Carlos Reutemann y su vida familiar: cómo se llevaba con sus parejas e hijas – GENTE Online
 

Carlos Reutemann y su vida familiar: cómo se llevaba con sus parejas e hijas

El piloto que llegó a ser parte de la Fórmula 1 y que también se desempeñó en la política como senador por la provincia de Santa Fe fue protagonista de algunas polémicas con su círculo familiar. 
Actualidad
Actualidad

Carlos Alberto Reutemann falleció este miércoles a los 79 años. Su deceso fue confirmado por su hija Cora esta mañana en las redes sociales. El piloto de automovilismo y político llegó a ser parte de la Fórmula 1 desde 1972 hasta 1982, donde compitió para los equipos Brabham, Ferrari, Lotus y Williams.

María Noemí Claudia Bobbio

Lole, de 14 años, y Mimicha, de 10, se conocieron cuando él todavía no estaba involucrado con el automovilismo. En ese momento, solamente contaba con un rastrojero y muchos sueños por cumplir. Recién pudo competir a los 23, luego de algunas carreras callejeras en Santa Fe, Américo y Carlos Grossi decidieron probarlo en las sierras de Córdoba. Al año siguiente, se subió a su primer auto de Fórmula donde comenzaría su camino hasta llegar a la F1 en 1972 como piloto de Brabham.

Si bien su costado profesional creció rápidamente, no sucedió lo mismo en su relación con Bobbio. Entre idas y vueltas, la pareja tardó un poco más de un años en oficializar su vínculo. En el libro "Ser o no ser Biografía deportiva, sentimental y política de Carlos Alberto Reutemann", escrito por el periodista Gabriel Pandolfo, ella relata que fue la perseverancia de Lole lo que la terminó convencido para aceptar ser su novia. El 18 de mayo de 1968 tuvieron su soñada boda luego de un año y ocho meses de novios.

Cora y Mariana fueron las hijas que tuvieron fruto de su romance que se mantuvo por 11 años. La ruptura de la pareja llegó, entre otros motivos, porque no se llevaban bien. "Agua y aceite. Yo soy alegre, divertida, desordenada, optimista, imaginativa, locuaz. Carlos es callado, tímido, introvertido, analítico, ordenado, reconcentrado. Carlos es un obsesivo por lo suyo. Yo me levanto cantando y él se levanta pensando", contó ella años atrás en una entrevista.

En los primeros años de matrimonio, ella se instaló en Londres para criar a su hija Cora mientras él seguía con su carrera. Años más tarde, no tuvo otra opción que acompañarlo en los Grandes Premios ante su eminente éxito. En 1977, cuando Reutemann ya se encontra en Ferrari, se mudaron a Cap Ferrat, el pueblo francés a ocho kilómetros de Mónaco donde se estableció toda la familia mientras él era piloto de F1.

Lole y Mimicha en sus primeros años en pareja.

Sin embargo, la crisis llegó en 1982 cuando él decidió abandonar la Fórmula 1 y las cosas con Mimicha no venían bien. En su regreso a Santa Fe, ella tuvo un brote psicótico por el que estuvo casi dos meses internada. Luego de recibir el alta, se separaron y al poco tiempo ella decidió regresar a Europa con sus hijas para radicarse definitivamente en Cap Ferrat.

El divorcio llevó varios años ya que la distribución de bienes fue compleja. Recién en 2006 finalizó el trámite que los dio por separados. Más allá de la cuestión legal, con los años lograron recomponer su vínculo y llevarse bien por sus hijas. En 2002, Lole Mimicha se mostraron juntos de nuevo ante el público durante la boda de su hija Cora con Patrizio di Guevara Fabri en Cap Ferrat. "Estoy muy feliz. Estoy con Carlos Alberto, con mis hijas, con los muy poquitos amigos que pudieron venir de la Argentina por la situación económica, que es tristísima", declaró la mujer en ese momento en un reportaje con GENTE.

Aunque, no todo fue color de rosa ya que en 2007 salió publicado "Peticotas", el libro de Bobbio donde brindó detalles de su noche de bodas. “Como si todo hubiese sido un sueño, tenía el deseo de volver a los brazos de mi madre y que me esperase ansiosa. Pasamos la noche en Rosario. No teníamos reserva, ya que el plan era seguir derecho a Buenos Aires. Nos dieron un cuarto que daba a la cocina por el olor y el ruido de cubiertos por la mañana temprano. ¡Lo que es ser una niña agrandada, pero niña al fin! ¡Me la pasé gran parte de la noche llorando en el baño! Aunque no lo crean, el padre de mis hijas tuvo que esperar quince días para convertirme en señora", relató.

Postales familiares de Lole y Mimicha.

Verónica Ghio

Fue su asistente personal durante los años que él ejerció como senador en el Congreso, pero la relación profesional se terminó convirtiendo en amor. Ambos se conocieron en 2002 por un amigo en común y dos años después se fueron a vivir juntos al Barrio Guadalupe de Santa Fe.

En 2006 pasaron por el altar y luego realizaron una ceremonia súper íntima. Posteriormente dividieron sus días entre su casona y el campo “Los Aromos” de Llambi Campbell. Sin embargo, la pareja cobró notoriedad en los medios cuando en 2010 ella fue designada como su asesora en el Congreso. La joven, que estudió Comercio Exterior y trabajó en el área de Seguros cuando conoció a su pareja, llegó a ser su secretaria privada en la última etapa de su gobierno provincial en Santa Fe.

Junto a Verónica Ghio.

Cora y Mariana

Cora Reutemann es fotógrafa y se dedicó a viajar por el mundo hasta que terminó estableciendose en Argentina junto a su pareja, Fernando Diez. Fruto de su relación nació Santiago Bautista. Anteriormente, había estado casada con el italiano Patrizio Di Guevara Fabbri, pero no funcionó la relación.

Por su parte, Mariana, la hija menor, se define como una "apasionada de la política internacional" pero no se le conoce profesión. También vivió con su madre por muchos años en Francia, país donde aprendió varios idiomas. Una de sus pocas apariciones públicas fue en Italia donde corrió las Mil Millas invitada por Ferrari, escudería que su padre representó en 1977.

Al igual que su padre, ambas compartieron la pasión por el automovilismo ya que en más de una ocasión lo acompañaron en sus carreras.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig