Vestidos para matar… o morirse – GENTE Online
 

Vestidos para matar… o morirse

La alfombra roja del hotel Hilton fue la protagonista. Allí se develaron los looks de los invitados a la gran fiesta de los Martín Fierro que entrega APTRA.
Este año, se vieron estilos más sofisticados y discretos. El negro fue el elegido, el comodín de cautas y cautos, temerosos de equivocarse. Los accesorios estuvieron a full, desde una bijou muy protagonista, carteras de todos los tamaños, estolas de piel y zapatos de lujo. Los vestidos strapless parecen un must entre las actrices y aspirantes a estrellas. Los peinados y el maquillaje no pasaron inadvertidos. Muchos diseñadores y especialistas se animaron a la crítica constructiva… Algunos desde el anonimato, otros con nombre y apellido.


HOMBROS DESCUBIERTOS.
Leticia Brédice llegó sola, pasadas las nueve. Para su primera gran salida después de pelearse con Alan Faena, eligió un strapless blanco de María Vázquez, con estola de piel blanca y zapatos color coral (de Lonté). Julieta Díaz también se sumó al strapless. Lució un vestido espléndido, de terciopelo alemán color marrón africano, ruedo a la rodilla con súper tajo en el frente y bajo el busto encintado con tiras de raso marrón y verde musgo. En la espalda, sensual transparencia. Los detalles, superlativos: peineta tejida con labradoritas y perlas de río, con anillo y aretes en juego. Muchos opinaron que era poco fresco para ella; otros tantos, la vieron casi como en Hollywood.

LAS MAS ELEGANTES. Teté Coustarot también llegó sola y encantada de la vida contó que lo único de ella era el postizo que guardaba desde los años 70, cuando
era mannequin. El lunes lo llevó a la peluquería para que le hicieran tintura.
El vestido color ocre de seda arrugada con tapado largo de terciopelo con
detalles de cuero eran de Cat Ballou. Selva Alemán fue una de las más halagadas
de la noche. Tenía un saco con detalles de terciopelo y falda larga, todo negro
y comprado en España. Millie Stegmann eligió un vestido súper osado de Ménage à
Trois y zapatos de Sarkany. Tenía una enorme transparencia entre el busto y la
cadera.

MUJERES GRANDIOSAS. Estaban exultantes. La última que estuvo lista fue Fanny Mandelbaum. Habían tomado la habitación 502 del Hilton, que era una suerte de búnker lleno de maquilladores y peinadores. Las tres estaban vestidas por Laurencio Adot en distintos tonos de verde. Laura Oliva tenía un palazzo enterizo en satén verde esmeralda con cintura bordada en canutillos de cristal verde y plata y súper espalda. Los aros de cristal eran Anetka de la Lastra. Karina Mazzocco tenía un vestido sirena de satén verde lima con escote profundo y transparencias de muselina. Llevaba joyas de Homero por valor de 85 mil dólares en brillantes, cartera de Luna Garzón y zapatos forrados con el mismo género del vestido. Se cubrió con un chal rústico de lana de Marindia. Fanny Mandelbaum tenía un vestido de gasa de seda tornasol verde turquesa con súper escote y breteles asimétricos, tajo y detalle de broches en cristales verdes plata y strass.

por Teresita Ferrari y María Noel Alvarez
fotos: Christian Beliera, Diego Soldini, Maximiliano Vernazza, Leandro Montini,
Walter Papasodaro y agencia Télam

Susana Giménez by John Galliano

Susana Giménez by John Galliano

Marcela Kloosterboer (con el sello de María Vázquez) y Mariano Martínez (traje raya mafia).

Marcela Kloosterboer (con el sello de María Vázquez) y Mariano Martínez (traje raya mafia).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig