Uno para todos, todos para la Red – GENTE Online
 

Uno para todos, todos para la Red

Uncategorized
Uncategorized

Juan Arias
"UNA IDEA ARGENTINA QUE LE SERVIRA AL MUNDO"

Acaba de llegar de la localidad de Mahuntsane, provincia de Gaza, República de Mozambique, y en unos días regresará a ese rincón del Africa. Juan Gabriel Arias (porteño) pidió tal destino. "Luego de ser seminarista, de ordenarme diácono y de permanecer en la Parroquia Inmaculada Concepción, de Belgrano, quise cumplir el sueño de colaborar afuera. Partí en marzo de 2003 y descubrí un pueblo de 5000 familias recargado de miseria, enfermedades, hambre y muerte. Un pueblo cuya expectativa de vida es de 37 años, mi edad, y que no obstante disfruta sin miramientos la música, la danza y el día a día. Allá tengo a cargo 19 capillas y acudo al sistema de la Red Solidaria (léase conectar al que necesita con el que le puede dar). Siento que es una idea argentina que le servirá al mundo", proyecta el padre antes de proseguir su cruzada internacional.

Laura Casablanca
"BAJÓ EL AGUA Y NACIÓ LA NECESIDAD DE AYUDAR"

"Yo estaba destruida. Como desahogo, le mandé un mail a la Red, contestaron y…", de repente suspende la frase María Laura Casablanca (29, santafesina), quien jamás olvidará el 29 de abril de 2003 cuando el Jardín de Infantes Solidaridad del barrio San Lorenzo, donde daba clases a chicos de 0 a 3 años con riesgo social, quedó sumergido por la crecida del río Salado. "Apenas bajó el agua, nació la necesidad de ayudar. De ahí la carta. Después me llamó Juan Carr para que le averiguara qué lugares penaban las peores urgencias. Y de a poco mandó camiones cargados de asistencia, que me encargué y encargo de distribuir, abarcando cada vez un perímetro mayor… Hoy me siento re-comprometida con la Red. Claro -completa aquella frase inicial-, le encontré un nuevo sentido a mi vida".

Gloria Trachter
"LA SOLIDARIDAD NO TIENE CREDO DE NIINGUN TIPO"

"… Y nuestro programa Hineni (Heme aquí) apunta en ese sentido", cuenta Gloria Trachter (52, capitalina), mano derecha del rabino Daniel Goldman, responsable de la Comunidad Bet-El (Casa de Dios, en hebreo) que, compuesta por una escuela y una sinagoga, funciona en Conde 1860. "Nos une a la Red un constante intercambio entre necesidad y recursos", explica al tiempo que puntualiza los sectores que integran su iniciativa: bolsa de trabajo, entrega de alimentos y de medicamentos, almuerzo, merienda, ayuda escolar, apoyo psicológico, asistencia jurídica y, prontamente, una iniciativa para la reinserción laboral. "La ayuda nunca es mucha cuando del prójimo se trata -agrega la capitalina-. Y si no, pregúntenselo a Juan (Carr), que por algo acaba de cumplir una década ayudándolo sin bajar los brazos un segundo".

Oscar Kitashima
"DESPERTAR AL HUMANO QUE LLEVAMOS ADENTRO"


"A hacer el bien no se enseña. Todos lo tenemos incorporado. Sólo debemos despertar al humano que llevamos adentro", asegura Oscar Kitashima (42, porteño), quien junto con Belén Quellet coordina la Cátedra de Cultura Solidaria. "Nuestra iniciativa, nacida del inquieto corazón de don Carr, apunta a ocupar el espacio vacío que existía en la enseñanza respecto de la temática. Aunque todavía no se trata de algo oficial, apostamos a que lo sea", sostiene e informa además que ya dictan el posgrado en el Colegio San Agustín, de la Capital Federal, y en el Instituto Pedro Poveda, de Vicente López. "Se da en 11 clases, y el requisito es haber finalizado o estudiar una", cuenta el profesor de Filosofía al tiempo que pide acercar el correo electrónico y el teléfono para inscribirse: [email protected]/4795-7330.

Janine Schonwald
"EN LA ARGENTINA NO SE PUEDE PASAR HAMBRE"

Enfatiza Janine Schonwald (37, madre de Mora), ilustrando su afirmación con el siguiente dato concreto: "Un terreno de 10 metros por 10 que posea las características generales del suelo de nuestro país puede sustentar a cualquier familia tipo de cinco integrantes, ofreciéndole los productos de granjas y las verduras imprescindibles". Y no lo dice alguien al azar. La uruguaya de Montevideo es técnica -una de las 440 que hay- del Pro-huerta, proyecto que, enfocado hacia la comunidad carenciada, nació hace 16 años a partir del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. "Red Solidaria nos brinda su apoyo continuo desde hace una década, y promueve nuestro mismo objetivo: la capacitación para poder lograr la autoproducción de alimentos a todo nivel", cierra.

Mariano Navone
"ASISTIR NO ES SOLO ASISTENCIA MATERIAL"

"… También es escuchar", sabe el licenciado en Servicio Social Mariano Augusto Navone (33, capitalino), colaborador de la parroquia San Pedro y San Pablo, de Olivos, incondicional aliada en las distintas campañas solidarias convocadas por la Red Solidaria. "Llegué en el 99 a la iglesia que conduce el cura párroco Juan Pablo Contepomi (hermano de los Pumas Felipe y Manuel), y permanezco fiel", relata antes de describir el servicio que se brinda desde Entre Ríos 1791. Entonces habla del Hogar de Tránsito para 20 personas de la calle, del comedor que recibe a otras 70, de las 250 porciones diarias de alimento que se preparan y entregan, del banco de medicamentos para las familias de la zona y del Hospice San Camilo, que alberga a enfermos terminales. "Aparte de los cuidados físicos, apuntamos al alma de la gente".

Marita Iglesias y Lorna Pratt
"NUESTROS SIN TECHO NECESITAN NO SENTIRSE RECHAZADOS"

"Somos dos mujeres comunes que decidimos dejar de pensar en ayudar y salimos a hacerlo para acercarles un buen ejemplo a nuestros hijos", coinciden Marita Iglesias (46) y Lorna Pratt (32), y no es la única coincidencia de las capitalinas. Ambas, empleadas y amigas de la Biblioteca del Congreso, un día se anotaron espontáneamente en la Cátedra de Cultura Solidaria de la Red. Hasta que se descubrieron e iniciaron la aventura de pedir una hora por jornada -de 8:15 a 9:15 AM- en su trabajo, destinándola a las "personas sin hogar", como prefieren llamar a quienes duermen en las calles. "Todos ellos necesitan que no los veamos como ogros ni les tengamos miedo. Lejos de su parquedad natural de sentirse rechazados, desean que los integremos -apuntan-. Como el caso de Luis Arias (foto), un ex soldado de Malvinas que tras dos décadas en la calle, nos entregó el corazón permitiéndonos ubicar a su familia en Deán Funes, Córdoba, que lo venía buscando desde hacía mucho tiempo".

Carlos Tilli
"CUANDO UNA NOTICIA BIEN DADA SALVA UNA VIDA"

Mira a María Belén, de 9 años, consciente de que el 6 de diciembre de 2000 -una de las pocas fechas que recuerda Carlos María Tilli (42, capitalino, jubilado del Poder Judicial)-, consiguió torcerle el destino a la muerte y recibió un gran regalo. "En realidad, los héroes fueron otros", mira al cielo, y relata su historia: "En 1997 visité al médico, que me diagnosticó fibrosis ideopática. Necesitaba un trasplante. Internado, entré en lista de espera de la Fundación Favaloro. Pasé a terapia intensiva y nada. Juan (Carr) supo de mi situación porque uno de sus hijos iba al colegio de Belén (el Pedro Poveda, de Vicente López), y organizó marchas en pro de la donación. Cuando me olía el final, apareció el pulmón izquierdo. Ocurrió que un muchacho vio mi caso en la tele y les pidió a los amigos que, si le sucedía algo, se acordaran de mí. Chocó en su moto y la familia respetó su decisión… ¿Te das cuenta de quiénes son los héroes?".

Néstor Loreto
"YA NO TENGO QUE COMPRAR MI MEDICACION EN CUOTAS"

"Me discriminaban, sufrí suspensiones, no alcanzaba la plata. Hasta que me cansé y empecé a denunciar cómo era vivir con diabetes", memora Néstor Damián Loreto (39, porteño, técnico químico). Su insistencia, tras transitar un engorroso camino, derivó en la aplicación, el 3 de mayo de 1999, de la Ley de protección a las personas con diabetes (número 23753), para que quienes la padecen reciban su insulina y las jeringas gratis, y las tiras reactivas y los hipoglucemiantes orales con 70 por ciento de descuento. "Aquella crisis de 2001 me unió a la Red Solidaria. Su intervención evitó fatalidades. Ahora me dedico a difundir el tema, y ya no tengo que comprar mi medicación en cuotas. Los 2,5 millones de diabéticos del país debemos hacer respetar nuestros derechos", proclama y deja un número de asesoramiento, el 08002221827 (clave: 1234).

Claudio Spagnolo
"EN MEDIO DEL FUEGO, VI LA PALABRA 'COMPROMISO'"

"… Se trataba de un espectáculo dantesco, pero de repente me invadió una cosa esperanzadora. 'Hay que recuperar esos libros', me desafié, y demostrarles a los marginales que incendiaron el colegio (Industrial Nº1 del Talar) que perdieron". Claudio Fabián Spagnolo (41, constructor) desanda la madrugada del 25 de diciembre de 2003, cuando 4800 de los 7000 volúmenes de la biblioteca mutaron en ceniza. "Me levanté de madrugada y busqué un referente: 'Red Solidaria, Juan Carr'. Conseguí su celular, lo llamé en plena Navidad y me preguntó: '¿Y qué querés hacer?'. La biblioteca de nuevo. 'Dale', aceptó, y arrancamos la campaña". Y a los tres meses, el bonaerense de San Fernando, ex alumno y actual integrante de la cooperadora, contó 10 mil ejemplares nuevos y de mejor calidad que los perdidos, y sonrió orgulloso pensando en iniciar una cruzada para donar libros "a las escuelas del interior que los necesiten".

Juan Carr
"Ahora debemos pasar de la emoción al compromiso"

1) ¿Usted es el Che Guevara de la solidaridad?
No. Nuestra revolución es sin sangre, sin violencia, constructiva, edificante, en paz, una revolución que lleva más tiempo y que a la vez es más sólida. Una revolución solidaria y cultural.

2) ¿Por qué resulta creíble la Red Solidaria?
Quizá debido a que no manejamos fondos ni dinero, no juntamos, no guardamos, sólo distribuimos lo que nos llega o conseguimos.

3) ¿Para cuándo el partido político Red Solidaria?
Jamás. Nos han ofrecido de la vicepresidencia para abajo y nunca aceptamos ningún cargo… Si bien siento que la política es importante para un país.

4) ¿Que funcione la Red Solidaria habla bien de los argentinos o mal de quienes nos vienen gobernando?
Bien de los argentinos.

5) ¿Qué números manejan?
Recibimos 100 mensajes de e-mail y 90 llamados al día. Tenemos 40 voluntarios telefónicos y 3000 en el país. Contribuimos a que 25.000 pacientes consigan medicamentos oncológicos, 140 enfermos necesitados de trasplante recibieran ayuda y 192 escuelas rurales fueron asistidas. Y poseemos 39 sedes, siete en el extranjero.

6) ¿Los argentinos somos solidarios o mediáticamente solidarios?
Siempre respondemos. Hace diez, quince años había una gran indiferencia de los estratos económicamente superiores. Ya no.

7) ¿A qué sector debería llegar, y aún no pudo, la Red Solidaria?
De los 16 millones de pobres que existen en nuestro país, hay cuatro millones que ni siquiera tienen la comida asegurada, y entre ellos, 2,4 millones de menores de 14 años. Como no tienen teléfono ni internet, nos resulta complicado llegar a ellos. Hacia allí apuntamos ahora.

8) ¿Y hacia la globalización?
También. El sistema puede funcionar afuera.

9) ¿Cómo contactarse con la Red Solidaria?
Al (011) 4796-5828/4761-7994. Mail: [email protected], [email protected] o [email protected]
Sitio de la web: www.redsolidaria.org.ar

10) ¿Por una década más?
Tememos seguir recibiendo premios y aplausos durante un siglo y que no transforme la realidad. Ahora urge pasar de la emoción al compromiso. Para eso, los argentinos debemos empezar a unirnos y conversar seriamente proyectos. El día que desaparezca la Red, descorcharemos champagne: será porque nadie nos necesita.

Acompañan a Juan Carr (centro), en el Vicente López Fútbol Center, donde se inició la Red y aún continúa funcionando… Desde la izquierda: Mariano Navone, Lorna Pratt y Marita Iglesias, Néstor Loreto, Oscar Kitashima, Juan Carr, Carlos Tilli, Gloria Trachter, Juan Arias, Laura Casabianca, Claudio Spagnolo y Janine Schonwald. Una decena de ejemplos para recordar, y apoyar.

Acompañan a Juan Carr (centro), en el Vicente López Fútbol Center, donde se inició la Red y aún continúa funcionando… Desde la izquierda: Mariano Navone, Lorna Pratt y Marita Iglesias, Néstor Loreto, Oscar Kitashima, Juan Carr, Carlos Tilli, Gloria Trachter, Juan Arias, Laura Casabianca, Claudio Spagnolo y Janine Schonwald. Una decena de ejemplos para recordar, y apoyar.

Ahora debemos pasar de la emoción al compromiso"">

"Ahora debemos pasar de la emoción al compromiso"

Nuestros sin techo necesitan no sentirse rechazados"">

"Nuestros sin techo necesitan no sentirse rechazados"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig