“Todos mis trabajos tienen una carga sexual importante” – GENTE Online
 

“Todos mis trabajos tienen una carga sexual importante”

Uncategorized
Uncategorized

Es un típico cuadro de cabaret. Con mujeres semidesnudas y dos cantores románticos. Déborah de Corral viste como una chica pin up: corsé inquietante, falda diminuta y portaligas. Ahora está sobre el escenario del Faena Hotel+Universe. Canta que le duele el corazón, que sufre mal de amores… Y ensaya un baile sensual que dispara ovaciones en la primera fila. El espectáculo se llama Red Passion. Su nombre está inspirado en un trago a base de Campari. Ella, Déborah de Corral (hoy 29, aunque empezó como lolita a los 15), aparece en los créditos a título de “artista invitada”.

–Le sienta bien el portaligas, Déborah...
–¿Te gusta? Me encanta esta estética cabaretera.

–Un poco audaz…
–Sé que traigo una carga sexual importante. Todos mis trabajos la tienen. Por mis años de modelo, por mi exposición… Y el portaligas ayuda, ¿no?

La platea es un show aparte. “Me gusta tener cerca a mis afectos”, dice ella. Alan Faena oficia de anfitrión. Hoy también viste como cowboy inmaculado: parece listo para el desafío de la blancura. Aunque bajo su sombrero lleve un pañuelo estampado, al mejor estilo Leonardo Favio. Charly García ocupa una de las butacas más distantes. Tiene una revista GENTE entre manos. “La gala del 40 aniversario estuvo buenísima”, dice con su look engominado. En otra mesa asoma Elisinha, la mamá de Déborah. Está rodeada por un grupo de muchachos, todos con anteojos oscuros y peinados modernos.

–¿Cómo llegó a este cuadro de cabaret, Déborah?
–Me ofrecieron sumarme al grupo El Rebenque como invitada por dos funciones. Yo soy un polirrubro, hago un poco de todo. Y no les temo a los prejuicios. Tengo mucho amor por los años 50’, adoro a Marilyn y me encanta la estética de las chicas pin up. Acepté sin dudarlo.

–¿Qué pasa con su banda de rock?
–Estoy en un plan muy vertiginoso. Vivimos ensayando. Dentro de un par de meses espero tener todo listo para salir a tocar. ¿El nombre de la banda? Más adelante te lo cuento...

–¿Con qué estilo nos va a sorprender?
–Buenas canciones. Yo soy una chica de rock, aunque crecí con el pop de los años 80’. Esas son mis influencias.

–¿Reconoce también la influencia de sus ex parejas, Déborah?
–Es inevitable. Todos tenemos la influencia de nuestro círculo cercano, en todas las profesiones. Por el tiempo que compartimos y las experiencias vividas, ¿no? Pero Gustavo (Cerati) es mucho más que una influencia: es una inspiración.

–Charly Alberti, otro ex Soda Stereo, produjo su primer disco, Plum.
–¡Eso fue hace mucho tiempo! Pero no estaba nada mal, ¿eh? A veces escucho el disco y me da mucha ternura. Tendría que haber seguido cantando… Pero en esa época no me gustaba mucho trabajar. Yo era muy vagoneta y prioricé mi trabajo como modelo: es mucho más fácil y deja más plata. Pero ahora tengo todas mis energías puestas en la música, que es lo que me hace feliz.

–¿Le teme a las críticas?
–Nada. Si me animé a grabar un disco cuando era chica, ¿qué miedo puedo tener ahora? Las críticas me resbalan. Lo único que quiero es que la gente escuche el disco. Además, muchos críticos de rock son músicos frustrados.

–Ahora trabaja con Ezequiel Araujo, el productor de Intoxicados, la banda de rock de Villa Lugano liderada por Pity Alvarez, ¿no?
–Ezequiel es una de las personas con las que estoy haciendo música.

–Dicen que Araujo es también su novio....
–…

Déborah de Corral prefiere no precisar su estado civil actual. Los fotógrafos de la noche la han retratado junto a Ezequiel Araujo un par de veces. Y el jueves 22 compartieron mesa en el show de Intoxicados en La Trastienda. Sin embargo, el joven no estuvo presente en el espectáculo del Faena. “Poné lo que quieras. En este momento sólo estoy concentrada en mi música…”, se despide, enigmática, Déborah.

Déborah canta sentada sobre las rodillas del afortunado Carlos Casella, uno de  sus compañeros en el espectáculo <i>Red Passion</i> de <i>Campari. </i>

Déborah canta sentada sobre las rodillas del afortunado Carlos Casella, uno de sus compañeros en el espectáculo Red Passion de Campari.

Después del <i>show</i>, Déborah posó con un vestido <i>strapless</i> rojo y una flor en el escote. Muy compenetrada en su personaje.

Después del show, Déborah posó con un vestido strapless rojo y una flor en el escote. Muy compenetrada en su personaje.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig