Las 10 playas poco conocidas y más hermosas de Europa – GENTE Online
 

Las 10 playas poco conocidas y más hermosas de Europa

Alejadas de la multitud, estas playas ofrecen distintas alternativas por sobre las tradicionales y más populares. 
Actualidad
Actualidad

Cada punto, cada ciudad de Europa, tiene su belleza. La gran variedad de opciones para los turistas que año a año viajan en busca de nuevas aventuras hace que las novedades vayan apareciendo constantemente. Si nos referimos al verano, existen una gran cantidad de variantes de playas poco exploradas sobre el mediterráneo.

En este contexto, la revista Travel + Leisure confeccionó una lista con las 10 playas secretas más hermosas del mundo. Destinos que valen la pena ser visitados para ser explorados. Según la publicación, existe desde lugares con arena gruesa, pequeñas bahías, acantilados y hasta costas de islas desiertas.

1 San Giovanni di Sinis, Cerdeña, Italia

La espectacular costa de Cerdeña (Fotos: Shutterstock)

Estas playas son famosas por su arena azucarada. Las recomendaciones, ya que el lugar cuenta con playas maravillosas, es buscar la manera para llegar a las menos obvias. Los especialistas recomiendan salir de la zona norte e ir para la costa oeste, rodeada de dunas. Queda a media hora de Oristano.

2 Praia da Ilha de Tavira, Algarve, Portugal

Es un banco de arena con forma de duna (Fotos: Shutterstock)

Algarve es una de las regiones costeras más requeridas de Europa, pero casi nadie visita la región en la que se encuentra este sitio. La costa del lejano oeste se encuentra cerca de la frontera española. Algunos sostienen que es una isla, otros prefieren decir que es apenas un banco de arena con forma de duna que flota frente a la costa Tavira.

3 Sa Riera, Costa Brava, España

Sa Riera alberga a pescadores (Fotos: Shutterstock)

Sa Riera funciona como un pequeño pueblo de pescadores y una playa sensacional. Es conocida por los lugareños por sus cuevas, restos antiguos y náufragos. Quienes se acerquen al lugar de Aiguablava nadarán sobre un fondo marino lleno de ánforas romanas.

4 Psili Ammos, Patmos, Grecia

Se encuentra en el extremo suroeste de Patmos (Fotos: Shutterstock)

Se encuentra en el extremo suroeste de Patmos, la isla sagrada del Docecaneso donde, según el mito, San Juan se escondió en una de sus cuevas para escribir el libro del Apocalipsis. Tiene aguas poco profundas, como una pileta gigante, y es especial para un buen chapuzón.

5 Argéles-sur-Mer, Languedoc, Francia  

Está ubicada en la frontera con España (Fotos: Shutterstock)

Está enclavada entre las montañas del Mediterráneo, en la frontera con España. “Tiene casi cuatro millas de arenas finas que harán que quieras enterrarte hasta los tobillos. Es el típico lugar en el que tiraras la reposera en la arena para descansar”, dicen los especialistas.

6 Latchi, Polis, Chipre

Se encuentra en el extremo noroeste virgen de Chipre (Fotos: Shutterstock)

Se encuentra en el extremo noroeste virgen de Chipre. El agua no se calienta mucho y es como darse un baño tibio, incluso en octubre o abril. En el lugar hay un puerto deportivo en el que se puede ir a comer halloumi, chuletas de cordero y salchichas sheftalia, flameadas sobre la parrilla de carbón sobre la arena.

7 Cala Saladeta, Ibiza, España

A este pequeño lugar suelen llegar en embarcaciones pequeñas (Fotos: Shutterstock)

Se encuentra sobre la costa oeste de la Isla Blanca. Es una pequeña bahía rodeada de espesos matorrales. Ideal para ir en barco, amarrarlo y tomar sol. Pegado hay otra bahía con un sendero de arena y árboles ideal para recorrer y descansar. Lo que se destaca como una de sus únicas contras es que es un lugar muy pequeño, por lo que enseguida se llena de gente.

8 Sveti Jakov, Dubrovnik, Croacia

A casi dos kilómetros al sur de la ciudad de Dubrovnik existe esta playa que es conocida por su tranquilidad. Se llega luego de una pequeña caminata y de bajar una escalera por los acantilados. Los especialistas rescatan que hay un pequeño restaurante para comer algo o refrescarte luego del sacrificio para llegar.

9 Aretes, Halkidiki, Grecia

Aretes en uno de los tres largos “dedos” de Halkidiki que se extienden sobre el mar Egeo. Se destaca como una de las opciones más relajadas y tranquilas.

10 Limeuil, Dordoña, Francia

A dos horas y media de Burdeos, los ríos Dordoña y Vézère convergen en Limeuil, una ciudad medieval. Si bien no es mar, dicen que vale la pena. Refrescarse en el rio y mirar los acantilados de piedra caliza son la gran atracción.  

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig