El crimen de Tenerife: una nueva hipótesis desvela a los investigadores del caso – GENTE Online
 

El crimen de Tenerife: una nueva hipótesis desvela a los investigadores del caso

Mientras el buque Ángeles Alvariño continúa con la búsqueda de Anna y Tomás Gimeno, nuevos hallazgos en la casa del padre de las niñas abre nuevos interrogantes sobre el destino del asesino.
Actualidad
Actualidad

El triste final de Anna y Olivia, las niñas que fueron secuestradas por su padre en Tenerife y que permanecieron desaparecidas por 50 días hasta que el cuerpo de la mayor, de seis años, fue encontrado en el fondo del océano, dentro de un bolso atado a un ancla.

Desde entonces, un buque busca sin descanso el cuerpo de la menor y de su padre. La única pista que manejan los investigadores, es que la otra bolsa que encontraron atada al ancla pertenecería a la pequeña Anna de 2 años. La hipótesis es que el cuerpo de la niña estaba ahí y fue arrastrado por la corriente. Sin embargo, el paradero de Gimeno es un misterio.

Si bien en un principio se especulaba con el presunto suicidio de Gimeno luego de matar a sus propias hijas, ahora los investigadores analizan otro escenario: una posible huida del padre de las menores tras arrojar el teléfono al mar.

El sonar y el robot del Ángeles Alvariño buscan en un área situada frente a Las Caletillas y Barranco Hondo, siguiendo el rastro que dejó el móvil del padre hasta que perdió definitivamente la conexión ya en la madrugada del 28 de abril.

El ministro del Interior ha asegurado que el buque oceanográfico Ángeles Alvariño continuará la búsqueda unos días más pero que una vez finalice su trabajo, la Guardia Civil dispondrá de soluciones tecnológicas que permitan sustituir al buque en las labores de búsqueda. Desde la Delegación de Gobierno insisten en que no hay fecha para que el buque oceanográfico deje la isla.

Tomas Gimeno, al parecer, tenía un plan trazado, ya que presuntamente arrojó los cuerpos de sus hijas sobre un cementerio de barcos y los investigadores creen que lo hizo precisamente ahí para que nunca las encontraran.

Si se suspende la búsqueda y no aparece el cuerpo de Tomás Gimeno el caso seguirá abierto. "Seguiría abierta la causa hasta tanto pasara el plazo de prescripción", explica José Manuel Niederleyther, abogado de Beatriz Zimmerman.

Más registros en la casa del homicida

Los investigadores han regresado a la casa de Tomás Gimeno. La Guardia Civil buscaría otros fármacos que el padre hubiera podido usar para envenenar a las niñas y matarlas. Se trata del sexto registro en el domicilio del padre. No se han hallado restos de sedantes o calmantes.

El registro forma parte de la reconstrucción que los agentes hacen de las horas anteriores al momento en el que presuntamente Tomás Gimeno acabó en su casa con la vida de sus hijas. La Guardia civil trata de comprobar si las pudo haber intoxicado, un extremo pendiente de confirmar por los resultados definitivos de la autopsia realizada al cadáver de Olivia.

Según el informe preliminar, la causa de su fallecimiento fue un edema pulmonar agudo. La vivienda de Tomás Gimeno ha sido objeto de diferentes registros, en varios de los cuales intervinieron dos perros expertos en la detección de restos biológicos, sin que hallaran pruebas concluyentes.

Después, Tomás Gimeno se habría dirigido a puerto para embarcarse. La Guardia Civil cree que hay más posibilidades de hallar a Tomás que a Anna ya que descartan que el cuerpo de la pequeña llegase a tanta profundidad.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig