Somos argentinos e hinchamos por la Selección de Bielsa". Nueve historias donde el sushi y el mate se dan la mano." /> ¡Vamos, vamos, Algentina…! – GENTE Online
 

¡Vamos, vamos, Algentina…!

Pacientes, perseverantes y respetuosos, desde sus tintorerías, viveros y fábricas de porcelana hasta la melodía de Shima Uta, los 32 mil des
cendientes de japoneses en la Argentina son una parte indivisible de nuestro país. La historia se inició con el legendario Makino Kinzo, pionero nipón que llegó en 1886. Hoy, los nikkei -significa descendientes de japoneses- se mezclan con éxito en la sociedad. Ya son tres las generaciones arraigadas en nuestras pampas. Hoy, con el Mundial Corea-Japón ya en marcha, nueve nikkeis -reunidos por

GENTE- afirman a coro: "Tenemos cara de japoneses, pero hinchamos por Argentina. Si somos más criollos que el mate".


SOL NACIENTE
. Ricardo Hokama (31) se estira en su escritorio del Centro Nikkei Argentino, fundado hace 17 años, cuya misión es "ser un puente entre Argentina y Japón". Hokama es uno de sus directores: "Difundimos la cultura y estimulamos la integración con el resto de la sociedad". Editan el Nikkei Argentino, un boletín informativo, y dictan cursos de idioma japonés. Ricardo, de sonrisa perenne, explica un poco el asunto de que es ser nikkei:
"Significa descendiente de japoneses, tomamos lo mejor de las dos culturas. Se mantienen las tradiciones, pero el espíritu es argentino". Y habla sobre el antiguo hermetismo de la colectividad: "Nos integramos con paciencia. Hoy, una chica nikkei puede tener un novio occidental. Hace 30 años, no".


CUMBIA SAMURAY.
Armados de un sentido del humor inusitado, los Parraleños, nikkeis en su totalidad (a excepción de su baterista, Leonel Purcellio, "El Oriental, pero por uruguayo".) emergen en la música local. Al ritmo de su cumbia samuray, copan las radios y la MTV con Megadeth, un carnaval mezcla de heavy metal, cumbia y cuarteto en clave de Morrissey, el tema de Leo García. Su desopilante repertorio incluye versiones de Rata Blanca y Alejandro Lerner, y un look que mezcla a Kiss con el kabuki, el tradicional teatro japonés. Con su nombre devenido de una marca de vino en tetrabrick, los Parraleños se definen argentinos. Y su disco debut, Diversión Kamikaze, está a punto de atacar las bateas. Mariano Takara, vocalista, explica: "Nuestra raíz es japonesa, pero nuestra savia es celeste y blanca". Y por supuesto, tiran por la albiceleste: "Vamos a hinchar por Argentina, como toda la cole. Si le gana a Japón, genial. Si Japón le gana, no sé con qué cara salgo a la calle".

Sobre el Taiko Bashi (Puente rojo) del Jardín Japonés -una postal nipona en Baires-, nikkeis y japoneses de pura cepa con la bandera argentina. También quieren gritar ¡campeón!".">

Sobre el Taiko Bashi (Puente rojo) del Jardín Japonés -una postal nipona en Baires-, nikkeis y japoneses de pura cepa con la bandera argentina. También quieren gritar "¡campeón!".

Parraleños, cumbia samuray.

Parraleños, cumbia samuray.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig