“Somos los únicos que, verdaderamente, no damos puntada sin hilo” – GENTE Online
 

“Somos los únicos que, verdaderamente, no damos puntada sin hilo”

Uncategorized
Uncategorized

Conocen su trabajo a la perfección y no aceptan quejas ni reproches de ningún tipo. Así nomás. Si te gusta, bien. Y si no, te vas. A esta altura (algo así como quince años en la profesión) los hermanos Ferrando no andan con vueltas. “Es que, sinceramente, no hay tiempo para caprichos ni histerias”, anuncia José Luis (34). Y sigue: “Sin ir más lejos, entre ayer y hoy Lana pasó la noche acá, cortando telas”.

–¿Acaso no delegan?
–Todo el tiempo, todo lo que se puede. Pero hay cosas que preferimos hacerlas nosotros antes que andar explicando qué es lo que queremos. Igual, mi hermana es mucho más obsesiva y meticulosa. Yo no aguanto lo que soporta ella...

Lana (28) admite ser exageradamente detallista: “Prefiero quedarme bordando canutillo por canutillo antes que pasarle el trabajo a alguien nuevo”, cuenta desde el búnker de Ideas del Sur, uno de los espacios más codiciados y visitados por celebrities y soñadores.

Acá se decide y define todo: telas, cortes, colores, bordados, tocados, calzado... Y la palabra final la tienen ellos. “Si los podemos complacer, fantástico, pero no siempre se puede contentar a todos. Además, algunos te piden cada cosa...”, revela el mayor de los Ferrando.

–¿Como qué?
Lana: Algunas te piden que les tapes el rollo o la celulitis; otras sólo quieren mostrar, y cuanto más chiquito el traje, mejor.
José Luis: Y también están las que quieren llevarse la ropa del caño a su casa, para concretar las fantasías de sus parejas en privado. O las que se equivocan en una performance y te echan la culpa de sus errores porque la falda era demasiado larga, o muy corta o el escote se corrió, o lo que sea…

–¿Mucho divismo, no?
José Luis: Ah, sí. Pero acá, querida, se les termina todo: los egos los dejan afuera. Con nosotros nadie se mete.
Lana: Hay respeto y, en algunos casos, mucho afecto.
José Luis: Además, todas saben que somos los únicos de ShowMatch que verdaderamente no damos puntada sin hilo. Ja, ja, ja...

–¿Se bancan las críticas?
Lana: La verdad, estamos muy mal acostumbrados. La mayoría de las críticas son puros elogios.
José Luis: En realidad, no todos. El otro día nos criticaron porque en Bailando repetimos un pantalón de paillet, negro, divino, de una tela que traje especialmente de Italia. ¡Mirá si no voy a repetir un pantalón de 3.000 pesos! ¡Pero, por favor!

–¿Alguna favorita entre tantas celebrities?
José Luis: Tengo varias. Pampita es un amor, Evangelina Anderson es súper sencilla, Moria tiene la mejor... Es difícil elegir.
Lana: Ah, yo tengo un favorito: Kristóbal, el perrito de Moria. Es el único que se deja probar de todo y no se queja por nada. Y muchos soñadores también son un encanto.

–¿Y ustedes con qué sueñan?
Lana: Me gustaría, algún día, abrir mi propia casa de ropa. ¿Cómo sería? Informal, tendría un estilo urban-rock.
José Luis: Mi único sueño es tomarme unas noches sabáticas para poder dormir (carcajadas). Pero lo de Lana seguro que no. Yo tengo una estética más teatral y muero por las plumas y los brillos.

–¿Cómo fue que pasaron de la alta costura a confeccionar los trajes más populares de la Argentina?
José Luis: Fue una noche, en un desfile que hicimos. Apareció en nuestro camarín la vestuarista de Sofovich, María Villariño, y nos pidió que le hiciéramos a Gerardo los trajes para la tele. Después lo seguimos al teatro...
Lana: Trabajamos en varias obras: La risa está servida, de Sergio Gonal, fue la primera de todas...
José Luis: Y de Gerardo –a quien adoro como a un padre y que de “Padrino” sólo tiene la fama– en casi todas las últimas: Corrientes esquina glamour, Morocha y pasional, El champán las pone mimosas... Y estuvimos también en Zapping Dejà Vu, donde en 90 minutos se pasaban 160 cambios de vestuario.
Lana: Y así llegamos acá...Pero todo comenzó antes. Mucho antes. José Luis y las curvas peligrosas de Evangelina Anderson, la primera en lucir el traje de merengue.

José Luis y las curvas peligrosas de Evangelina Anderson, la primera en lucir el traje de merengue.

Lana, dándole las últimas puntadas al traje de Pampita quien, con Nicolás Armengol, la rompió en el merengue.

Lana, dándole las últimas puntadas al traje de Pampita quien, con Nicolás Armengol, la rompió en el merengue.

Ya de chicos, Lana y José Luis jugaban a vestir muñecos. Hoy, juntos, hacen los trajes de todos los participantes de <i>Bailando, Patinando</i> y <i>El casting de la tele</i>.

Ya de chicos, Lana y José Luis jugaban a vestir muñecos. Hoy, juntos, hacen los trajes de todos los participantes de Bailando, Patinando y El casting de la tele.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig