La dura y resiliente historia de Enri Plantey: quedó parapléjico a los 11 años y hoy representa a Argentina en todo el mundo – GENTE Online
 

La dura y resiliente historia de Enri Plantey: quedó parapléjico a los 11 años y hoy representa a Argentina en todo el mundo

Enri Plantey, atleta paralímpico de esquí adaptado
Con garra y optimismo supo hacer de la adversidad su fortaleza: llegó a dos Juegos Paralímpicos y disfruta representando al país en los torneos de esquí más importantes del mundo. "En los 35 años que llevo en una silla de ruedas, no sufrí la discapacidad en ningún momento", destacó en una entrevista con GENTE.
Actualidad
Actualidad

Enrique Plantey se encuentra en Suiza, representando al país en la 'Copa del Mundo de St. Moritz', en un complejo turístico alpino exclusivo situado en el valle suizo de la Engadina. Esta competencia es solo el calentamiento de lo que se le viene el 2022 en los decimotercero Juegos Paralímpicos de Invierno que se llevarán a cabo en Pekín.

Sin embargo, detrás de este atleta y referente del esquí adaptado en Argentina, hay una historia de vida resiliente, cargada de mucho sacrificio y esfuerzo que le permitió a este atleta de 39 años conseguir todo lo que se propusiera sin importar las adversidades. En este marco, Enri le abrió las puertas de su casa a GENTE para contar su historia en primera persona, y demostrarle a todas aquellas personas que atraviesan por una situación similar que "va a poder hacer las mismas cosas que los demás. Que siga adelante y que no es tan grave como lo cuentan".

Enrique 'Enri' Plantey es un atleta paralímpico de 39 años de edad. Este neuquino, optimista e independiente desde muy chico como se percibe y lo perciben, hace 18 años que encontró su pasión en el esquí adaptado, deporte que logró completarlo y que le permitió recorrer el mundo representando a la Argentina.

Van a ser casi dos décadas desde que Enri Plantey incursionó en el mundo del esquí adaptado. En su último Paralímpico de Invierno el atleta logró posicionarse en el puesto número 11, sin embargo, este 2022, Enri tendrá su revancha y buscará llegar a "formar parte del Top 10" de los Juegos Paralímpicos de Beijing.

Historia de vida de Enrique Plantey

Enrique Plantey era un niño de apenas 11 años cuando su vida tuvo un giro inesperado. Un día, en uno de aquellos viajes que solía hacer con su padre y sus hermanos, 'Enri' se encontraba en viaje con su hermano menor, Nicolás (10) y su papá Alberto (45), iban de Neuquén capital al norte de la provincia, cuando se encontraron con unos amigos en la ruta y frenaron en la banquina para conversar. Sin embargo, por asares de la vida, esa tarde, a otra persona se le levantaba el capó y en un trágico accidente cambió para siempre la vida de este niño de 11 años.

"Estábamos charlando con unos amigos de la familia, cuando pasó una camioneta a la que se le levantó el capó y perdió la visibilidad, lo que terminó haciendo que nos pise", relató el atleta de esquí adaptado en una cálida entrevista con GENTE, desde las inmediaciones de su hogar en el tradicional barrio de Recoleta.

En ese marco, el fatídico accidente dejó a Plantey parapléjico y se cobró la vida de su padre y su hermano de diez años. "Tengo flashes de ese momento, recuerdo haberme levantado a la semana de la terapia intensiva, tenia a mi mamá y a mis hermanos al lado, y es cuando confirmó todo lo que venía sospechando, lo de mi papá y hermano, y que no iba a poder caminar", comentó Enri.

Sin embargo, el atleta también destaca cómo sobrellevó la situación y la actitud que tomó respecto a la adversidad: "Cuando te toca vivirlo, no tenemos mucha más alternativa que salir adelante. Agradezco a mi vieja (Luri Rueda), mi familia y mi entorno que me acompañó. Se pusieron la diez y lo hicieron muy llevadero y natural salir adelante".

Y reflexionó sobre su proceso de adaptación: "Fue un paso a paso, no es tan difícil como se cree. Obviamente, se cambian los objetivos, el objetivo es volver a la vida diaria, desde comprar en el almacén, a jugar con tus amigos o aprender a manejar la silla de rueda", indicó con serenidad.

Transición a una nueva etapa

Respecto a cómo fue su proceso de adaptación con la silla de ruedas, Plantey expresó que nunca sintió prejuicio, ni rechazo a la silla de rueda, ni con la condición de discapacidad que tenía. "En los 35 años que llevo en una silla de ruedas, no sufrí la discapacidad en ningún momento", enfatizó.

El atleta paralímpico hace especial hincapié en que su condición nunca le impidió hacer cosas que él quería. "No soy un negador, se que hay cosas que no puedo hacer, como caminar, pero se que puedo hacer mil millones de cosas más, que las hago y las disfruto. Hago todo lo que quiero y creo que por eso nunca tuve rabia, ni estuve peleado con la silla de ruedas", reconoció con honestidad.

Asimismo, Enri manifiesta que no siente que le haya faltado hacer algo en consecuencia a la discapacidad. En ese sentido, señala que le hubiese gustado terminar la carrera de abogacía o aprender a tocar la guitarra, pero nada que haya impedido la discapacidad. "No se trata de ser optimista, sino de ver la realidad", destacó resiliente.

Él neuquino de 39 años confesó que uno de sus principales objetivo de vida a corto, mediano y largo plazo es poder demostrar y visibilizar que no hay nada que pueda limitar a una persona, que la vida se la debe vivir con optimismo y garra, siguiendo los instintos. Especialmente aquellas personas que tienen alguna discapacidad y que por el entorno o la falta de información "viven una vida muy limitada o estancada".

"El accidente me dejo una enseñanza. Que hay cosas peores en la vida que quedarse en silla de ruedas, y es darte cuenta de que todo lo que te pasó no es grave, es moverte distinto. Mirar la silla de ruedas como un medio de transporte", expresó con optimismo el deportista.

Enri "siempre" fue un nene muy inquieto. "Hacía mucho deporte, tenía mucha vida de club, jugaba al rugby, y en el colegio formaba parte del equipo de futbol", indicó sobre las actividades que solía realizar previo al accidente, y dejó en claro que eso no cambió después del accidente, que le costó, sí, pero no lo frenó.

En ese marco, cuando Plantey empezó a manejarse con su silla de ruedas confesó que "le costó" encontrar un deporte que le guste. Esto a su vez, por la falta de información que había en aquel entonces en el 95. "No había mucha información como ahora, no había internet, y hasta la discapacidad se vivía de otra manera respecto a estos años", analizó.

Y señaló: "La mirada cambió muchísimo hacia las personas con discapacidad, respecto del 95 . Antes la persona con discapacidad no se animaba a salir tanto a la calle", indicó el hombre que solía andar a caballo y jugar en los potreros con sus amigos cuando era chico.

Cómo llega el esquí a su vida

Plantey contó que las opciones deportivas eran limitadas, pero más que nada por falta de información. Los profesionales solo solían aconsejar deportes como: el basquet, Pimpón o natación. Sin embargo, agradece a su provincia haber tenido las montañas cercas y a sus amigos que lo llevaron de viaje en una oportunidad y pudo conocer el esquí adaptado.

"No tenia idea de que se podía esquiar estando en silla de ruedas. Este deporte no lo practicaba antes del accidente, no venía de una familia esquiadora", le confesó a GENTE. En esa línea, Plantey se fue perfeccionando en San Martin de los Andes hasta que su madre le compró su primer "monoesquí", con el que luego empezaría a competir.

"Durante varios años fui a San Martin para perfeccionarme, y en algún momento surgió la posibilidad de hacer un 'work and travel' a Colorado, Estados Unidos. Lugar donde pude ver más gente en mi condición, ver competencias, gente que corría paralímpico, entre otros deportes. Fue ahí donde se me entra el bichito a los 21 años para arrancar con el esquí de manera pro", relató el atleta de esquí adaptado.

Su etapa como atleta paralímpico

Respecto a las marcas y sponsors, Enrique señala que al igual que todos los deportes "es complicado desde el principio", y recuerda como la marca O`Neill fue la que lo acompañó desde el sus inicios hasta la fecha. Sin embargo, con el pasar de los años Enri ha representado al país en los torneos más importantes del mundo, como los Juegos Paralímpicos de Sochi 2014 o Copas Mundiales en Europa, que le han dado peso a su carrera profesional en el esquí adaptado y hoy es acompañado por marcas como: KIA Argentina, el ENAR, Corona Argentina, Öhlins Argentina y la provincia de Neuquén.

Asimismo, Plantey recordó su inicio como atleta profesional, en cómo la provincia de Neuquén le financió un mejor monoesquí, un equipo de esquí japonés valuado en unos seis mil dólares. Además, el deportista también destacó con agradecimiento la oportunidad y el acompañamiento que le dio la provincia neuquina durante su carrera. "Me dio un gran empujón con los gastos para viajar y gracias a ellos pude ir a mis primeros paralímpicos en Sochi 2014 en Rusia", recordó con alegría.

Si bien, Enri señala que siente que está pronto a retirarse y que los Juegos de 2022 podrían ser los últimos en los que participe, lo cierto es que el atleta se ha convertido en una estrella y referente del esquí adaptado en Argentina, dejando en alto el nombre del país alrededor de todo el mundo, por lo que no descarta seguir activo en el mundo del esquí adaptado, pero acompañando a otros soñadores y resilientes que quieran incursionar.

Plantey le confesó a GENTE que si bien la política no es de su interés, si le interesaría poder ocupar un cargo relacionado al deporte o dirigir alguna fundación en la que pueda visibilizar el esquí adaptado, como también, eliminar ciertos tabúes y mitos respecto a las limitaciones que se suelen dar a las personas con discapacidad. De hecho, desde sus redes sociales lo viene haciendo y brindando de información a personas con discapacidad, familiares o al entorno, a quienes califica de "esencial" para la superación y desarrollar una vida completamente normal a la de cualquier persona sin discapacidad.

"Siempre se le habla a la persona con discapacidad, pero muchas veces hay que hablarle al entorno, que es quien acompaña y que puede limitar mucho a una persona con discapacidad. La sobreprotección y el mundo que se crea alrededor de la discapacidad por cuidarnos es un limitante", remarca Enrique, a quien la gusta sentirse independiente y capaz.

PH: Fabián Uset

Realizador: GuidoPuterman

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig