«Solo si terminamos nuestros estudios podremos tener un futuro mejor» – GENTE Online
 

"Solo si terminamos nuestros estudios podremos tener un futuro mejor"

Uncategorized
Uncategorized

Hoy Cristian sonríe. Aunque viva junto a su familia en un asentamiento más
que precario llamado Belén, en las afueras de la ciudad de Neuquén, donde no hay
luz eléctrica, ni agua ni gas. Aunque su casa esté hecha con maderas baratas,
cartón y bolsas de residuos, y tenga como puerta de entrada apenas una sencilla
cortina castigada por el viento, allí donde el frío del invierno castiga hasta
los 15 grados bajo cero. Aunque el piso sea de tierra y las comodidades, una
utopía. Aunque apenas un viejo televisor -conectado a una batería- reluzca entre
el humilde mobiliario. "Estoy muy feliz porque este año pude estudiar sin
problemas gracias a la beca que recibí"
. Cristian Ruarte (14) vivió en la ciudad
de Mendoza hasta que sus padres se separaron el año pasado. Gloria, su mamá,
decidió mudarse con sus cuatro hijos a Neuquén. Hasta cuarto grado había tenido
excelentes calificaciones. Pero cuando empezó a cursar quinto, se vio obligado a
hacer changas para que sus hermanitos pudieran comer. En sexto y séptimo no le
fue muy bien, pero alcanzó a pasar. "Raspando", confirma él con una pícara
sonrisa. Y agrega: "Mientras vivía en Mendoza me las vi muy feas, pasé hambre,
entre otras cosas. Y tenía amigos de los buenos y de los malos. Un día a uno le
pegaron un tiro en la cabeza. Eso me impresionó. Me di cuenta de que yo también
podía terminar así",
confiesa con lágrimas en los ojos.

Roberto Benítez (14) es su amigo. Parece su hermano menor, porque es bastante
más bajo que él. Son compañeros y compinches en la escuela secundaria Padre
Adolfo Fernández, de la ciudad de Neuquén. Si bien la realidad de Gustavo no es
tan dramática como la de Cristian, en su precaria casa también hay necesidades.
El vive con Ricardo, su padre, María Angélica, la mujer de su papá, y cuatro
hermanos. La familia atraviesa una situación económica crítica, sin embargo,
Roberto sueña en voz alta: "Me gustaría ser docente, profesor de Física y
Química. ¿Sabés?, estoy muy bien en Lengua y Geografía. ¿Inglés? Ssshhh, no
levantés la perdiz que ahí estoy medio flojito".

La realidad marca que los dos pudieron estudiar este año gracias a un programa
educativo que decidió poner en marcha Coca Cola de Argentina junto a la
Fundación Cimientos. En 2002, la empresa se sumó al proyecto otorgando 45 becas
educativas a jóvenes de entre 13 y 14 años, de zonas desprotegidas de la
provincia de Buenos Aires. Las conmovedoras historias de cada alumno, el
esfuerzo realizado por ellos, y los excelentes resultados alcanzados, fueron
determinantes para lograr otras 500 becas para este año, que se extendieron a
colegios de las provincias de Santiago del Estero, Corrientes, Córdoba, Santa
Fe, Río Negro, Salta y Formosa.

Cristian y Roberto, a los catorce años, cursan el primer año del secundario en la escuela Padre Adolfo Fernández, de la ciudad de Neuquén. Somos pobres pero sabemos valorar la ayuda que nos están brindando", aseguran.">

Cristian y Roberto, a los catorce años, cursan el primer año del secundario en la escuela Padre Adolfo Fernández, de la ciudad de Neuquén. "Somos pobres pero sabemos valorar la ayuda que nos están brindando", aseguran.

Cristian, junto a su padre, frente a su humilde casa del asentamiento Belén ubicado en las afueras de la ciudad de Neuquén. Allí vive junto a Gloria, su mamá, y sus tres hermanitos. Se levanta a las seis de la mañana para poder llegar al colegio a las ocho en punto. Quiere ser abogado, médico o cirujano, y es un maniático de las computadoras.

Cristian, junto a su padre, frente a su humilde casa del asentamiento Belén ubicado en las afueras de la ciudad de Neuquén. Allí vive junto a Gloria, su mamá, y sus tres hermanitos. Se levanta a las seis de la mañana para poder llegar al colegio a las ocho en punto. Quiere ser abogado, médico o cirujano, y es un maniático de las computadoras.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig