«Sueño con desterrar la desnutrición y el hambre en la Argentina» – GENTE Online
 

"Sueño con desterrar la desnutrición y el hambre en la Argentina"

Uncategorized
Uncategorized

"Mi mujer me pidió, mientras se moría, que no abandonara la lucha contra la
desnutrición infantil. Esta lucha…
". El doctor Abel Albino (56) se emociona
hasta las lágrimas cuando habla de su obra: "Fundamos CONIN -Cooperadora para la
Nutrición Infantil- aquí en Mendoza el 4 de setiembre del '93 con el objetivo de
desterrar el hambre en la provincia. Mi esposa, María Cecilia, fue fundamental
en este emprendimiento. Siempre fue una voz de aliento que no cuestionó mi
fanatismo de trabajar dieciocho horas por día para que a ningún pibe le faltara
el pan en su mesa. Hasta que sufrió un derrame cerebral a principios del 2000.
Yo pensé que no iba a poder seguir adelante, pero mis cinco hijas me dieron la
fuerza necesaria:
'Vamos, papá, no podés aflojar, acordate lo que le prometiste
a mamá''. Te juro que no podía dejar, por más que estuviera destruido".

Albino es un médico de niños que hace once años estudiaba biología molecular en
Europa. Era feliz junto a su familia y ni se le cruzaba por la cabeza regresar a
la Argentina. Hasta que un día, caminando por las calles de Madrid, París o
Londres, empezó a notar un fenómeno que a él lo sorprendió. "Veía a toda la
gente andar con zapatos nuevos, sin padecer necesidades. Entonces hice un clic y
dije:
'Quiero esto para mi país. Y para lograrlo, tengo que servir al prójimo'.
Ahí nomás pegué la vuelta, me querían matar".

Apenas regresó, puso manos a la obra. Tomó como referencia el exitoso modelo
implementado en Chile por el profesor Fernando Monckeberg -fundador de CONIN en
ese país-, quien logró con este proyecto rescatar a más de 85.000 lactantes
desnutridos en sus 36 centros de recuperación nutricional. Y se propuso
imitarlo. Instaló el primer Centro de Recuperación de Lactantes Desnutridos de
la República Argentina, al que llamó Madre Teresa de Calcuta, en el barrio
Belgrano del departamento mendocino de Las Heras. Luego inauguró otro sitio para
prevenir la desnutrición en El Algarrobal, muy cerca de allí. Y se juramentó:
"Estoy logrando mi objetivo. No pienso bajar los brazos aunque tenga que empeñar
mi casa".

El, que era un coqueto profesional acostumbrado a vivir de una manera más que
acomodada, debió hipotecar su vivienda para poder seguir adelante -hipoteca que
todavía no pudo levantar-, y se vio obligado a dejar su trabajo en el hospital
de la ciudad por falta de tiempo. Hoy subsiste sólo gracias a los pacientes que
atiende en su consultorio.

Albino confiesa que los chicos llegan con escaso vocabulario y se van hablando perfectamente.

Albino confiesa que los chicos llegan con escaso vocabulario y se van hablando perfectamente. "Aunque no lo crean, hay madres que vienen con sus bebés sin saber que tienen que darles la teta o una mamadera. Acá intentamos enseñarles cómo alimentarlos".

Así denominó Coca Cola de Argentina su proyecto educativo. Comenzó colaborando con el doctor Abel Albino en la construcción de un Centro Modelo de Prevención de la Desnutrición Infantil de 1.035 metros cuadrados. Allí seguirán recibiendo alimentación y educación 250 chicos y sus padres.

Así denominó Coca Cola de Argentina su proyecto educativo. Comenzó colaborando con el doctor Abel Albino en la construcción de un Centro Modelo de Prevención de la Desnutrición Infantil de 1.035 metros cuadrados. Allí seguirán recibiendo alimentación y educación 250 chicos y sus padres.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig