Un ministro rumbo al altar – GENTE Online
 

Un ministro rumbo al altar

También la gente del pueblo/ tiene su corazoncito
(De la célebre zarzuela La verbena de la Paloma)
.............................................................................
La gente del pueblo… y hasta los fríos economistas, con sus índices, agorerías y alquimias. Por lo menos, lo tiene Martín Lousteau (evitar obvios chistes acerca de River, La Máquina y el inmortal Angel Labruna), que –dicen que dicen– fascinó a Anita Oriol con sus estremecedores relatos acerca de la guerra de Afganistán, que cubrió como corresponsal para la revista Planeta Urbano. Desde entonces, él a sus 37 años y ella a sus 30, van del brazo y por la calle, como aquellos novios de antaño a los que cantó María Elena Walsh. Viven juntos en un coqueto loft de los Silos de Dorrego, en un Palermo bien al oeste, que la empresa IRSA recicló a partir de la vieja planta de granos de Minetti S.A. Y no andan flojos de vecinos, no: se codean con el ex canciller Rafael Bielsa, la ex modelo Vicky Fariña y su marido, Papo Roca, y hasta no hace mucho, con el ácido periodista y eximio saxofonista Roberto Pettinato, más ciertos productores de la tele y gente de la publicidad. El edificio les aporta un espectacular gimnasio, piscina top y restaurante five forks: ambiente cool sin fisuras ni bolilla negra… Sin contar los bucólicos, umbríos y silenciosos jardines que rodean a los ayer depósitos pletóricos de mieses.

Anita (Ana Paula Oriol) cumplió sus treinta en el ocaso del año que murió, desplegó fiesta tipo Mil y Una Noches, Martín permaneció a su lado cual estampilla, y –una vez más– arribó a estimulantes comprobaciones: es mona, esbelta, y cubre su esbeltez con modernísimo estilo net.

De día, pelo recogido y anteojos. De noche, vestida para matar… Breve historia de la dama: a los 18 levó anclas en Bahía (Blanca) y puso proa a Baires. Formación: colegio secundario religioso. University: le quedan pocas materias para coronarse con la toga de abogada. Señas particulares según sus amigos: “Es divina, buenísima. Su familia (un hermano, una hermana) es muy querida”. Hobby: esquiar.

El amor hizo chispa hace casi cuatro años, cuando él era ministro de Producción de la provincia de Buenos Aires y ella laboraba en el Departamento de Delegaciones Portuarias (Corrientes al 600). Datos clave: hace poco bailaron –con pasión– en el casamiento de Dolores O’Reilly, la secretaria de Medios de Daniel Scioli, y comieron, muy mejilla a mejilla, con amigos, en el restaurante Due Ladroni (al 1900 de Fitz Roy street, Palermo Hollywood).

El: sencilla camisa blanca y jeans. Ella: camisa blanca (pero transparente…) y pantalón negro, más taco aguja, más pelo recogido. Menú: pastas y verduras grilladas, su religión gastronómica. Precio: cien pesos per cápita. Brindis: champagne (¿o es posible otro?) El runrún de la noche juró que fue la cena de despedida de solteros. Que la boda no tardará, a pesar de los trabajos y los días del señor ministro: dura tarea, el secretario de Comercio Guillermo Moreno enfrente, y hace muy poco, la muerte de su madre (Mabel Emma Gellón, enero 20, paro cardíaco, 72 años, en Esquel, Chubut). Anita, a su lado, como un bálsamo… Otro amor compartido: el tenis. Martín quería ser –¡qué menos!– como Vilas, pero una lesión lo sacó del circuito y se hundió en los libros de Economía: un juego mucho más danger… pero donde brilló: licenciado con honores (Magna Cum Laude 1993) en la Universidad de San Andrés, Master of Science in Economics en la London School of Economics and Political Science (1994), coordinador del área económica de la Fundación Unidos del Sud (jefe: Francisco de Narváez) y asesor de Alfonso Prat Gay en la presidencia del Banco Central. Ellos (y unos pocos otros) serán –se dice– los cabeza de la lista de invitados. ¿Adónde? Bueno: si no lo adivinó, lector, y dicho sea con todo respeto, le faltan un par de caramelos en el frasco…

Tarde del domingo 9, en Palermo. Martín y Anita abrazados… El, muy lejos de las tormentas del Palacio de Hacienda, sus planillas y sus resoluciones.

Un ministro baby face de buena estampa.

Un ministro baby face de buena estampa.

Con Anita, siguiendo a David Nalbandian en el Buenos Aires Lawn Tennis .

Con Anita, siguiendo a David Nalbandian en el Buenos Aires Lawn Tennis .

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig