«Trabajar con mi marido es como conseguir una luna de miel paga» – GENTE Online
 

"Trabajar con mi marido es como conseguir una luna de miel paga"

Uncategorized
Uncategorized

Era noviembre. Era 1995. Los dos trabajaban para la misma marca de ropa. Los dos eran modelos. Y los dos, despacio, de a poco, se fueron enamorando, "como sucede a veces con algunas amistades", dice ella hoy. Fue durante un viaje, una noche relajada luego de un día de fotos y antes de la próxima campaña. Un beso. Otro. Otro más largo. Después, una historia juntos.

Aquellos días pasaron. Sus carreras tomaron rumbos diferentes: ella, en la televisión; él, en la música. Sus vidas se fundieron cuando nació Valentino, primer y (por ahora, solamente por ahora) único hijo de la pareja. Los tiempos en que Dolores Barreiro y Matías Camisani posaban juntos para la cámara parecían haber quedado solo en el recuerdo. Nunca más volvieron a trabajar juntos. Nunca… hasta hoy.

En Costa do Sauipe, al norte de Salvador de Bahía, a 25 kilómetros de Praia do
Forte
, en la región más deslumbrante de la larga costa brasileña, Dolores y Matías se preparan para las fotos de la nueva campaña de
Class Life. Costa do Sauipe es un pequeño paraíso con seis kilómetros de playa enclavado en el centro de un área de protección ambiental. El mar como un espejo, las arenas finísimas, tortugas marinas y una arquitectura que reproduce las Ilhéus características de las novelas de Jorge Amado o las coloridas casas del Pelourinho de Bahía. En este marco todo es muy tranquilo. No hay tensión. Ni hacen falta las presentaciones. Dos personas. Dos modelos. Una pareja.

-¿Cómo fue volver a trabajar con Matías?

-Fue bárbaro, de verdad. Por muchas razones fue una experiencia genial.

-¿Podemos saber algunas?

-En principio, ahora Matías es uno menos para extrañar. Soy muy familiera y me cuesta mucho irme, así que venir acá con él resultó bárbaro por eso, para evitar separarnos. Y, además, lo vivimos como una especie de pequeña luna de miel. Trabajar con mi marido fue como conseguir una luna de miel paga, todo resultó perfecto. Fue como un supercombo.


-Con Valentino aquí hubiera sido del todo perfecto…

-¡Ay, cómo lo extraño!


-¿Con quién se quedó?

-En la familia todos hacen cola para cuidarlo. Mi mamá, la mamá de Matías, mis hermanas. Se sacan chispas (risas). Es más, cuando puedo lo llevo a trabajar conmigo, pero bueno, no siempre es posible.

por Alejandro Seselovsky
fotos: Santiago Turienzo
asistente: Diego Soldini
(agradecemos a Super Club Breezes, Tam, Saverio Di Ricci y Class Life)

Dolores, impactante sobre la arena de Costa do Sauipe, al norte de Bahía, Brasil. Es la primera campaña gráfica que hace con Matías Camisani, hoy su esposo, después de siete años.

Dolores, impactante sobre la arena de Costa do Sauipe, al norte de Bahía, Brasil. Es la primera campaña gráfica que hace con Matías Camisani, hoy su esposo, después de siete años.

Hay tanta gente joven, con talento, haciendo cosas buenas que me parece lamentable que se siga apostando a una televisión mediocre"">

"Hay tanta gente joven, con talento, haciendo cosas buenas que me parece lamentable que se siga apostando a una televisión mediocre"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig