La historia secreta del palco de Maradona en La Bombonera: un negocio millonario que divide a los hijos del Diez – GENTE Online
 

La historia secreta del palco de Maradona en La Bombonera: un negocio millonario que divide a los hijos del Diez

Diego y Dalma Maradona en el Palco de La Bombonera celebrando
Mario Baudry, pareja de Verónica Ojeda y representante  legal de Dieguito Fernando, envió una carta documento al club y al abogado de Dalma y Gianinna Maradona para que se evite todo tipo de comercialización dentro del palco central de la cancha de Boca.
Actualidad
Actualidad

El palco central de la cancha de La Bombonera, donde miles de veces vimos Diego Armando Maradona gritar los goles de Boca Juniors, celebrar campeonatos revoleando la camiseta, donde Diego lloró derrotas, aplaudió al equipo y también a los rivales, y estuvo muchas veces acompañado por su familia Claudia Villafañe, Dalma Maradona, Gianinna Maradona, hermanos, cuñados y sobrinos, Guillermo Coppola, Omar Suárez, entre otros, hoy a un año de su muerte es la nueva chispa que encendió la llama de la guerra entre los herederos del Diez.

Es que la última vez que Diego Armando Maradona pisó el verde césped del estadio Alberto J. Armando del club de la ribera porteña, fue cuando dirigía a Gimnasia y Esgrima de La Plata. Aquel día, arriba, en el palco, estaba Dalma desde temprano. Abajo, caminando con Dieguito en brazos porque no la dejaron pasaron con el auto, montada en ira, estaba Verónica Ojeda.

Desde el entorno de Ojeda, saben que el palco de La Bombonera es "manejado" por Dalma y Gianinna, con la presencia viva de Diego. Ahora que Diego no está, aparece una nueva batalla legal y quién puede utilizar las instalaciones del privilegiado sector de la cancha que Maradona tendrá por siempre. Por eso, ya enviaron cartas documentos al respecto para que no exista un usufructo del lugar. Todo negocio, todo por plata.

La historia secreta de amenazas de Macri y el deseo de Maradona de quedarse con el palco

“Lo voy a rematar”. La frase que cerraba todo margen a lo que hasta entonces suponía ser una negociación fue de Mauricio Macri, quien había asumido cuatro meses antes como presidente de Boca Juniors, el 13 de diciembre de 1995. Frente suyo, dos próceres del club xeneize: Diego Armando Maradona y su manager y amigo, Guillermo Coppola.

La trastienda tenía que ver con la remodelación de La Bombonera y la pérdida de un histórico privilegio: el palco 17 sur ubicado en el centro del estadio que era el segundo hogar del entonces “10” de Boca -jugó allí desde 1995 hasta 1997, cuando se retiró del fútbol- y su representante. “Mauricio, no podemos perder ese lugar”, le suplicaron ambos, pero la decisión fue tomada con mano de hierro, sin marcha atrás: “Lo voy a rematar. La única alternativa que les queda es participar de la subasta”.

En una situación económica que ya avizoraba la crisis que viviría Maradona a fines de la década, tanto Diego como Guillermo sabían que no tendrían ninguna chance. Casi como un consuelo, Macri les dijo que en caso de no haber ninguna oferta, el palco volvería a sus manos. Era una en un millón, pero al menos quedaba esa última jugada.

El 1 de mayo de 1996, el expresidente argentino vistió el traje de martillero para llevar adelante la subasta de los nuevos palcos comunes y VIPs así como de las plateas preferenciales que inaugurarían a mediados de ese año. La cita fue en la confitería del club. Sentados en una mesa del fondo, estaban Maradona y Coppola, expectantes porque no hubiera oferta por el palco 1 sur, el más codiciado.

Maradona y Coppola perdieron el palco por 305 mil dólares pero se lo "regalaron"

El remate inauguró con una oferta base de 300 mil pesos convertibles a dólares. Silencio en la sala. Coppola no perdía la ilusión. Se respiraba tensión. “¡305 mil!”, grita un desconocido hasta entonces. “305 mil a la una, 305 mil a las dos, 305 mil a las tres. ¡Vendido al señor!”, anuncia Mauricio.

La ilusión había terminado. De reyes a mendigos, el capitán del equipo y Guillote se llevan la mano a la cabeza en un gesto de decepción, hasta que un anónimo se les acercó: “Muchachos, el palco es de ustedes”. Oldemar Barreiro Laborda era el dueño de Lo Jack, la empresa de rastreo satelital de vehículos, y vio en la inversión del palco la oportunidad de formar una sociedad publicitaria con su ídolo.

Condenado en 2019 a ocho años de prisión como miembro de una asociación ilícita en la causa conocida como “mafia de los contenedores”, por entonces “Cuqui” gozaba de un prontuario más benévolo. A cambio de la cesión del privilegiada ubicación por 10 años, el empresario negoció con Coppola que Maradona usara la mítica gorra y colgara una bandera del palco con la marca Lo Jack.

Además, “Guillote” sumó a Claudio Paul Caniggia y exigió una yapa: el famoso Scania azul como parte de pago con el que Diego iba a los entrenamientos. Como si fuera poco, Macri reconoció a Coppola otorgándole los asientos 1 y 2 de la platea preferencial que ocupa hasta hoy.

Pero, ¿qué sucedió al cumplirse el período de 10 años pactado? Oldemar perdió tanto el palco como la honestidad, y la posesión volvió a Boca. Como un gesto al ídolo ya retirado del fútbol profesional, Boca le cedió vitalicia y gratuitamente el palco a Diego. Por entonces, Maradona sería eterno y nadie se preocupó por la letra chica.

Frente a su muerte, aparecieron interrogantes entre sus herederos y también entre la dirigencia del club. ¿Es heredable el palco o la posesión se extingue con la muerte del “10”?

Acusan a Dalma y Gianinna Maradona de adueñarse del palco

Según fuentes consultadas por las más altas esferas del club, el palco no forma parte de la sucesión más controvertida de los últimos tiempos. De hecho, aún no se constató si existe un acta de cesión o si por tratarse de Maradona apenas hubo un acuerdo de palabra. Mientras tanto, corre fuego cruzado en el universo Maradona.

Desde el entorno del exapoderado del ídolo, Matías Morla, acusan a Dalma y a Gianinna de monopolizar el acceso al palco, siendo ellas las poseedoras de los carnets y llaves de acceso a la privilegiada ubicación que se encuentra intacta, como cuando el ídolo aún vivía. Incluso más, sospechan que podrían hacer un millonario negocio, teniendo en cuenta que el acceso a los palcos comunes se cobra 100 mil pesos por persona, con una capacidad mínima de 4 según el protocolo vigente. Sin duda, el valor de ver un partido desde el palco que perteneció al “10” podría cuanto menos duplicar esa cifra.

La carta documento que le llegó Dalma y Gianinna Maradona para que no hagan negocios con el palco

En el seno familiar, el abogado del hijo menor de Maradona, Dieguito Fernando, Mario Baudry, analiza realizar una presentación judicial para determinar quién es el administrador del palco y si existe documentación que así lo acredite. El detonante fue el homenaje que se hizo en La Bombonera el 30 de octubre a propósito del día del cumpleaños de Diego cuando Boca jugó contra Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Lo que molestó a la madre de Dieguito, Verónica Ojeda, es que no le dieran estacionamiento a su hijo y lo obligaran a caminar ocho cuadras y que tanto él como Jana no tuvieran acceso al palco. “Le estoy mandando carta documento a Boca para que aclare lo del palco y a (Sebastián) Baglietto (administrador de la sucesión y abogado de Dalma y Gianinna) para que rinda cuentas del palco como administrador, y que se abstenga de hacer negocios en nombre de los herederos porque no es un representante comercial”, le dijo Baudry a GENTE.

Mantener el palco cuesta 10 millones de pesos por año

Desde las altas esferas de Boca, ya dieron la orden de buscar el acta de cesión a Maradona. La voluntad es que el palco quedé en manos de sus herederos legítimos, sin que ninguno de ellos tenga el más mínimo privilegio. Un borrón y cuenta nueva que afectará el monopolio hasta ahora ejercido por Dalma y Gianinna.

El gasto anual que tiene el palco de Boca Juniors para la familia de Diego Armando Maradona ronda $10.000.000 más IVA entre expensas y renovación de butacas. Según confiaron a GENTE, el club y la familia -Dalma y Gianinna- recibieron ofertas millnarias de inversores locales y extranjeros para quedarse con el bendito palco del Estadio Alberto J. Armando.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig