Ahora leyendo
La moto de Rafa Villanueva espera para volver a las rutas y los pueblos

La moto de Rafa Villanueva espera para volver a las rutas y los pueblos

Redacción Gente

Conductor de un programa que sintetiza como un producto hecho para la gente pero sobre con ella, Rafael Villanueva, carismático y entrador con la audiencia, prepara su regreso a la televisión en la nueva realidad que nos toca vivir.


No se estresa para nada, al punto que prefiere no usar WhatsApp. Hace 8 años recorre el país con su programa “Súbete a mi moto” y logró meterse en el corazón de las familias uruguayas.

Ni se acuerda la cantidad de kilómetros recorridos en este lapso, pero tiene muy presente cada lugar y cada rostro que se le cruzó en el camino.
Cuando empezó en los medios tenía 25 años, le gustaba pero no podía empezar de cero, necesitaba trabajar.

“Es decir, todo bien con salir al aire en un programa, pero tenía que trabajar. Tené en cuenta que me fui de la casa de mi madre a los 17 años, por lo que el trabajo siempre fue una prioridad en mi vida. Por suerte al tercer año de carrera ya estaba en El Espectador y en Canal 10. Ahí ya me convencí que se podía vivir de los medios. Nunca quise hacerme millonario, ni me hice, pero vivo de lo que me gusta. Una vez que me establecí, empecé a armar un camino en canal 12”.

Allí se sumó a un programa de medianoche que se llamaba Planta baja (producido por Contenidos TV, que derivó en Kubrick Media). Ahí llegó junto a Andrés Rodríguez, productor, y con él hicieron un programa propio que consistía en cubrir eventos en el exterior llamado “Sin atajos” (2006).
Eso derivaría en coberturas especiales sobre los premios Martín Fierro y otros de nivel mundial.

Vendría allí su interés en independizarse.
“Con Andrés sentíamos que éramos una unidad de negocios. Por eso hicimos Nepal Films pensando que era fácil. Se lo planteamos a los chicos de Contenidos, nos fuimos, y el canal fue receptivo a que nosotros pudiéramos ofrecerles algunos programas. De esa usina surgió otro programa de viajes como Tierra a la vista, Telemental y Radiomental en Azul FM que, a la postre, se convirtió en mi última experiencia en radio. Si bien me desvinculé de la productora nunca me fui del 12”.

Hoy se imagina, en su casa de Malvín, como será el nuevo Subete a mi moto en el marco de esta realidad distinta.
“Eso lo traté de pensar y todavía no lo tengo claro. Quizás con la máscara de acrílico, guardando distancia. Es raro, hay que ver cómo la gente lo toma. Sí me imagino más suelto en la playa, onda diciembre/enero donde calculo que será como antes”.

Puede interesarte

Lea la nota completa en nuestra edición impresa

Redacción GENTE URUGUAY
Fotos: Adrián Serrato

Ir Arriba