«Somos apasionados» – GENTE Online
 

"Somos apasionados"

Uncategorized
Uncategorized

Ella, desde Perú, lo veía en Muñeca Brava. El, desde la Argentina, la veía en
Girasoles para Lucía. Los dos eran actores, pero no se conocían. Hasta que una noche los presentaron en un restó de Puerto Madero y desde entonces, nunca más se separaron. Profesionalmente hablando, se entiende. Hoy Facundo Arana y Gianella Neyra llevan ya cuatro meses juntos, compartiendo grabaciones, cenas, viajes, besos y caricias… delante de una cámara. Son los protagonistas de
Yago, pasión Morena (de lunes a viernes, a las 13, por Telefé), una novela con, precisamente, mucha pasión, aunque Facundo prefiera denominarla
magia:

-Sí, magia. Es la magia de poder contar una historia. Porque nosotros, los actores, no somos más que personas comunes que contamos un cuento a personas que fingen creerlo. Es una definición de Borges, no mía, te aclaro.
Segundos antes de esta explicación, GENTE había preguntado:
-Las escenas de Yago… son cada vez más fuertes, más apasionadas. La verdad, ¿no se marean un poco después de darse un buen beso?
Los actores sonríen y niegan. Y surge la típica respuesta que ningún periodista quiere escuchar:
"No se siente nada, somos profesionales, eso es parte del trabajo".

-¿Podemos buscar una respuesta un poco más original?
Gianella: -(Risas) ¿Te has dado cuenta, Facundo? Nadie nos cree.
Facundo: -Si un actor se permitiera marearse, ante todo, estaríamos frente a una persona con muchos problemas. Un actor, cuando está trabajando frente a las cámaras, no se puede dar el lujo de dejar de actuar. Pensá que, además del beso, hay cientos de factores que cuidar: que la sombra no dé en la cara del otro personaje, que se vea ese beso en las tres cámaras que te están grabando… Eso no quita que yo dé las gracias de tener que besar a Gianella, que es muy bonita, por cierto.
Gianella: -Es lo mismo que cuando estás matando a alguien: entras a la escena y lo odias, lo detestas y lo asesinas. Pero termina la actuación y todo pasó, no andas corriéndolo por los pasillos para clavarle un puñal.

-Llevan ya cuatro meses juntos, veamos cuánto se conocen. Facundo, ¿cómo es Gianella?

Facundo: -Lo defino con imágenes. El director dice: "Chicos, deben meterse en el agua helada, en medio de la selva y no sabemos qué hay
debajo"
. Gianella: "Okay, vamos". Otra del director: "Terminamos acá, vamos a grabar allá, no hay tiempo de
comer"
. Y Gianella responde: "Todo bien, comemos después". Yo le digo en voz baja que me siento un poco mal, y ella me dice en el mismo tono:
"¿Querés que les diga que me duele la cabeza, así paramos un rato?". Es fácil para un caballero trabajar con una dama como ella.

por Mariana Montini 
mmontini@atlantida.com.ar
 
fotos: Fernando Arias 
(enviado especial a Iguazú, Misiones)
Arana y Neyra. O Yago y Morena. Después de la tormenta, los personajes necesitaban un tiempo a solas para poder disfrutarse. Cuando finalizan las grabaciones, los protagonistas comparten cenas, viajes y una gran amistad.

Arana y Neyra. O Yago y Morena. Después de la tormenta, los personajes necesitaban un tiempo a solas para poder disfrutarse. Cuando finalizan las grabaciones, los protagonistas comparten cenas, viajes y una gran amistad.

Con escenas filmadas en las cataratas y la selva misionera, <i>Yago, pasión Morena</i> se convirtió en un éxito que alcanzó los 20 puntos de rating. Facundo Arana y Gianella Neyra conviven doce horas diarias en las que comparten viajes, cenas, almuerzos y horas de filmación.

Con escenas filmadas en las cataratas y la selva misionera, Yago, pasión Morena se convirtió en un éxito que alcanzó los 20 puntos de rating. Facundo Arana y Gianella Neyra conviven doce horas diarias en las que comparten viajes, cenas, almuerzos y horas de filmación.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig