Ahora leyendo
Así fue el sorprendente gran final de ATAV: Incesto, muerte y un salto en el tiempo que ilusiona

Así fue el sorprendente gran final de ATAV: Incesto, muerte y un salto en el tiempo que ilusiona

Redacción Gente

 Argentina, tierra de amor y venganza llegó su fin. El último capítulo de la telenovela de El Trece resultó un ser cóctel único, poderoso e inolvidable. Y confirmó que habrá una segunda temporada. ¿Cuándo?

Fueron nueves meses de una ficción intensa, románica y muy trágica a la vez. Y en el capítulo final, Argentina, tierra de amor y venganza volvió a poner en juego todos los condimentos que convirtieron a esta novela en el exitazo del año.

La novela tenía reservado un gran giro, ya que solo Torcuato muere.

El episodio final, además, fue particularmente sorprendente. La novela arrancó con una escena en dónde los los “malos” juegan naipes y teorizan sobre lo que significa ganar y perder. Por la ventana espían Aldo , Córdoba y Helga: el duelo final se presiente. Ya no hay vuelta atrás.

De un auto roja bajan La Polaca, Julián, Lowenstein y Brun. Es el último enfrentamiento entre Trauman , el explotador sexual más poderoso del país, y Raquel (Suárez), la polaca traída engañada de Europa. Algo de justicia empezaba a verse simultáneamente: en el conventillo la policía detiene Marie por cómplice de los villanos.

Mientras, en la casona abandonada, “malos” y “buenos” están frente a frente. La acción parece no terminar, media hora a puro forcejeo, insulto, amague de muerte. Hasta que llega la policía y detiene a Alicia y a Trauman.

El momento más desconcertante de la noche llega con el juego más perverso de la historia: la relación incestuosa de los Ferreyra se mostró sin rodeos en la última secuencia que compartieron juntos, en la que se besaron consumiendo el mismo veneno para morir abrazados. Sin embargo, la novela tenía reservado un gran giro, ya que solo Torcuato muere.

¿Y a los demás personajes? ¿Qué les pasó? Aldo y Raquel tuvieron dos hijas, adoptaron otras dos y Raquel dedicó su vida a denunciar a los explotadores sexuales.

Bruno y Lucía, concretaron finalmente su amor y tuvieron una hija más, Julia. Ella, en tanto, continuó escribiendo y se transformó en una de las mujeres clave en la lucha por el voto femenino.

“La banda no se disolvió, siguieron liberando a chicas y dándole asilo”, alerta una voz. “Volvieron a equivocarse, pero siempre se tuvieron los unos a los otros, recordados como la banda de los túneles, pero fueron más que nada una banda de amigos”.

Y cuando todo hacía suponer que ese era el gran final, en los últimos segundos la trama da una ingeniosa vuelta de tuerca, fantasiosa, pero justa para dar el pie a una continuación: hay un salto en el tiempo. Ahora están en el año 1962. Para ese entonces, Trauman regentea una boite. Nuevas generaciones curiosas por saber qué pasó con la banda de los túneles. Entonces vemos a Alicia, con el clásico bastón de su hermano, esperando en un auto a quien pareciera ser su sobrino. Una vez juntos, le prometió que vengarán a su padre y, en ese momento, apareció el cartel de “continuará”.

La segunda temporada es un hecho. ¿Cuándo? Habrá que esperar a 2021.

Ir Arriba