La mejor época de la vida es entre los 30 y 40 años"." /> «Yo soy un entretenedor» – GENTE Online
 

"Yo soy un entretenedor"

Uncategorized
Uncategorized

El cronograma de viajes de Diego Torres es digno de un auténtico ejecutivo
con categoría de "viajero frecuente". Durante el último mes no sólo
completó su serie de quince Luna Park, sino que cantó en México y los Estados
Unidos, además de su escapada a Las Leñas de la semana pasada, con su nuevo
amor, la modelo Débora Bello.

Bronceado por el sol en la nieve, ahora se dispone a pasar un mes entero con
recitales en España, para luego concluir el año con tres meses de gira por
Centro y Sudamérica, presentando en vivo su exitoso álbum Unplugged.

-¿Estás en el punto máximo de tu carrera?

-La gente es un fiel testigo de lo que uno va haciendo a través de los años,
porque este trabajo es público. Perciben el esfuerzo de muchos años, la
evolución y la maduración, porque lógicamente mis últimos trabajos están mejor
elaborados que los primeros. Esta actitud del público me puso en un lugar de
mucha popularidad, donde pude hacer quince Luna Park, cuando hace dos años hice
trece, y la cancha de River el año pasado. Es increíble, porque rompimos el
récord. Coincido con Robbie Williams: yo soy un entretenedor. Siempre digo que
me satisface mucho entretener a la gente, con las canciones, los diálogos y todo
lo que pasa en un concierto.

-Te debe llenar de orgullo ver que todo este éxito post Color esperanza te
encuentre con una larga carrera anterior, y que nadie puede decir que sos un
invento o una moda pasajera…

-¡Es que el público argentino es realmente exigente! El nuestro es un país
que ha tenido una clase media -luego devastada- con un nivel cultural alto y un
gusto musical propio. El argentino es un público que te va viendo crecer y
después de muchos años pasa lo que pasa. La lectura que hago de este éxito es
que lo más lindo de todo es subirse a un escenario.

-¿Te parece que ahora la gente joven tiene más repercusión y popularidad?

-Vivimos en una época muy exitista. Se busca mucho la consagración inmediata,
sin importar qué fundamento tenga. Por otro lado, también existe mucha gente que
trabajó muy duro y se la reconoció recién cuando tenían mucho más de cuarenta
años de edad. Yo viví la experiencia de trabajar de joven, y eso me ayudó a
convivir con el éxito desde un lugar mucho más tranquilo. No soy una persona que
busca el éxito como primer fin y a cualquier precio. Todo lo contrario.

-¿Y a vos cómo te pega la edad?

-Dicen que entre los 30 y los 40 es una muy buena época del ser humano, donde
está muy bien físicamente. Ya pasaste los 30 y tenés una mejor actitud para
razonar las cosas, y te queda mucho por delante.

-Te quedan siete años, entonces…

-(Risas) Pero también hay cosas de las generaciones de 50, 60 y 70 años que
me atraen mucho. ¡Esos códigos que tienen! Me parece que es gente muy educada y
conserva mucho esa cosa de la Argentina del pasado, ceremonial y con valores.
Entre tanta corrupción y falta de valores, respeto mucho a esa generación tan
castigada en este país: personas que han trabajado honradamente durante muchos
años y no tienen una jubilación digna. A partir de los 30 te empezás a dar
cuenta de las cosas de la sociedad en crisis, mientras que a los 20, tal vez, ni
les das pelota.

-¿Cómo te imaginás dentro de 39 años, o sea a los… 72?

-Me imagino con hijos y nietos, cerca de mis seres queridos. Me imagino en
paz conmigo mismo, cerca de la naturaleza, con salud… Es bueno transmitirle a la
gente más joven que hay que cuidar el cuerpo, porque eso te asegura una calidad
de vida. Y, lógicamente, me imagino cerca de la música, del arte y de mi oficio
como actor.

Vivimos en una época muy exitista. Se busca mucho la consagración inmediata, sin importar qué fundamento tenga".">

"Vivimos en una época muy exitista. Se busca mucho la consagración inmediata, sin importar qué fundamento tenga".

El público argentino es el más exigente. Nuestra clase media -hoy devastada- tiene un nivel cultural alto y un gusto musical propio". ">

"El público argentino es el más exigente. Nuestra clase media -hoy devastada- tiene un nivel cultural alto y un gusto musical propio".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig