La anécdota vintage: Alan Moreno, un ex participante del reality Perdidos en la tribu, habló sobre su experiencia en el programa – GENTE Online
 

La anécdota vintage: Alan Moreno, un ex participante del reality Perdidos en la tribu, habló sobre su experiencia en el programa

El joven recordó cuando tuvo que convivir con una tribu de Etiopía y su relato se volvió viral en redes sociales.

Era el año 2012 y Telefe comenzó a trasmitir un programa que rápidamente se convirtió en el favorito de su público. Estamos hablando de Perdidos en la Tribu, el reality donde tres familias eran enviadas a distintas partes del mundo y si lograban aguantar el tiempo requerido, se ganaban el premio de 300 mil pesos.

Una de las familias que participó fue los Moreno, constituía por el matrimonio y sus cuatrillizos: Alan, Lucas, Nicole y Aldana. Ellos decidieron arriesgarse a esta loca experiencia, donde desconocían el lugar y la tribu que les tocaba. Cuando llegaron a Ezeiza se enteraron que su destino era Etiopía, para convivir con la tribu Hamer.

Han pasado 10 años desde que esta aventura comenzó para la familia Moreno. Pero hace unos días, su historia se volvió viral en Twitter. Alan, uno de los cuatrillizos, decidió que por el décimo aniversario de su participación iba a contar todo lo que vivieron durante el reality. Mediante un hilo de tweets, el joven reveló algunas experiencias más difíciles que tuvieron que enfrentar.

"Llegamos a Ezeiza sin saber el destino. Valijas en mano, casi listos para subir al avión, me tocó elegir entre 3 sobres que contenían al azar 3 países. “ETIOPÍA”. Conviviríamos un mes con una tribu de África", fue uno de los primeros datos que contó y añadió que su primera noche fue la más complicada. “Miedo es poco. Imagínense estar a la intemperie en un terreno desconocido (en la otra punta del mundo) y con varios animalitos dando vueltas”, relató. Además, dijo que los hombre dormían afuera para proteger a las mujeres de cualquier ataque animal.

Pasó la primera semana de la familia en Etiopía y las cosas se ponían cada vez más densas. "Comíamos muy poco y teníamos el agua justa. Después de una semana empecé a soñar con comida”, relataba Alan. Por otro lado, contó dos rituales muy peligrosos que los hombres de ese lugar debían realizar. El primero era el ritual de la matanza de la cabra: "Los hombres tenían que matarla, carnearla y cocinarla; y además beber la sangre del animal como parte del rito. Por la voracidad con la que comimos, dos de mis hermanos se descompusieron. Lucas convulsionando, Nicole desmayada con la cara lastimada por la caída”.

El segundo ritual fue el que llamaban el salto del toro: "Es el evento del año. Los hombres adolescentes deben saltar desnudos sobre el lomo de 30 toros agolpados, pasando de un lado al otro varias veces. Con ello consiguen el paso a la adultez. Teníamos 17 años, debíamos hacerlo”, explicó a sus seguidores de Twitter.

Otro de los aspectos que hizo famosa a la familia fue el romance que comenzó entre una de las cuatrillizas, Nicole y uno de los jóvenes de la tribu, Shada. “Nada estaba armado. Nada de lo que se vio en la tele estuvo programado. Ni la relación, ni los enojos ni los llantos”, aclaró Alan sobre el romance de su hermana.

Luego de cumplir con las semanas que tenía que vivir en Etiopía, la familia pudo ganar el premio de 300mil pesos, pero lo que más ganaron fue la excelente relación que quedó con los Hamer. Aunque tuvieron un inicio difícil, los Moreno pudieron ser considerados miembro de la tribu y forjaron amistad con las personas del lugar. “Nos regalaron una pulsera de bronce típica de ellos (al día de hoy la llevamos puesta). Nos abrazamos ahora entre todos. Éramos una familia”, concluyó Alan.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig