." /> «Sin Carlos no es lo mismo» – GENTE Online
 

"Sin Carlos no es lo mismo"

-Cecilia, hay una reunión política en la peña Joaquín V.
González. Te invitan a ir. Pero no te sientas obligada, yo no te impulso a
nada. Quiero que hagas lo que sientas…

-Voy a ir en tu nombre, Carlos. Pero también voy a hablar. Y me van a
tener que escuchar…

Así, en la intimidad de la quinta de Don Torcuato, cuando ya no quedaban
visitas en la casa (por disposición del juez Jorge Urso nadie puede entrar
luego de las nueve de la noche), Cecilia Bolocco de Menem tomó la decisión de
comenzar a participar en la vida política argentina. Desde ese instante iba a
concurrir a todos los actos del justicialismo llevando el mensaje de su marido
-hoy detenido- pero también su propia voz.

Mil quinientas personas -en lugar de las 800 que se habían anunciado- se
juntaron el martes 26 de junio en Puerto Malenchini de Costa Salguero
para ese primer acto sin la presencia del ex presidente. De impecable vestido
blanco -con cuello y collar de perlas muy estilo Jackie Kennedy- Cecilia
Bolocco soportó estoicamente empujones, micrófonos y más empujones para poder
entrar. Intentó una sonrisa y dijo a modo de broma, mientras esquivaba una
cámara que le golpeaba la cabeza: "Siempre se habló del aluvión
peronista, pero parece que ahora el aluvión son los periodistas"
.

Después, ya siendo el centro de todas las miradas, dio un discurso usando
los tonos justos: "Como dice mi marido: lo que no me mata, me
fortalece"
, concluyó serena pero enérgica. "¡Cómo se nota
que fue periodista de la CNN, sabe muy bien cómo llegar a la gente y en qué
tono hablar!"
, se asombraron algunos de los más viejos militantes. Su
padre, Enzo Bolocco, viajó especialmente de Chile para estar junto a su hija
esa noche. La conductora chilena se emocionó, pero no derramó ni una sola
lágrima -ni aun en el momento de mayor ovación- cuando los presentes
coreaban sobre la marcha peronista un ensordecedor "Menem Presidente,
Menem presidente"
. Ella buscó bromear con el momento difícil que le
toca vivir junto a su marido: "Estamos de luna de miel, hoy cumplimos un
mes de casados, y lo mejor de todo esto es tenerlo todo el tiempo a mi
lado"
. Cecilia terminó la noche con la sensación de haber cumplido
con la promesa que le había hecho a su marido: "Voy a ser tu voz".

"MAS QUE A EVITA, SE PARECE A LADY DI." Se escuchó
en La Rioja. En la esquina de Facundo Quiroga y Rivadavia, donde se realizó un
acto de apoyo al ex Presidente, las damas riojanas comentaron emocionadas que
Cecilia Bolocco había manejado "los besos y los abrazos, las flores y
los regalos, las manos extendidas y los gestos de cariño igual que una
princesa. Ella supo dar la sonrisa justa, el beso al bebito que le alcanzaban,
la caricia a los niños… nunca se dejó amedrentar por las veinte mil personas
que querían acercarse sólo para saludarla"
, sentenciaron.

El viernes 29, Bolocco llegó al mediodía con sus padres, Enzo y Rosmarie,
junto a su mejor amiga, Ximena Campbell, en un vuelo privado, a la tierra de su
marido. Vestía pollera rosa claro, sandalias con punta marrón que hacían
juego con el cuello de piel de su chaqueta de cuero negro.

Tres misiones la habían empujado a este viaje: ser la oradora principal en
el acto político; llevar una 4x4 para donar a la escuela cordillerana de El
Zapallar
, la que ella había elegido para donar el auto que ganó jugando al
Jenga en el programa de Gerardo Sofovich (y que se cambió por la
camioneta); visitar "abuelos y niños" de la Universidad de
la Tercera Edad
y de la salita Rayito de sol.

MATE, TORTILLA Y AUTOGRAFOS. Rolando Tamblay, presidente de la
cooperadora de la escuela, no podía creer que Cecilia en persona le entregara
la camioneta. Y no disimuló su emoción cuando vio que también habían llevado
útiles, ropa y calzado especiales para las crudas temperaturas cordilleranas. "Gracias,
señora. Usted es una santa. Nuestra escuelita está bajo la nieve ahora en
invierno"
, dijo el hombre y la besó. Y también la besaron los chicos
y las madres. "Es igual a Lady Di: ella quiere estar cerca de la
gente"
, insistían. La señora de Menem sacó fotos, firmó cientos de
autógrafos y besó a todos los que se le acercaron. Susana Valente -la mujer
de Eduardo Menem- junto a María Ana Palmieri -la señora del gobernador
Angel Maza- no se separaron de Bolocco ni un solo instante. "En la
provincia, nosotras somos como sus anfitrionas", afirmaron.

por Alejandro Sangenis
asangenis@atlantida.com.ar
desde La Rioja: Verónica Rossello
Fotos: Guillermo García (en La Rioja), Juio Ruíz, Leandro Montini y Diego García (en Buenos Aires)
Cecilia Bolocco salió al balcón de la quinta de Don Torcuato a agradecerles a los cientos de seguidores que pasaron tocando bocina en una gigantesca caravana en homenaje al cumpleaños del ex presidente. Menem prefirió no exhibirse ante la gente y las cámaras para respetar, al pie de la letra, la prohibición de hacer política en el lugar de detención.

Cecilia Bolocco salió al balcón de la quinta de Don Torcuato a agradecerles a los cientos de seguidores que pasaron tocando bocina en una gigantesca caravana en homenaje al cumpleaños del ex presidente. Menem prefirió no exhibirse ante la gente y las cámaras para respetar, al pie de la letra, la prohibición de hacer política en el lugar de detención.

El viernes 29, Cecilia donó una camioneta 4x4 a una escuela cordillerana en La Rioja. Allí también visitó ancianos y niños.

El viernes 29, Cecilia donó una camioneta 4x4 a una escuela cordillerana en La Rioja. Allí también visitó ancianos y niños.

El matrimonio Menem-Bolocco sólo salió al jardín para ir desde la casa al quincho a la hora del asado.

El matrimonio Menem-Bolocco sólo salió al jardín para ir desde la casa al quincho a la hora del asado.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig