Zumbadores – GENTE Online
 

Zumbadores

Estamos en los camarines de La Trastienda, un lugar emblemático de Capital Federal, por donde pasan las mejores bandas de la actualidad. Pero ahora la ocasión nos lleva detrás del escenario, un jueves por la tarde, y la sensación es otra. Ambiente distendido y entrevista con Zumbadores, la agrupación que acaba de lanzar El Colibrí, un disco de canciones compactas, seguras y que conforman un trabajo que ellos no dudan en tildar como el mejor que han hecho.

Allí, Alejandro Fassi, vocalista y letrista de la banda, sin embargo, muestra una felicidad cautelosa. Confiado por haber logrado un gran trabajo, sabe que aún les queda mucho por delante.

Aseguran que les bastaron 30 minutos para plasmar el mejor disco de su carrera. ¿En qué radica ese gran entusiasmo?
–Tiene que ver con un muy buen momento interno de la banda. Por primera vez tenemos una canción sonando en las radios, un video a estrenar y la llegada a la gente es mucho más rápida que con nuestros trabajos anteriores. El disco hace un mes que está a la venta y ya recibimos muchos e-mails del público. La estamos pasando muy bien y disfrutamos porque estamos conformes con El Colibrí.

¿Cómo fue trabajar con Sebastián Schachtel en el rol de productor?
–Es un tipo divino, que nos ayudó a encontrar lo mejor de cada canción. Funcionó como el único invitado, brindando su coloratura con los teclados a los temas. Fue lo que tiene que ser un productor, ordenando con una mirada externa lo que a veces uno se pierde por estar muy comprometido. Es el inicio de una relación que va a tener otras etapas seguramente.

¿Qué hace que El Colibrí sea diferente a sus discos anteriores?
Frutilla y Almeja e Hijos de la barbarie tenían un trabajo más experimental. En El Colibrí el protagonista es la canción y todo está más exteriorizado. Después de muchos bocetos, elegimos los diez temas que más nos representaban.

¿Qué fue lo que les hizo pensar en este momento como visagra en su carrera?
–Tuvimos un quiebre cuando nos dimos cuenta de que éramos una banda que no quería estancarse en ningún lugar. Sacamos un primer disco que tuvo cierta repercusión. Luego, nuestro segundo álbum fue en otra dirección. Vimos que lo interesante y sincero era poder mutar sin quebrar la esencia de la banda y tener la libertad para poder investigar, para vivir el viaje creativo y musical. Nos hace muy bien tener un nuevo disco en la calle y que la llegada a la gente sea rápida. No nos había pasado anteriormente. De todas maneras, sentimos que nos queda todo para hacer, hay mucho por delante.

¿Tienen miedo de no cumplir con las grandes expectativas que se generaron?
–No pensamos en eso. A pesar de estar empezando en un montón de cosas, tenemos ocho años de carrera que nos motivan a hacer nuevos discos y a desarrollar una trayectoria. Más allá del éxito o la repercusión, estamos en un camino lleno de circunstancias y listos para “el pase lo que pase”. La vida de la banda en este momento no depende de que pegue o no una canción.

¿Hay cambios desde las letras?
–Yo creo que hay más mutaciones musicales que desde el relato. Aparecen de nuevo personajes que me ayudan a contar una historia, pero las letras siguen una línea de lo anterior. Hay una canción que se llama “Roedor de nuestro corazón”, una de las más viejas, tiene como siete años, pero no desentona con el nuevo material.

El arte de tapa de sus discos anteriores fueron hechos por Rocambole, legendario por las tapas de Los Redonditos de Ricota. ¿Por qué decidieron cambiar por Diego Grinbaum para El Colibrí?
–Teníamos la idea pensada de antemano: queríamos el colibrí en la tapa. Después Daniela Fiorentino, artista plástica y amiga nuestra hizo los dibujos. Este disco venía por otro lado. Probablemente seguiremos trabajando con Rocambole, y como en un punto la relación con él se dio de modo espontáneo, tampoco hubo una razón clara para que no lo hagamos esta vez. Queríamos algo más minimalista, simple y simbólico.

¿Qué prepararon para el 4 de julio en La Trastienda?
–Este show va a funcionar como fecha de partida para seguir haciendo crecer el disco en el interior del país y en el Gran Buenos Aires, ya que hasta fin de año vamos a tocar prácticamente todos los fines de semana. Estamos ensayando a full las nuevas canciones, pero también vamos a interpretar de Frutilla y almeja y de Hijos de la barbarie. Va a haber una puesta especial. Tras seis meses de estar encerrados en el estudio, ¡nos morimos de ganas de tocar!

Más información: Página oficial de Zumbadores.

Alejandro Fassi, voz, Sebastián 'Negro' Gibelli, guitarra y coros, 'Tato' Passet, guitarra, Saúl Firbank, bajo y Hernán 'Fresa' Robic, en batería.

Alejandro Fassi, voz, Sebastián 'Negro' Gibelli, guitarra y coros, 'Tato' Passet, guitarra, Saúl Firbank, bajo y Hernán 'Fresa' Robic, en batería.

La tapa fue pensada por Zumbadores y ejecutada por Diego Grinbaum.

La tapa fue pensada por Zumbadores y ejecutada por Diego Grinbaum.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig