Vidas paralelas – GENTE Online
 

Vidas paralelas

El destino como repetido, tienen. Claro que no exactamente. Claro que cada
una en su matiz único. Pero mirado de cerca, hay más de un cruce, más de una
circunstancia duplicada entre Celeste Cid y Romina Ricci.

Las dos son actrices. Las dos pasaron por ese semillero de actuación televisiva
que son los programas de Cris Morena. Las dos luego lo dejaron y buscaron rumbo
propio. Las dos, en esa búsqueda, se cruzaron en un programa: Resistiré. Fuera
de la pantalla, las dos encontraron un amor de esos amores que da, incluso, como
para buscar un hijo. Las dos lo encontraron en rockers criollos. Está bien, Fito
Paéz (novio de Ricci) y Emmanuel Horvilleur (novio de Celeste) no pertenecen al
mismo cuadro generacional de ese mapa en constante movimiento que llamamos rock
nacional. Cuando Fito editaba del '63, en 1983, Emmanuel iba a cuarto grado del
colegio. Las dos, finalmente, y este dato es el que termina de configurar el
juego de espejos que para el público parecen ser sus vidas, están esperando un
hijo. Después de este breve repaso de similitudes y coincidencias queda
irreductiblemente claro: Cid y Ricci viven vidas paralelas.

Cid nació el 19 de enero de 1984. Ricci, el 15 de octubre del 78. Seis años de
diferencia las coloca a ellas también (y no sólo a sus novios) a cierta
distancia generacional. No tanta, puede ser, pero la suficiente como para
diferir en gustos y preferencias. Cid ama el jazz. Ricci, en un clasicismo más
hippy, prefiere el rock de la vieja guardia. Celeste, aunque ahora lo abandonó,
siempre sintió cierta compulsión al tabaco. Ricci, en cambio, se siente más
cerca de la onda naturista. Prefiere ir ella misma a comprar las verduras con
las que va a preparar sus tartas. De hecho, Ricci, a diferencia de Celeste, no
siempre trabajó de meterse en la piel de un personaje. Durante el tiempo que no
lo hizo, vendió milanesas de soja que ella misma preparaba.

Celeste es algo retraída y, entre sus confidentes más cercanos, se encuentra
"chinita", su computadora. Ricci, bastante más relajada, le confía sus secretos
de amiga a alguien bastante más orgánico que un disco rígido: Julieta Cardinali,
también actriz, protagonista recurrente de las películas de Alejandro Agresti,
es una de sus grandes amigas.

Celeste posa en el Jardín Japonés y disfruta de su año sabático. Espera un varón -a quien probablemente bautice André- para septiembre.

Celeste posa en el Jardín Japonés y disfruta de su año sabático. Espera un varón -a quien probablemente bautice André- para septiembre.

Romina se prueba ropa para embarazadas en Venga Madre. Espera a su beba Margarita -en homenaje a la mamá de Fito Páez- para junio.

Romina se prueba ropa para embarazadas en Venga Madre. Espera a su beba Margarita -en homenaje a la mamá de Fito Páez- para junio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig