«Yo sabía que mi amorcito me iba a hacer un último regalo» – GENTE Online
 

"Yo sabía que mi amorcito me iba a hacer un último regalo"

Joven y no tan joven mujer argentina nativa o por opción. Si tiene entre 21 y, digamos, 37 años, y le ofrecen casarse con cierto hombre que le lleva 63 a cambio de un millón de dólares por acompañarlo 14 meses, ¿qué contesta? Tómese diez segundos e imagine que sus hijos y su marido no la escuchan.

Uno, dos, tres, cuatro... diez. ¿Listo?

Ahora: ¿y si los millones de dólares fueran 88,5? Tranquila, sus chicos y su esposo siguen sin escuchar. ¿Que se trata de un delirio? Ningún delirio. ¿O sí, Anna Nicole Smith?

-Ningún delirio -contesta la ex rubia tonta, la ex desnudista, la ex Miss Playboy 93, la ex actriz de cine, la ex modelo de jeans, la ex mujer del ultrarrequetearchisupermillonario petrolero J. Howard Marshall II, la ex pobre-. Hoy, jueves 7 marzo de 2002 acabo de obtener merecidamente la apelación y esa cifra me corresponde por
derecho
, más allá de que el testamento no la refleje ni hayamos firmado un contrato prenupcial. Y me corresponde porque si bien How podría haber sido mi abuelo, igual lo amé
".

La apelación le siguió a un juicio que la muchacha había ganado de entrada durante setiembre en Houston, Texas, pero que (P.) Howard Marshall III, sucesor del II -quien dobla en edad a su "madrastra" Nikky- supo derivar a una segunda instancia, autoconsiderándose único heredero y quitándole casi de la cartera 450 millones que en principio se le entregaría a la despampanante mujer (el promedio de ganancias de Koch Industries -empresa de la que el
dady era principal accionista-, en aquellas 56 semanas de compartir techo), denunciando que carecía de todo derecho.

Derecho o torcido, recuerdan las malas lenguas -o las lenguas que saben- que el culebrón estilo hollywoodense arrancó en 1991 cuando Anna se dejó conquistar por los encantos económicos del magnate, tras descubrirlo mirándola hipnotizado desde su silla de ruedas en un club nocturno donde la dama bailaba desprovista de ropa. Deprimido por las recientes muertes de su señora y de su amante, el caballero quiso darse el gran gusto. Con 26 y 89 años, respectivamente, terminaron casándose el 27 de junio de 1994 en la capilla White Dove, y Howard Marshall II prometiéndole la mitad de sus 780 millones, mientras la cubría de obsequios y alhajas. "Encontré la paz y el amor verdaderos", declaró quien había nacido en 1905 y sumaba tres matrimonios. "Es el único hombre que me cuidó en mi vida", devolvió flores quien nació en 1968 y suma un matrimonio. Sumar y sumar, tal la cuestión.

Gracias a J.H.M. II, la perturbadora curvilínea acaba de recibir una

Gracias a J.H.M. II, la perturbadora curvilínea acaba de recibir una "monedita". Cómo olvidarlo, cómo olvidarlo.

Se conocieron en 1991 y en el 94 caminaron juntos rumbo al altar. Hasta que el petrolero falleció.

Se conocieron en 1991 y en el 94 caminaron juntos rumbo al altar. Hasta que el petrolero falleció.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig