Síndrome Urémico Hemolítico: qué es y cuáles son los síntomas que presentan los niños, principales afectados – GENTE Online
 

Síndrome Urémico Hemolítico: qué es y cuáles son los síntomas que presentan los niños, principales afectados

Afecta principalmente a niños, ancianos y su sintomatología es precedida por síntomas digestivos que se presentan en la semana previa, tales como diarrea y dolor de panza. 
Actualidad
Actualidad

En el Día Nacional de la lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), enfermedad grave que se caracteriza por causar un daño agudo en los riñones y anemia, genera síntomas como vómitos, irritabilidad e incluso en algunos casos convulsiones.

En ese sentido, siempre requiere internación y puede desencadenar la muerte del paciente.Es por eso que desde la Subsecretaría de Inspección General además de informar sobre el síndrome, también se dan a conocer los cuidados y hábitos a incorporar para poder prevenirla.

El Síndrome Urémico Hemolítico afecta principalmente a niños, ancianos y aquéllos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido. Esta sintomatología es precedida por síntomas digestivos que se presentan en la semana previa, tales como diarrea o diarrea con sangre.

Respecto a la forma de transmisión, se da a través de alimentos y agua contaminados o de persona a persona por el contacto con las manos. También puede transmitirse por el contacto directo con animales y su materia fecal o a través de aguas recreacionales.

Cómo prevenirlo

Para tener un absoluta prevención de este mal, se deben crear hábitos diarios de higiene, tanto en los alimentos y agua que se consume, como en los utensilios y superficies que se emplean al momento de cocinar.

Asimismo, la cocción completa de carnes, el lavado de frutas y verduras previo a su empleo en la cocina, al igual que los utensilios que se emplean para preparar las comidas como los que se utilizan para comer.

Hay que tener especial cuidado con la cocción de la carne

Del mismo modo, el lavado frecuente de manos con abundante agua y jabón, como también el empleo de agua segura tanto para beber como para cocinar y lavar.

Además, se debe mantener separada la carne cruda de los alimentos cocidos o aquellos que estén listos para consumir. Así también, no deben usarse aguas residuales para regar los cultivos, bañarse, ni para dar de beber en el hogar y ni a los animales.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig