando la llamaron del canal del solcito lo primero que dijo fue: “¡¿Están seguros?!”

"Yo nunca había estado en uno de espectáculos. Me explicaron, antes de entrar, que no iba a requerir estar tanto en la información dura porque había otras compañeras que estaban más adentradas en ese rubro. Me pareció un desafío y correrme de mi lugar de comodidad. Era un salto de hacer noticias los fines de semana a un programa de aire de lunes a viernes. Y la verdad que te tengo que decir que lo disfruto un montón. Yo no había trabajado nunca con ninguno de ellos y lo importante es que fui honesta diciendo que iba a hacer todo lo posible para que me lleguen los chimentos, pero ellos me dieron toda la confianza", resalta.

-Teniendo en cuenta todo lo que implicaba, ¿en algún momento dudaste en sumarte al programa?

-Si lo hice, tuvo que ver más que nada con una serie de interrogantes que me surgieron: ¿Lo podré hacer bien? ¿Estaré a la altura? ¿Quedaré pintada? ¿Conseguiré información? Cuando uno esta bien rodeado por un buen equipo que te apoya, te acompaña y te sostiene es muy importante. Eso es lo que se ve en el programa.

-Tengo que decir que le cerraste la boca a muchos porque llevas data y tu presencia no pasa inadvertida…

-La expectativa que podía llegar a ver sobre mi participación estaba más vinculada al prejuicio de quien lo decía. Cuando decido hacer un trabajo me involucro al cien por ciento. Para mi esto es un aprendizaje diario. Cuando empecé el programa me preguntaba de dónde iba a sacar un chimento, pero conozco a mucha gente del medio. El noventa por ciento de lo que se cuenta es porque el personaje quiere que se sepa así que de alguna u otra manera te lo hacen llegar. Muchas colegas, al conocerme, confiaban en mí y sabían de qué manera iba a contar algo.

-¿Algún ejemplo?

-Cuando Sofía Jujuy, que es muy amiga mía, se separó de su novio -Bautista Bello-, me lo contó a mí. Me empezó a pasar eso. En un momento se dio una situación con Wanda y, como soy muy amiga de Zaira, ella me dijo algo para que lo cuente yo. También me ha pasado de enterarme de embarazos como el de Darío Barassi y Chechu Bonelli y guardé el secreto.

-A veces es complicado meterse en la vida privada del otro…

-Siempre es incómodo. Hay veces que, frente a ciertas situaciones, hay cuestiones de incomodidad que hay que transitar. A mi no me atemoriza. Hacer las cosas con el mayor de los respetos y educación que se pueda me parece que es un diferencial. Y si tengo que pedir disculpas, llamo y lo hago. Todo trato de chequearlo mucho. Si tengo media duda, trato de evitar decirlo.

-Me acuerdo de que con el caso de Sofía Zámolo y la situación del desalojo de su sobrina plantaste tu postura y la defendiste. Fue una noticia que tocó a una persona cercana tuya…

-Fue un re tema porque eran los primeros programas. Fue muy difícil porque sabía que era muy complicado para ella. Me resultó chocante que se hablara de su mamá en términos tan espantosos. Me costó correrme de la parte humana. Su mamá se había muerto hace un año. En esas cosas me atraviesa el costado emocional. Fue parte del aprendizaje. Yo estaba pendiente de lo que se contara sea con el detalle y la seriedad que ameritaba. Cuando se dicen cosas de amigas mías trato de mantenerme al margen porque si no tengo el aval… por sobre la panelista está la amiga.

-¿Como son Rodrigo y Adrián fuera del aire? 

-Me pasa que no los conocía personalmente, pero siento que los conozco hace un montón. Son grandes compañeros, muy buenos líderes y están pendientes de cómo nos sentimos. Con Rodri hablo más por mensajes y nos mandamos información a cualquier hora. Siempre tiene la palabra justa y me empuja a animarme. Adrián es papá de tres mujeres y tiene una cosa muy paternal y de mucha contención. Me sorprendieron para bien. En otro contexto los dos podrían ser mis amigos. Es un valor agregado enorme.

¿Y con tus compañeras de panel como es el ida y vuelta?

-Son muy generosas. En algunas situaciones les he preguntado cómo abordar un tema y me han dicho cómo hacerlo. Lo valoro mucho.

Luli Fernández, puertas para adentro

Con la larga lista de compromisos laborales y sociales de la modelo es válido preguntarse cómo controla la adrenalina diaria de un programa en vivo para poder combinarla con los compromisos y la familia. Sus días arrancan bien temprano, cuando el sol apenas está por asomar en esta época del año y suelen terminar entrada la noche. El plus que encuentra en su profesión es el de poder cortar su agenda, ver a Indalecio, su hijo, y retomar sus actividades.

“Estar todos los días en vivo te atraviesa bastante. Después de cuatro meses de estar al aire lo vas viviendo de otra forma. Yo sigo trabajando con muchas marcas, hago conducciones, eventos online… vamos haciendo malabares para que encastre todo sin dejar de darle prioridad a mi familia y a Indalecio”, dice la mujer que está casada desde 2015 con el abogado Cristian Cúneo Libarona, con quien tuvo un hijo, Indalecio.

-¿En algún momento hay alguna sensación de culpa al estar mucho tiempo fuera de casa?

-Nunca fui una mamá culposa. Desde el mes de haberlo tenido volver a trabajar porque lo necesitaba. Vivo la maternidad con mucha libertad, pero con una absoluta incondicionalidad. Tengo una relación muy pegada con él, pero en este contexto encuentro espacios de libertad y me da paz mental. Además, tengo un gran compañero a mi lado que me sostiene, comprende y apoya cuando estoy saturada. Es un papá muy presente. Tengo a toda mi familia a disposición. La crianza de Indalecio la hacemos entre todos, también con mi mamá y papá.

-Vos elegiste criar a Indalecio sin exponerlo a dispositivos, supongo que también demanda más presencia de los papás ¿no?

-Fue una decisión muy consensuada con Cristian. El no accede a tablets, celular o consola de juegos. Lo único que ve es una peli en la tele por una eventualidad estando conmigo y sus hermanos. Como nunca accedió a eso, es algo que no pide. Tratamos de sostenerlo el mayor tiempo que podamos. Como decís, implica mucho tiempo. El chico al estar acostumbrado a no recaer en la ayuda que representan los dispositivos para entretenerlo… ¡lo damos todo! Especialmente Cristian que, a pesar de sus 52 años, se sigue tirando en el piso y es un espacio que valora un montón.

-¿Tenes algún temor de que cuando sea mas grande y este en contacto con otros chicos de su edad pida más contacto con las pantallas?

-A medida que pasen los años el sistema nos va a ganar y vamos a tener que ceder. Y está bien. No es que tenemos una resistencia, pero sí creemos que en estos primeros años de vida no esté sobreestimulado para favorecer su desarrollo. Si las mamás supiesen lo importante que es mantener a alejados a los chicos de las pantallas hasta una determinada edad… pero si no podés hacerlo al cien por ciento al menos hay que disminuir la cantidad de tiempo que los exponés.

-¿Que rutinas le marcas a Inda para el día a día?

-Él tiene las rutinas súper marcadas que lo ordenan. Igual es muy dócil y adorable así que te hace muy fácil todo. Eso es espectacular para mí. El rol de mamá es el que más me gusta vivir. Su día empieza temprano, lo cambio, desayuna, su papá lo lleva al jardín, lo busca mi mamá porque estoy al aire y después yo llego a casa. Si tengo otro compromiso se queda al cuidado de una chica que nos ayuda. Después tiene sus actividades como ver a sus primas o compartir con amigos del jardín. La idea es que a las 18hs ya se bañe para bajar la energía del día y trato de darle de comer temprano para que a eso de las 20hs esté durmiendo. Si puedo lo acuesto antes.

-¿Con quién se porta mejor? ¿Con vos o con Cristian?

-La que pone los límites en casa soy yo. Soy la que está todo el tiempo retando, poniendo límites, levantando los juguetes. Creo que con el se porta mejor que conmigo porque Cristian es un papá copado, le propone programas divertidos y entran en una frecuencia que disfrutan por igual. Conectan desde un lugar profundo y tienen un vínculo increíble. Muero de amor observándolos.

Enamorarse día a día

Con 18 años de diferencia, la modelo y el letrado han logrado complementarse para convertirse en un solo ser.  “Tenemos una relación de absoluta incondicionalidad. El haber decidido armar una nueva familia con el que tenía cuatro hijos, se separó dos veces y yo era muy chica… de mi lugar fue una apuesta inconsciente porque tenía 24 años cuando lo conocí. De parte de el también hubo una gran entrega porque volvió a apostar al amor. El mundo es de los audaces y los valientes, él es uno de ellos”, define.

-¿Qué es lo que te sigue enamorando de Cristian?

-Me enamoré profundamente al poco tiempo de conocerlo y me pasó lo que nunca. Puedo describir todas las cualidades que hacen que me reenamora de él, pero es difícil de explicar el amor. Es un hombre muy bueno que admiro mucho por su capacidad y don de gente. Eso para mí es lo más importante. Es un tipo leal. Son valores difíciles de encontrar. Cuando ves al hombre que amas en el rol de papá y te gusta tanto cómo es como papá es como que lo amas más. Te enamoras de nuevo desde otro lugar.

-Con más de 10 años de convivencia, ¿fue un desafío tener una familia ensamblada?

-Sí. El rol que me tocó a mí era acompañar y tratar de amalgamarme a todos ellos. Fue un acto de amor de ellos recibirme con cariño, de él por el hecho de abrirme esa puerta y de parte mía por sumarme a ese gran equipo. La clave fue que él siempre manejó las cosas con seriedad. Lo que puedo colgarme como cucarda es que nunca me interesó ocupar un rol que no me correspondía: los chicos tenían a su mamá y yo era la mujer de su papá. Si no podía sumar, trataba de no restar. Cuando hay amor y respeto, nada puede salir mal.

-Al menos, por lo que se ve en redes, siento que en tu caso se dio naturalmente…

-Fluyó todo con naturalidad. Me escriben mujeres que están en una situación similar y les cuesta mucho. En mi caso nunca forcé con ellos un vínculo y eso es lo interesante. Fue elemental para mi entender que no era la prioridad de mi pareja. Cuando empezamos a salir consideré que la prioridad eran sus hijos. Las mamás de los chicos supieron lo mismo. Eso es lo que hoy, mirando para atrás, puedo decir que hicimos muy bien.

-Él tiene 4 hijos de todas las edades y el mayor ya cumplió 24, ¿como te llevas con ellos?

-Tengo una relación fenomenal que ha pasado por diferentes etapas. Me he llegado a ir de viaje con María, su única hija mujer que tiene 22 años. Ella se está por mudar y le estoy preparando unas plantas de regalo. Como saben que me gusta la jardinería era como una tarea que ya tenía asignada. He compartido cosas súper profundas con el más chico y también con el más grande. A los mayores quizás no los veo los fines de semana porque tienen sus vidas, pero vienen a comer a casa por separado.

-¿Cómo fue esa presentación familia? ¿Alguna anécdota?

-A Santos y a María los conocí en un cumpleaños de Cristian, el mismo en donde también vi por primera vez a mi suegra. Pero la anécdota es que unos días antes con María se dio una situación muy graciosa porque yo estaba yendo a otro lado, manejando por la Panamericana y veo que estaba la camioneta de Cristian. En un momento nos quedamos al lado, baja el vidrio para saludarme y también baja el de atrás. Miro y estalla ella muy chiquita con dos amigas. Ahí la vi por primera vez y al tiempo nos conocimos.

Luli Fernández y el deseo de ser nuevamente mamá

“Si, me gustaría ser mamá de nuevo. Por momentos creo que estoy completa porque somos un combo importante y estoy presente en la educación de Indalecio que me lleva mucho tiempo con mi trabajo. Por eso, me cuesta representarme con otro hijo y no es un deseo para ya. No es un proyecto a corto plazo, pero es deseo de ambos de que en algún momento Inda tenga un hermanito más”, confiesa al ser consultada por la posibilidad de sumar un integrante más a esta familia.,

Y recalca: “Pero si, me gustaría. Si es nena o varón me da igual. A mi me costó mucho quedar embarazada y siempre rezaba para pedir un hijo sano y feliz. Era lo único que me importaba. Dios me dio eso que pedí, es suficiente”.

El enfrentamiento picante con Nicole Neumann

Hace unas semanas se vio envuelta en un escándalo cuando denunció públicamente que Nicole Neumann había pedido que dejen de convocarla para que sea su reemplazo en “Los 8 escalones del millón”. Ante los constantes viajes de la expareja de Fabián Cubero, la figura de Luli se convirtió en un caballito de batalla de la producción del ciclo de eltrece.

“Conmigo se comunicó un productor para pedirme perdón. De un día para el otro me bajaron de las grabaciones que tenía asignadas y apareció otra colega en mi lugar. Off the record dos personas que trabajan ahí me confirmaron que el pedido venia por parte de Nicole”, afirma.

“Entiendo que puedo llegar a contar alguna cuestión que incomode, pero de ahí a interferir para que me quede sin laburo me pareció demasiado. Por eso decidí hacerlo público. Porque era injusto. En dicho llamado me prometieron que iban a volver a llamarme y estoy segura de que así va a ser”, augura al hacer referencia a la información que contó sobre una disconformidad de la producción y el canal con Neumann debido a sus reiterados viajes.

“Eso le molestó. Yo hago mi trabajo. Jamás me metería con el de una compañera, no me entra en la cabeza. Cuando lo conté, nadie se sorprendió. Evidentemente hay personas que proceden de cierta forma”, profundiza.


Productora y estilista: Caro Gagliardini.

Fotógrafo: Fabian Uset.

Video: Miranda Lucena.

Make up: Meli Sklar para Frumboli @melisklar.

Peinó: Cris Cagnina para Cerini @cristinacagnina.

Look: Bartolomé joyas, @bartolomejoya; Rocio Rivero, @rocioriveroart; Maria Gorof, @mariagorof; Ricky Sarkany, @rickysarkany

Agradecemos especialmente a : Four Seasons, @fsbuenosaires;

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig