«Si el Negro viviera, seguro estaríamos separados» – GENTE Online
 

"Si el Negro viviera, seguro estaríamos separados"

-Cuánto hace que no acepta posar para una nota?
-Como cinco años, calculo.

Luego de trabajar en las obras Dos señores atorrantes (1996) y en Pinocho y Pulgarcito (97), Nancy Margarita Herrera (porteña del 20-2-1960, Piscis, Rata de Metal, según el horóscopo chino) resolvió bajar la mochila de su espalda. "¿Qué mochila? -pregunta sola-.
La mochila Olmedo -responde sola-. Cada vez que me hacían un reportaje, terminaba derivando hacia él, sí o sí. No es que me molestara. La prensa entrega espacio y a cambio te pide lo que le conviene. Pero de una vez por todas debía 'hacer el duelo mediático'
para después poder tocar el tema sin problemas ni tapujos. Bueno, ese duelo mediático lo superé y acá estamos vos y yo charlando en la mesa de un bar y tomando un vaso de agua".

Vaso de agua porque ella lo pidió y no porque el redactor haya pecado de ahorrativo. "En serio, con agua mineral me alcanza", repite ante la insistencia.


-¿Dieta?

-Falta de apetito. Desde que Cavallo anunció sus últimas medidas económicas, bajé 8 kilos. Peso 56,5. Raro, no suelo cuidarme ni me considero obsesiva con el físico.


-Más que dieta, corralito, entonces.

-Mirá, a mí no me "cazó" fuerte. Salgo a la calle, veo lo que sucede alrededor y llego a casa con el estómago cerrado. Aparte, participé en dos cacerolazos. Para quienes probaron sin éxito adelgazar, me parece que los últimos gobiernos han descubierto el mejor régimen de la historia: que le falte la comida al pueblo.

No obstante, ella niega que sea su caso y el de sus hijos, Lucas (8, "mi Gringo") y Alberto (13, "mi Negrito"). "Gracias a Dios sobrellevamos el mal momento. Transitamos una realidad alejada de lujos y necesidades", apunta al cielo, y lanza un dato relevante: "Tanto repetían alrededor que yo le había hecho mal al Negro. Tanto me llenaron la cabeza con que él en realidad no me quería. Tanto, que casi terminé convenciéndome. Hasta que a unos meses de su desaparición, deprimida y encerrada en el departamento que compramos juntos, empezaron a entrar por debajo de la puerta sobres extranjeros".


-¿Deudas que le dejó?

-Amor que me dejó. Un seguro de vida a mi nombre y apellido que tramitó a escondidas en el Chase Manhattan Bank durante un viaje a los Estados Unidos. Gracias a esa plata, que nos administra un contador, logramos mantenernos. ¿Y? ¿Me amaba o no?

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo y álbum personal de Nancy Herrera
producción: Sofía Delger
peinado: Juan Manuel, para Roberto Giordano
agradecemos a Lagomarsino (sombreros), 
Ricky Sarkany (zapatos) y Mora (medias)

Sin olvidar a Olmedo (su bombín lo recuerda), la actriz admite sentirse feliz con su labor de madre full time. Aunque no soy tonta, y si suena el teléfono para ofrecerme trabajo, lo atiendo y analizo la oferta", apunta.">

Sin olvidar a Olmedo (su bombín lo recuerda), la actriz admite sentirse feliz con su labor de madre full time. "Aunque no soy tonta, y si suena el teléfono para ofrecerme trabajo, lo atiendo y analizo la oferta", apunta.

Tanto repetían alrededor que yo le había hecho mal al Negro. Tanto me llenaron la cabeza con que él en realidad no me quería. Tanto, que casi terminé convenciéndome", dice Nancy.">

"Tanto repetían alrededor que yo le había hecho mal al Negro. Tanto me llenaron la cabeza con que él en realidad no me quería. Tanto, que casi terminé convenciéndome", dice Nancy.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig