Mariana Genesio Peña: «Mi ex y yo decidimos vivir la cuarentena juntos» – GENTE Online
 

Mariana Genesio Peña: "Mi ex y yo decidimos vivir la cuarentena juntos"

Actualidad
Actualidad

La actriz revela que se reencontró con su pareja desde hace diez años, Nicolás Giacobonne, cómo sobrelleva el aislamiento obligatorio y cómo será su participación en un Bailando atípico en formato social distance.

“Entretener a la gente en las redes es una suerte de justicia social”, comenta risueña Mariana, que produjo estas nudes en su balcón y con guantes de látex y barbijo en plan humorístico.
Decidí darlas de baja de mi Instagram pero compartirlas con GENTE. 

"Vengo zafando en el encierro”, reflexiona Mariana Genesio Peña, a quien todos estos días de cuarentena obligatoria inesperadamente “se me hicieron cortos”. ¿Cómo amortiguó la ansiedad la protagonista de Pequeña victoria y próxima estrella de Bailando 2020? “Hay un montón de cosas que debería estar haciendo y no hago. La verdad que estoy todo el día rascándome, me quejo por internet y no logro acomodar nunca el placard, donde sigue toda mi ropa hecha un bollo”, bromea la actriz, a quien le proponemos desmenuzar su propia curva de humor que despliega en las redes a diario, en tiempos de coronavirus y aislamiento. 

·Todas las mañanas me levanto pilas y sé que tengo que dar un buen mensaje. 

·Después pienso que es buena idea cultivar tomates para todo lo que se viene. 

·Pero cuando llega la noche, finalmente me pongo apocalíptica. 

“Me parece importante poder expresar la incertidumbre que sentimos todos, sin tener miedo de que la gente lo tome como un mensaje desesperanzador”, señala con crudeza, para hacer su propia observación de “cómo nos cambió la pandemia”. 

En sus salidas diarias para pasear a Larry, a quien siempre desinfectó del mismo modo para que pueda dormir en la cama. "Digamos que mi rutina de higiene con él, mucho no cambió: siempre le lavo las patitas".

–¿Cómo te afectó el encierro y la cuarentena obligatoria? 

–Agradezco a Larry –su perro– que me permite salir. Y me está costando mucho el hastío. Me pudre que todos hagan rutinas de gym y se hagan los graciosos. Y otra cosa es la pandemia de los “Vivos”. ¿Qué es tan importante que comuniquen? Bueno, háganlo en privado. Hasta yo probé, pero fue un intento fallido. Cuando me di cuenta que podía ser aburrido, preferí ahorrar banda ancha. 

–¿Y cómo es tu estrategia diaria para sobrevivir a la angustia?

–Agradezco cada día la linda vista que tengo, me hago un rico desayuno y medito a mi manera. Suelo tomar clases de yoga online y me pongo a bailar frente al espejo: subida al bidet ya me romí los tobillos. 

Y a pesar del distanciamiento social, seguirás bailando… pronto en la pista de Showmatch. 

–Sí, lo confirmo por primera vez. Siempre quise ser parte del Bailando y fue mi gran fantasía. Cuando terminó mi glorioso 2019 me surgieron muchas propuestas de ficción en Chile, España y una película en Israel. Cuando me llamó Fede Hoppe le dije que no era bailarina y que me daba miedo hacer el ridículo, incluso que no sabía si tenía dotes para hacer una gran previa, porque yo solo me había preparado como actriz. Pero le respondí que prefería ensayar como si ya estuviera en el show, con equipo completo, para probarme a mí misma que podía. 

En el balcón de su departamento palermitano, que da al Hipódromo. Todo un espacio resignificado en el que desayuna, lee y por supuesto se divierte con las selfies.

–¿Cuál fue tu conclusión? 

–Me encontré con una parte mía que, no te digo que tenía descartada, pero sí alejada de mi realidad. Acordate que yo empecé bailando, a pura caradurez, en los boliches, así que me reencontré con esa parte que tuve dormida por años y decidí aceptar. Tuve una reunión antes de la cuarentena, en la que me dieron la bienvenida a este Bailando atípico, que será con nuevas medidas de precaución y cuidado. 

–Anticipanos cómo será. 

Seré parte de un Bailando en el formato social distance. Por empezar, no habrá público ni tribuna, será grabado en dos estudios (en uno los comediantes, y en otro, los bailarines). Durante las primeras galas, los participantes no nos vamos a tocar: vamos a bailar en espejo. Una vez que salgamos de la cuarentena, se retomará progresivamente el formato original. Y pensando en que lo haré en un contexto histórico como el que estamos viviendo, me siento muy honrada. 

–¿Qué temas tratás especialmente en tus sesiones de terapia online?

–Hablo de lo que estamos sintiendo todos y de cómo manejar las ansiedades con respecto a mis incertidumbres en mi vida y en lo laboral. Este último tiempo ya había tenido un cambio rotundo en mi vivienda y en mi pareja –separada del guionista ganador del Oscar, Nicolás Giacobone desde diciembre pasado– y me pasé el verano sin saber cómo seguía el año. Cuando quise empezar a cerrar propuestas, se vino la pandemia.

Para reconectar consigo misma, Mariana practica "yoga a mi estilo" y ejercicios de entrenamiento que sigue online.

–¿Qué creés que vino a cambiar la pandemia y qué nos propone reflexionar? 

–Creo que es la naturaleza que nos vino a frenar, a recordarnos que no somos prioridad. Y un poco algo que puede ser cliché, pero que nos invita a reconectar y revalorizar lo que importa, los lazos y las cuestiones afectivas y reflexionar como sociedad. Yo lo que creo que nos desespera más es que nuestro actuar justamente se limite a no hacer nada. Y la verdad que todo lo que tenemos que hacer es quedarnos en un sillón engordando. Claro que a todos nos desespera, porque no sabemos si realmente es la solución, si evitamos una gran catástrofe o sólo aplazamos los contagios. 

–Contame cómo es la rutina de higiene tras pasear a Larry. ¿Muy estresante? 

–El tema higiene de Larry mucho no me preocupa porque hace nueve años que lo tengo y siempre hago lo mismo. Cuando entro le lavo las patitas, porque duerme siempre en la cama. Ahora sólo lo refuerzo. Salgo con barbijo y guantes y al regresar rocío todo con desinfectante y me lavo con jabón hasta los codos. Me parece muy importante no entrar en la demencia de pensar si el tomate que compraste lo manoseó alguien con el virus. Creo que si entramos en esa obsesión extrema, la gente se va a cansar. 

Las postales más repetidas en su cuarentena: amor con su perro Larry, a quien define "como un hijo".

–¿Cómo percibís y te afecta la falta de contacto? 

–Esto definitivamente cambia el paradigma de las relaciones humanas. Extraño abrazarme con amigos, tomar una cerveza a las cuatro de la mañana en la vereda o chaparme a un desconocido en un bar. Me asusta mucho que en un futuro cercano nos acerquemos con miedo. 

–¿Extrañás a alguien en particular en cuarentena? 

–No. Es la primera vez que lo cuento pero estoy compartiendo cuarentena con Nico, con quien nunca me peleé ni dejé de tener diálogo. Por ahora nuestro pacto fue vivir juntos y tener la rutina de toda la vida sin plantearnos nada con respecto a la pareja. Después nos plantearemos cómo seguir. Hoy sólo decidimos acompañarnos y la verdad que ayuda bastante. 

–¿Cómo fue el reencuentro con Nico y cómo decidieron dar este paso? 

–Nos veíamos todos los días por Larry, a quien teníamos mitad de la semana cada uno. Antes de que se desate la cuarentena obligatoria charlamos un montón y nos pareció bueno compartir esto juntos. Por un lado, uno de los dos debía quedarse solo con el perro y el otro iba a extrañarlo. Lo cierto es que siempre nos une Larry, que es un hijo para nosotros. Por ahora estamos bien, convivimos en un departamento grande y cada uno tiene su espacio. Este tiempo me enseñó que todo es un ‘vamos viendo’. 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig