Ahora leyendo
Martín Cirio, “La Faraona”, responde a las acusaciones: “Un chiste no me convierte en un pedófilo, me convierte en un pelotudo”

Martín Cirio, “La Faraona”, responde a las acusaciones: “Un chiste no me convierte en un pedófilo, me convierte en un pelotudo”

Avatar

El influencer, que está acusado de promover la pedofilia, respondió públicamente en un video.

El miércoles 14 por la tarde, Martín Cirio (36) comenzó una guerra por Twitter con el youtuber David Adrián Martínez (42) –más conocido como El Dipy–, recordando una canción del 2007 en la que éste hacía “apología del abuso de menores“.

Casi cinco horas más tarde, el aludido esclareció el asunto explicando que en ese momento “era empleado y cantaba lo que me decían”. Pero lejos de quedar ahí, sumó: “¿Y sabés qué, salame? Te abro hilo”. Todo lo que vino debajo provocó un maremoto.

¿Vos sos este que se ríe de los chicos y la gente con síndrome de down?”, preguntó El Dipy al postear un video de Cirio burlándose de las personas con discapacidad.

Y para cerrar tiró la bomba: “Ahhhhh pero si se lo que sos. Un hijo de puta que puso esto y lo borro después. Besito en la cola sucia que tenes y antes de mirar el culo de los demás mírate el tuyo que esta más sucio que una papa. Pedofilo”.

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es la-faraona.jpeg

A partir de ahí, los usuarios de Twitter comenzaron a recordar otros momentos en que el youtuber había hecho comentarios absolutamente fuera de lugar haciendo apología a la pedofilia y a la violación.

Puede interesarte

Al ver éstas y muchísimas pruebas más, la indignación pública escaló hasta convertirse en una denuncia colectiva, tanto legal como social.

Y ante todo esto, Martín Cirio no se quedó callado. Utilizó su cuenta de Instagram con más de un millón de seguidores para decir: “La verdad que estoy del orto, no puedo estar de otra forma. Más allá de que, obvio, son tweets y cosas que pertenecen a otra época mía, de la sociedad y de Twitter… Hoy, cuando me levanté y vi todas las capturas, ni me reconocí a mí mismo. Por supuesto lo escribí yo, pero dije: ‘Esto es horrible'”.

“Ni siquiera puedo entender cómo pude escribir esas cosas pensando que era gracioso, un chiste, o que alguien se iba a reír. Pero un chiste no me convierte en un pedófilo, me convierte en un pelotudo, en un insensible y en un montón de cosas que me hicieron escribir eso pensando que era gracioso”.

“Twitter siempre fue la cloaca de Internet, y se premiaba al más picante, al más ácido, al más políticamente incorrecto. Y yo tenía otra mentalidad, y así como hice chistes de negros y de cosas que no haría hoy, Nacho –para los que me siguen hace un montón– antes era ‘El gordo Nacho’, hasta que me di cuenta que me estaba metiendo con el cuerpo del otro”.

“Con este tema me pasa algo parecido. A mí nunca me tocó de cerca, no lo sufrí ni nada, y es algo que me sensibilizó recién cuando empecé a descubrir que le pasaba a gente muy cercana mía que me lo contó, y ahí me di cuenta que no había forma de que eso sea gracioso”.

Tengo un listado enorme de cosas que me arrepiento que dije. Pero eso que leyeron en Twitter no deja de ser un chiste… horrible, de mal gusto, todo lo que está mal, pero un chiste. Yo era eso, yo hacía esos chistes, pero no lo convierte en realidad”.

Ninguna persona que vaya a cometer un delito lo va a publicar. Nadie dice ‘mañana voy a estafar a alguien’, ‘pasado voy a cagarte a palos a la salida’, ‘voy a violar a alguien’. No existe eso. Realmente fue humor de mierda, pero eso no me convierte en violador o en pedófilo. Y a la gente que me está diciendo que lo soy, hagan la denuncia, abran una investigación, no van a encontrar nada porque nunca pasó nada”.

Ir Arriba