«Sólo a través del estudio, podemos soñar con hacer un país mejor» – GENTE Online
 

"Sólo a través del estudio, podemos soñar con hacer un país mejor"

Uncategorized
Uncategorized

Escucha una pregunta de tantas, apunta hacia el cielo su par de ojos color
corteza buscando inspiración y se desahoga: "Yo lloro cuando me voy a limpiar
otras casas y mis hijos se quedan limpiando la mía. Pero bueno, el que no toma
decisiones correctas, a la larga termina pagándolas. Como en mi hogar las cosas
andaban mal, nadie me ponía un límite. Así, dejé la escuela en cuarto grado y
terminé casándome temprano. Aunque sé leer, escribir, sumar y multiplicar, para
la sociedad soy una analfabeta. Con mi marido, que llegó hasta séptimo y es un
taxista desocupado que changuea, vemos cuánto nos cuesta llegar a fin de mes,
cuánto metimos la pata. Pero también creemos que así como la vida nos dio una
lección, Dios da revancha. El Programa Proniño les permitirá a mis chicos no
irse llorando a limpiar otras casas dejando que sus hijos limpien la propia"
,
respira en un aula de la Escuela Constancio Vigil, Paola (28), la madre de
Elizabeth (14), Jennifer (11), Noelia (10) y Sebastián (8), cuatro de los 1.727
alumnos que, triplicándose desde el 2000, forman parte del primer plan diseñado
en la Argentina para prevenir y erradicar el trabajo infantil.

"Creemos que toda empresa tiene una responsabilidad social, con derechos y
obligaciones, que los valores de ellas no sólo deben apuntar a satisfacer al
cliente, sino también a comprometerse con el entorno. Y nosotros lo veníamos
haciendo desde hace una década en distintas áreas
-explica Ramón Ponce Gil (45),
gerente de RRPP & Comunicaciones Internas de Movicom BellSouth, compañía a cargo
de la iniciativa-. Hasta que un estudio nos diagnóstico que la escolarización de
la niñez trabajadora y en riesgo de ingresar al mundo laboral era, sin dudas, un
campo en el que se podía hacer bastante, y en el cual teníamos que trascender el
rol de donantes de recursos y adquirir un papel activo a través del cual poder
transformar la realidad de muchos niños. Hoy, en un país con 1,5 millón de
pequeños involucrados, sentimos que gracias a nuestra vocación y a la ayuda
especializada de Conciencia, que se ocupa de aceitar la relación
padre-docente-chico, dimos en la tecla
", redondea Ponce Gil. A su lado, Silvia
Rueda de Uranga (57), la directora general de la Asociación Conciencia y sus 36
sedes, añade: "El éxito de este plan radica en ayudar al menor a partir de la
escuela y sumando a su familia. Solucionándoles las necesidades básicas
(calzado, anteojos, etcétera) e incluso acercándoles oportunidades a sus padres
desempleados. No existe real conciencia de lo delicado que es la ocupación
infantil. Genera violencia, envejecimiento prematuro, desarraigo, acerca a la
droga, al alcohol, a la prostitución. El estudio abre la cabeza, forja
amistades
", sostiene Silvia, dejándole la posta a Lidia Rucci (53), directora de
la EGB de Hurlingham: "Hay que ver para creer. Desde el arranque, apenas hubo un
0,58 por ciento de deserción escolar, frente al 40 por ciento de niños
trabajadores que, según el Unicef, suele abandonar los estudios",
indica, y
enumera aquellos once establecimientos de seis provincias que fueron sumándose.
Establecimientos a los que Proniño les brinda atención integral y personalizada,
entregándole a sus beneficiarios desde insumos y servicios (útiles, libros,
apoyo escolar y psicopedagógico) hasta programas de actividades recreativas,
formativas y contenedoras (mediante asistentes sociales, maestros, odontólogos,
fonoaudiólogos, profesores de Educación Física y pediatras). Entre tales
escuelas, la María Rosa Balbarey, de Paraná, Entre Ríos, motiva historias
conmovedoras...

Como la de Soledad (27), madre de Luis (7) y Bryan (6): "Mi esposo manejaba
máquinas excavadoras y quedó cesante. Yo, por cuestiones de plata, no acabé la
secundaria. Sin educación nadás perdido y salteás la mejor etapa. Ahora podemos
esperanzarnos de que nuestros hijos la disfruten"
. Como la de Juan Antonio (54),
padre de Samanta (9) y Jesús (8): "Los traigo en sulky. No me queda opción.
Tardamos 45 minutos. Laburo de cualquier cosa. Ocurre que hay poco de cualquier
cosa. En especial, sin título. De gurí, lo que aprendí, lo aprendí mirando. Y
ahora no deseo que mis hijos aprendan mirando, deseo que aprendan yendo a
clases"
. Como la de Ada (35), madre de Berenice (11), Yamila (7), Damián (5) y
Emilio (2): "Mi hombre es peón en una plantación de hortalizas. Se hizo cargo de
siete hermanos y no pudo formarse bien. Sufrió bastante. El programa nos hace un
doble regalo. A nosotros, dejándonos que ingresemos en el taller de Protrabajo.
Yo gano seis pesos por una artesanía que me demanda 40 minutos. Igual que mi
pareja durante una semana de esfuerzo. Y en especial, les regala a nuestros
hijos un porvenir con posibilidades, ¿no, bebé? ¿Qué querés ser vos de grande?
",
le pregunta de manera imprevista a Yami.

-Ya que puedo estudiar, sueño con ser cardióloga -sorprende su segunda hija-.
Quiero curar los corazones lastimados. Hay un montón por ahí.

por Leonardo Ibáñez
informes: Federico Schirmer
fotos: Alejandro Carra (enviados especiales a Paraná, Entre Ríos)

De arriba abajo: Sabrina (12), Carolina (13), Víctor (9), Gustavo (6) y Alan (7) y sus aliados, los cuadernos, en el taller Protrabajo de Hurlingham, a tres cuadras de su escuela y donde, gracias a Proniño, encontraron una salida laboral algunos padres, confeccionando mochilas. Izquierda: mapa de las sedes en las que se desarrolla el programa.

De arriba abajo: Sabrina (12), Carolina (13), Víctor (9), Gustavo (6) y Alan (7) y sus aliados, los cuadernos, en el taller Protrabajo de Hurlingham, a tres cuadras de su escuela y donde, gracias a Proniño, encontraron una salida laboral algunos padres, confeccionando mochilas. Izquierda: mapa de las sedes en las que se desarrolla el programa.

Escenas cotidianas concebidas en Paraná por el proyecto de <i>Movicom BellSouth</i>.

Escenas cotidianas concebidas en Paraná por el proyecto de Movicom BellSouth.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig