Ahora leyendo
La angustia de Miguel Romano: le robaron dos días seguidos en su local de Palermo. “¡Se llevaron muchas pelucas de Susana!”

La angustia de Miguel Romano: le robaron dos días seguidos en su local de Palermo. “¡Se llevaron muchas pelucas de Susana!”

Redacción Gente

El estilista de la diva contó que esta semana, la misma en que las peluquerías comenzaron a atender con los protocolos de protección contra el coronavirus, le entraron dos veces a la suya, “rompiendo los vitraux de cuarenta años”.

Una de las ventanas rotas, junto a la gigantografía de Susana. Se llevaron otra foto de la diva.

“No viene pasando sólo en la Argentina… ¡Está sucediendo en todo el mundo”, dijo apesadumbrado, “por el robo y por las roturas que hicieron en mi negocio, para consumarlo”, agregó Miguel Romano (84), el peluquero de Susana Giménez, a cuyo local de Anasagasti 2061, a media cuadra del Alto Palermo, esta semana ingresaron para cometer el hecho.

El vitral de cuatro décadas “irrecuperable”, según palabras de Romano.

“Nunca antes habían entrado ladrones este lugar”, contó sobre su sede actual. “Sí a mis anteriores, las de Cerrito y Santa Fe, pero no acá: éste es un lugar muy seguro”, deslizó. Sin embargo el hecho ocurrió, ¡y dos veces en pocas horas!: el lunes y el martes. “Claro, habían detectado con un palo dónde se encontraba la alarma, y que si pasaban por un costado, no sonaba. Entonces, volvieron”, detalló Romano.

Los rastros que los ladrones dejaron tras su paso.

Entre los objetos que le robaron “había muchas pelucas de Susana. Incluso la que usó en La mujer del año y en varios sketchs de su programa”, apuntó. “No podría hablar de un número de dinero que perdí. Porque también se llevaron muchas otras pelucas de distintos colores y calidad, su valor tiene que con si están hechas a mano o no… Sí, lamento horrores que me rompieran unos vitraux de las ventanas, que se hicieron hace cuarenta años y son irrecuperables”, manifestó.

Puede interesarte

El frente de la peluquería de Miguel, a metros de la avenida Santa Fe y el Alto Palermo.

Mientras Miguel prometió que “ahora vamos a poner rejas en la puerta”, la misma semana en que las peluquerías reabrieron sus puertas para volver a atender en medio de la pandemia del Covid-19, cerró reflexionando: “Así no se puede vivir. Ni salir a cenar tranquilo podés. Está muy difícil todo, hay que cuidarse”.

MIguel Romano y Susana Giménez.
Ir Arriba