«Sólo entraremos en la historia si ganamos el Mundial» – GENTE Online
 

"Sólo entraremos en la historia si ganamos el Mundial"

Uncategorized
Uncategorized

Típico día de verano en Italia. El calor es sofocante, pero Diego Pablo Simeone (31) le encontró la vuelta: adentro de su casa del exclusivo country Olgiata -reducto de los jugadores de la Lazio, cerca de Roma-, aire acondicionado a full. Afuera, un buen chapuzón en la pi
scina con sus hijos Giovanni (6) y Gianluca (3). En el jardín de dos mil metros cuadrados, cuidadísimo,

se huele a asado

"Hay que conformarse con lo que hay -se queja el Cholo, añorando un buen bife-.
Con el tema de la aftosa no llega más carne argentina a Italia". Por la puerta de la casa de más de 300 metros cuadrados, decorada en un estilo muy personal, con fotografías, trofeos y medallas que ganó el caudillo de la Selección, aparece Carolina Baldini, la esposa del
player y ex modelo, enfundada en un vestido de Roberto Cavalli, fashion designer de onda en la península. Mira a su marido y a sus hijos jugar, y dice:
"Los programamos tan bien que uno nació durante la Copa América de 1995, y el otro durante el Mundial de 1998, y si bien por ahora no tenemos proyectos, nos gustaría apuntar al tercero. Pero que sea una
nena
".

Al rato, Simeone sale del agua, con el físico trabajado de un deportista de elite. Acaso en eso repararon las italianas que lo votaron primero en una encuesta en la que la pregunta era con quién te irías a una isla desierta. Se viste y comienza la charla con
GENTE. Todavía le dura la alegría que significó la clasificación de la selección argentina para el mundial de Corea-Japón (previo triunfo en la altura de Quito a Ecuador por 2 a 0), y no lo disimula:
"Fue algo muy importante. Para Francia 98 la cosa fue mucho más difícil".

-¿Y por qué hubo tanta diferencia?
-Porque ahora tenemos más experiencia, y una selección de alto nivel que creció mucho en lo futbolístico y en lo humano. Esto nos hizo más fuertes.

-¿Y cuánto tiene que ver Bielsa en todo esto?
-Mucho. Sabe de todo y nos convenció de que Argentina tiene la obligación de ganar en Inglaterra, en España, en Italia, en Ecuador o en Bolivia.

-Por fuera no demuestra mucha euforia, ¿en la intimidad es distinto, festeja?
-Después del partido, explotó su alegría. Pero ahora debe de estar pensando en cómo ganarle a Brasil. 

-¿Y cómo le van a ganar?
-Será una prueba de lo que puede pasar en el 2002. Es como encontrarse con un equipo poderoso en los octavos de final. 

-Después del partido en Quito, Bielsa dijo que felicitaba a todos los jugadores por el espíritu amateur. Da la sensación de que recuperaron la mística que tenía la selección del 86. 
-Te puedo asegurar que este equipo tiene un hambre de salir Campeón del Mundo que se me pone la piel de gallina cuando lo digo. Es el objetivo, y sólo entraremos en la historia si lo ganamos. 

-Para todos, ya tienen chapa de candidatos. ¿Esto les genera presión o confianza? 
-Este grupo de jugadores está acostumbrado a jugar en equipos competitivos, que pelean campeonatos y ganan cosas importantes. Es natural que Argentina sea favorito. Y por suerte tenemos un plantel para lograrlo. Lo difícil para el técnico será elegir a los 22 que estarán en el Mundial.

-Tema urticante ese, sobre todo cuando se repasa la lista y no está Juan Román Riquelme. ¿Vos lo pondrías?
-Román es un grandísimo jugador que le dio muchas alegrías al fútbol argentino. Ojalá tenga la posibilidad de compartir el grupo con nosotros. Pero con todo el respeto que le tengo, yo hablo de los que están, y tanto Aimar, Ortega o Gallardo tienen unas condiciones bárbaras para integrar la selección. 

-¿Este será tu último Mundial?
-Hay que darles paso a las generaciones que vienen. Hoy estoy convencido de que es mi último Mundial y mis últimos partidos en la selección. Hay que saber decir: hasta acá llegué. Veremos más adelante si pienso lo mismo…

-¿Te va a costar superar el retiro?
-Seguro. Cuando lo pienso, me pongo mal. Pero disfruté mucho lo que viví. Después del Mundial de Francia, muchos decían que era mi último torneo, y sin embargo estoy acá, a un paso del próximo. Además, me iré sabiendo que di todo por esta camiseta. 

-¿En qué equipo imaginás tu retiro? 
-Me gustaría que fuera en la Argentina. Siempre y cuando las cosas mejoren, y el país salga de la crisis.

-¿Cómo se ve la situación desde afuera?
-Muy mal. Siento mucho dolor y tristeza, porque tenemos familias y amigos que están sufriendo. Estoy convencido de que la única manera de salir es ayudándonos entre todos. Hay que dejar de lado el individualismo y el egoísmo para salir adelante.

-¿Eso pesa a la hora de pensar en la vuelta al país?
-Lo que más me preocupa es la inseguridad. Algo muy difícil de contrarrestar.

-¿Es muy distinta la realidad italiana?
-Acá se vive mucho más tranquilo. Pero cada país tiene sus problemas.

-¿Por qué la Argentina tiene una economía del Tercer Mundo y una selección del Primero?
-Porque las raíces son Argentinas. Después, sí, se fueron a crecer a otro lugar del mundo.

La <i>facha</i> de Simeone en su casa romana. Para las italianas, es uno de los jugadores más pintones.

La facha de Simeone en su casa romana. Para las italianas, es uno de los jugadores más pintones.

Con su mujer, Carolina Baldini, vestida <i>by</i> Roberto Cavalli.

Con su mujer, Carolina Baldini, vestida by Roberto Cavalli.

La familia en pleno con el fondo de la casa de más de 300 metros cuadrados donde viven. Está enclavada en el country <i>Olgiata</i>, el más selecto de Roma. Allí también viven Hernán Crespo, Claudio López y Lucas Castroman, sus compañeros en la Lazio.

La familia en pleno con el fondo de la casa de más de 300 metros cuadrados donde viven. Está enclavada en el country Olgiata, el más selecto de Roma. Allí también viven Hernán Crespo, Claudio López y Lucas Castroman, sus compañeros en la Lazio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig