Shh – GENTE Online
 

Shh

Luego de tocar los teclados junto a Palo Pandolfo en los legendarios grupos Don Cornelio y La Zona y Los Visitantes, al tecladista Daniel Gorostegui se le dio por la música electrónica. Comenzó a pinchar discos en diferentes boliches y en el camino conoció a Diana Huarte, una estudiante de canto lírico más interesada por el frenesí de la noche que por la rigidez del conservatorio donde ejercitaba su voz. Fruto de esta amistad surgió Shh, un dúo que se nutre del trip-hop, el drum'n bass, el ambient y el dance, para construir canciones sólidas y bien bailables que terminan de cobrar brillo con el humor y la acidez de sus letras.

Instalada temporalmente en Londres, la parte femenina del grupo comenzó a difundir el material y logró gran aceptación del público. Luego vinieron las giras y hoy el dúo reparte la mitad de su tiempo entre la Argentina y Europa. Un fiel reflejo de esta ambivalencia cultural y geográfica se halla plasmada en Gaucho Boy, su reciente disco de estudio, pero mejor dejemos que lo cuente su cantante.

–¿Cuándo se formó el dúo?
–Hace diez años. Daniel era DJ de un lugar y yo estudiaba canto lírico en el conservatorio Nacional López Bouchardo. Nos hicimos amigos y un día surgió la necesidad de hacer música juntos.

–¿Por qué se les ocurrió ese nombre onomatopéyico?
–Apareció en una charla, queríamos un nombre que todos pudieran recordar, más allá de que les guste o no y que se pudiera pronunciar en todos los idiomas.

–¿Cómo definirían a Gaucho Boy, su reciente trabajo?
–La mejor definición creo que es: punky, sexy, electronic, party music. Pero al mismo tiempo es un pop adulto, con letras inteligentes, sin pretensiones de mensajes salvadores sino con una dosis de humor negro y acido. Haber tenido la oportunidad de laburar con un productor como Cheeky Paul –quien trabajó con Chemical Brothers, Artic Monkeys, Sasha– marcó una etapa de enorme crecimiento para nosotros, y no sólo desde lo musical, sino que nos reafirmó como banda.

–¿Qué buscan decir con esa mixtura cultural que explicita el título del disco?
–En este caso, el personaje de la tapa es Rodolfo Valentino interpretando a un gaucho. Él representaba a una figura viril y machista en el filme Los cuatro jinetes del Apocalipsis, cuando se sabia que era gay. La idea fue mostrar que las cosas no siempre son lo que parecen. El título también podría sugerir palabras como taxi boy o Pet Shop Boys. Creo que se puede mirar desde diferentes ángulos, eso es lo que nos divierte.

–¿Cómo es el proceso de composición de las canciones?
–Daniel programa una base sobre la que yo creo una melodía hecha con fonemas, luego compongo la letra. Hay una química muy grande entre nosotros que nos permite experimentar, no tenemos restricciones frente al otro, si algo no nos gusta, se habla y se mejora hasta que llegamos a un resultado que nos satisfaga a ambos.

–¿Con qué grupos de la actualidad, tanto nacionales como internacionales, se sienten identificados?
–Con muchísimos, algunos que ya tienen una gran trayectoria y otros muy nuevos que no necesariamente comparten el mismo género, pero es la música que escuchamos y alimenta nuestro espíritu. Peaches, Super Furry Animals, Black Box Recorder, The seal club clubbing club, Pet Shop Boys, Badly Drawn Boy, Psapp, Souldwax, Benjamin Diamond, Led Zeppelin. Y de lo nacional nos gusta Luis Marte, Cosaquitos en globo, Manta Raya, Atlantean Sparrows, Intima… la lista es interminable.

–¿Cómo encuentran a la escena del pop electrónico en la Argentina?
–Lamentablemente, por la falta de difusión que hay en los medios, no solo el pop electrónico, sino la música electrónica en general, se encuentra reducida al underground absoluto.

–¿Cuál suele ser la reacción del público anglosajón cuando escucha su música?
–Nos sorprendió la respuesta positiva que tuvimos en todo momento. Íbamos a dar dos shows en Londres, y en el primero nos fue tan bien que nos ofrecieron hacer otro más, así que terminamos tocando en tres oportunidades. En el país vasco nos hicieron varias notas para diferentes medios, estuvo bueno. En ambos lugares vendimos un montón de discos y sobre todo, sentimos mucho interés y respeto hacia nuestra música por parte de la gente.

–¿Cómo viene la agenda de Shh para lo que resta del año?
–Tenemos el proyecto de hacer los temas de Gaucho Boy en inglés, esto no significa traducirlos del español, sino hacer otra letra que encaje rítmicamente, eso sí, respetando la historia original. Vamos a estar en la Argentina a fines de julio para tocar en el Soul Café y en Niceto. También nos ofrecieron volver al País Vasco, pero eso todavía tenemos que armarlo.

Página oficial: Shh sounds

En su disco Gaucho Boy la producción estuvo a cargo de Cheeky Paul, un renombrado DJ británico que trabajó con grandes artistas como Sasha, Underworld, Primal Scream, Arctic Monkeys y Chemical Brothers.

En su disco Gaucho Boy la producción estuvo a cargo de Cheeky Paul, un renombrado DJ británico que trabajó con grandes artistas como Sasha, Underworld, Primal Scream, Arctic Monkeys y Chemical Brothers.

En su música confluyen diversos estilos que van desde el trip-hop, drum'n bass, ambient, dance, pero siempre conservando su esencia: el formato canción.

En su música confluyen diversos estilos que van desde el trip-hop, drum'n bass, ambient, dance, pero siempre conservando su esencia: el formato canción.

En 1999, el dúo participó en el disco <i>Homenaje Argentino a The Cure</i>, haciendo una versión drum'n bass de la famosa canción Lullaby.

En 1999, el dúo participó en el disco Homenaje Argentino a The Cure, haciendo una versión drum'n bass de la famosa canción Lullaby.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig