Las confesiones sexuales de Tucu López, Romina Richi, Diego Ramos, Adabel Guerrero, Tripa, Noelia Marzol y Felipe Colombo – GENTE Online
 

Las confesiones sexuales de Tucu López, Romina Richi, Diego Ramos, Adabel Guerrero, Tripa, Noelia Marzol y Felipe Colombo

Los artistas que se entregan en cuerpo y alma sobre el escenario del Gorriti Art Center, se atreven a hablar de lo que ocurre cuando las luces de neón se apagan, el silencio se hace presente y ellos se meten en sus propias camas.
Entretenimiento
Entretenimiento

Tucu López: “El sexo con quien amás es espectacular”
“Esta bueno hablar del trabajo que implica despojarse de los prejuicios en torno a la sexualidad. Yo, después de mucho tiempo de estar en permanente intento de deconstrucción constante, cotidiana y consciente, entiendo que el sexo es una actividad más. O sea, me genera tanto placer como cualquier otra cosa que me lo genere, como puede ser ir a comer algo o encontrarme con amigos. No sé. Creo que logré quitarle el peso que le dan. Es más, podría tener una relación de amistad con alguien y mantener relaciones y que sigamos siendo sólo amigos. Eso me sucede. Pero porque he laburado mucho para que no sea algo pesado en mi vida, y para poder manejarlo de una manera natural y armónica. En lo personal siento que en un encuentro, siempre que sea legal y consensuado, no hay nada prohibido. Eso sí, aclaro que tener sexo y hacer el amor son dos cosas totalmente distintas: el sexo con quien amás es espectacular, otra cosa. Después, yo vivo una vida heterosexual, pero si el día de mañana me gusta un chabón, no me molestaría. Al contrario, hasta me parecería genial... y eso que antes la idea me perturbaba. Cambié. Ahora naturalizo el sexo en general y me estoy despojando del tema tan arraigado del juzgar. La sociedad también puede cambiar, pero hay que tener ganas. Porque partimos de una base en la que hay personas a las que les molesta que otra gente cambie, ¡y eso ya es un montón!”

Romina Richi: “Hay tantas fantasías como personas”
“En la intimidad no me definiría como explosiva, porque no soy siempre de una misma manera. Depende de la persona con la que esté, de cómo sea el vínculo –si es de confianza o no– y de la situación. Por otra parte, yo formo parte de Sex desde enero, y pongo cuerpo y voz a una dinámica explosiva que no para y que es muy disfrutable para los que estamos sobre el escenario y para el público, pero no sé si a mí como espectadora me excitaría corporalmente. De lo que sí estoy segura es que me sumergiría en un mundo absolutamente liberador. Es que José (Muscari), con quien ya había trabajado antes, armó esta obra tomando cosas de cada uno y sumó cuadros que hasta a mí me sorprendieron, como aquel en el que las personas se disfrazan y tienen sexo como si fuesen perros. O sea, hay diferentes tipos de sexualidades y deseos, y entiendo que, aunque a mí ni se me ocurriría, eso también existe. Hay tantas fantasías como personas. Y la obra es un espacio cómodo para hablar de eso desde un lugar intimista y cercano, porque a los espectadores les hablamos como si fuesen amigos. Incluso pasa que después de la obra nos encontramos con ellos a fumar en la puerta y está buenísimo porque se genera un momento de dispersión y alegría en el que se dan cuenta de que los que actuamos no somos extraterrestres. ¿Si me da vergüenza que me hayan visto recién en un rol sensual? ¡De ninguna manera! (ríe), para actuar no podés tener vergüenza.”

Noelia Marzol: “Tenemos un órgano diseñado por la naturaleza para sentir placer”
“Siempre tuve una relación muy linda con lo sexual porque recibí educación al respecto desde chica, y tanto en el colegio como en casa siempre fue algo muy naturalizado y adecuado a mi edad: a medida que iba creciendo, más información me iban brindando. Hoy creo que es fundamental que la educación sexual sea efectiva para ambos sexos, porque es lo más natural que tiene el ser humano, y porque los hombres también deben aprender sobre los ciclos menstruales de la mujer para cuidarla, sin importar que las cosas no sucedan en sus cuerpos: hay que entender que el cuerpo de la otra persona es su templo. Después, hablando específicamente de lo sexual y la mujer, porque soy una de ellas, me parece importante decir que a nosotras siempre se nos oculta información. Sería genial que aprendamos desde jóvenes de qué manera evitar un embarazo no deseado, cómo cuidarnos de las enfermedades de transmisión sexual y cómo vivir la sexualidad con libertad, sin sentir culpa, sin percibir que por disfrutar es una ‘putita’, ‘rápida’ o ‘atorranta’. Tenemos un órgano específicamente diseñado por la naturaleza para producirnos placer –que es el clítoris–, y no podemos sentirnos culpables por eso. Se necesita educación sexual para respetarnos, cuidarnos y tomar decisiones. Porque cuando uno se encuentra tranquilo sabiendo que lo que hace está bien y la manera de hacerlo es segura, sólo queda relajarse y disfrutar.”

Felipe Colombo: “La complicidad es erotizante”
“No sólo el sexo está atado a prejuicios: todo lo está. En general los humanos tendemos a prejuzgar las cosas, siempre tenemos una película previa, y por ese filtro mental generamos que muchos temas se vuelvan tabú o se hablen sesgadamente. Y a mí, personalmente, Sex Virtual (la misma obra, pero en pandemia) me despertó la curiosidad y dio mucha información y conocimiento, gracias a que escuchamos a expertos en BDSM (Bondage, Disciplina y dominación, Sumición y sadismo, y Masoquismo), al público y a la gente en general. Cada vez se habla más sobre el tema porque la sexualidad es fundamental en cualquier individuo desde que nace hasta que muere. De hecho, mucho de las personalidades y de la forma de encarar la vida tienen que ver con la sexualidad. Y en nosotros, el grupo de Sex, hay distintas voces, distintos cuerpos, identificaciones y lívidos, y juntos hacemos un show con mucha complicidad. Lo que en el teatro, el arte y el sexo es hermoso. Esa mirada, ese otro costadito, esa cosita…, no es fácil de conseguir, eh. Pero cuando la complicidad está en la intimidad, ¡es una chispa hermosa!, es completamente erotizante. A veces se da de un momento a otro con alguien que no lo esperabas, y en otras oportunidades se construye con el tiempo, por atravesar cosas juntos. Y las dos son igual de fuertes y profundas.”

Adabel Guerrero: “Me gusta darlo todo con mi pareja”
“Soy una mina a la que le encanta disfrutar el sexo pero, aunque parezca lo contrario, soy bastante convencional: me gusta estar en pareja, tener un vínculo estable e idear fantasías compartidas. Que no siempre tienen por qué cumplirse. Me da la sensación de que lo prohibido es lo que más deseamos, y está bueno no cumplirlo, para así mantener ese deseo que termina siendo el motor para tener después una buena noche. Yo soy ese perfil. Por eso, hace trece años, casi catorce, que estoy con Martín (Lamela) y nuestra idea siempre es alimentar la sexualidad de la pareja. Hemos hecho casi de todo: disfrazarnos, mirar películas eróticas, usar juguetes, probar escenarios diferentes... Obviamente, tenemos fantasías que no consumamos, como ir a un lugar swinger para ver de qué se trata y cachondearnos un poco. Mi forma de disfrutar y desarrollar la sexualidad es en una pareja estable, quizá porque tiene que ver con algo que nos inculcaron a las mujeres culturalmente con respecto a la fidelidad y la monogamia. Claro, yo vengo de una generación que consideraba la fidelidad como un acto de amor, y siento que no tengo una libertad de cabeza como para ir hacia adelante con una relación abierta, como las hay –¡y muchas!–, y me parece perfecto. O sea, no estoy preparada para eso. A mí me gusta divertirme y darlo todo con mi pareja, si bien aplaudo la idea de que la sociedad avance y exista el poliamor para los que pueden llevarlo a cabo.”

Diego Ramos: “Siempre disfruté mi vida como quise”
“En Sex en realidad no hacemos un personaje como tal. Somos nosotros en distintas situaciones sexuales, y cada uno las aborda desde su visión, sus ganas de expandir sus límites o de lo que se quiera generar en el público. Algunos más sutiles, otros más zafados, o desde el humor. Sé que quizás haya un prejuicio por trabajar en Sex, pero, en ese sentido, yo soy muy clásico, tranquilo. No por formar parte de un show así soy lanzado o hago cualquier cosa. Lo que hago lo hago porque sé lo que quiero, y me gusta y lo que no, no, sin emitir juicio de valor y respetando los distintos gustos o prácticas. Creo que, en ese sentido, es un espectáculo que ayuda a que cada uno piense cuáles son sus límites y fantasías: conocerlos y desafiarlos, respetarse y respetar a las otras personas, pero haciendo lo que realmente uno quiera y le guste. Después, no podría decir que soy pudoroso, ¡porque no lo soy! En la obra hago un desnudo y para mí es algo absolutamente natural. Lo que no lo es tanto es hablar de mi vida personal. Me da vergüenza meterme en esa área porque siempre fui muy discreto. Esa puerta, la de la intimidad, se abrió el año pasado en PH, podemos hablar cuando prácticamente me obligaron a hablar. Pero yo siempre disfruté de mi vida como quise, libremente y a la luz del día, y sin esconderme de nadie. Nunca necesité hablar en los medios de mis parejas, porque no me siento cómodo en ese lugar. Lo que sí puedo decir, y me parece que debería alcanzar, es que estoy muy bien y feliz.”

Germán "Tripa" Tripel: “Con Flor, me imagino haciendo algo erótico de insinuación”
“Para mí, en una relación, el amor es el cincuenta por ciento y la sexualidad el otro cincuenta, porque si no tenés piel con la persona que amás, pasa a ser otra cosa. O sea, tenés que tomar la mano de tu pareja y sentir una energía, una electricidad. Al menos mi mujer (Flor Otero) y yo, llevando ya trece años juntos, sentimos que tenemos piel en todos los sentidos. Después, si bien soy bastante sexual, también soy pudoroso a la hora de mostrar algo… Ocurre que Muscari trata de que rompamos esta estructura que nos impone la sociedad de que los cuerpos lindos son los flacos, facheros o musculosos, para sugerirnos que hay un montón de cuerpos y bellezas. Y desde ese lugar empecé a amigarme conmigo mismo. Eso sí, le dije a Muscari que no me iba a convencer de que estuviera en pelotas, ya que quería guardar un poco de mi intimidad para mi mujer… a quien estoy esperando que venga a hacer una función conmigo, como invitada especial. ¡Sería tan lindo! Nos imagino haciendo algo medio erótico de insinuación, quizás cantando unas canciones juntos abrazados y desnudos sin que se nos vea. Pero por ahora no se está dando. ¿Si ella me vino a ver? Sí, unas cuatro o cinco veces, y siempre disfrutó de la diversión que se genera en Sex. ¡Porque no pasa nada!: Es sólo ver los mismos cuerpos que vemos quizás un poco más vestidos en la calle. Es quitarse esa costra que se nos viene endureciendo desde chicos y disfrutar un rato de jugar a la libertad.”

Por Kari Araujo
Fotos: Christian Beliera
Producción: Mariano Caprarola

Retoque digital: Gustavo Ramírez
Agradecemos a Agencia AB

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig