¿Será nena, será varón? – GENTE Online
 

¿Será nena, será varón?

La futura mamá deshoja la margarita. Parece que a Pampita le encanta jugar a saber qué sexo tendrá su bebé. Aunque por ahora prefiere mantener la incógnita hasta que llegue el día del nacimiento –previsto para mediados de mayo, en una clínica de Santiago de Chile–, igual se somete a todas las especulaciones posibles para ir curioseando si será niña o niño. Primero aceptó que le hicieran una prueba del tiempo de nuestras abuelas, que consiste en preparar dos sillas con un almohadón encima de cada una, y esconder una cuchara debajo de uno de ellos. Si la embarazada elige sentarse donde está la cuchara –cosa que hizo Pampita–, la leyenda indica que tendrá una nena.

No fue todo. También aceptó participar de otro juego conocido como del anillo de oro, para el cual debió arrancarse un cabello, pasarlo por el centro del anillo y colocarlo sobre la palma de su mano. Si el pelo se doblaba, el sexo de su futuro bebé sería femenino. Y se dobló. “¿Será nena entonces?", se preguntaban sus íntimos. Sin embargo, Carolina cuenta que todos los que observan detenidamente su panza le dicen que, de acuerdo a lo que indica su forma, tendrá un varón. Ella sólo sonríe y se divierte cuando escucha tanta variedad de opiniones sobre su futuro hijo/a. El único que sabe el secreto es su obstetra chileno, que por supuesto tiene prohibido dar a conocer el sexo del bebé.

Mientras tanto, y en su último viaje permitido antes del parto, Pampita estuvo en Buenos Aires de jueves a sábado. Y además de visitar a familiares para la Semana Santa, pasó por el local de la marca de indumentaria para embarazadas Diseño Urbano en Palermo Soho. Allí se probó varios modelitos y eligió el llamado “kit de supervivencia”, que presenta cuatro prendas especialmente pensadas como un set básico para toda embarazada: un vestido, una pollera, una remera con escote en V y unas calzas cómodas con espacio para lucir la panza, todo diseñado por Vanna Onofri.

Pampita prefirió que todo fuera de algodón por la comodidad y el calce. Se llevó nada menos que treinta prendas, y mientras se probaba, charló muy divertida con Carola del Bianco, otra futura e inminente mamá.

Finalizado su tour de compras, la modelo regresó con urgencia a Chile –su médico le había permitido viajar únicamente porque el vuelo dura menos de dos horas– para seguir decorando el cuarto de su futuro hijo/a, que ya luce la cuna, el ajuar y los accesorios en color blanco. Y también para acompañar a su pareja, el actor chileno Benjamín Vicuña, quien no se pierde ni una clase del curso que viene realizando para poder estar presente en el parto. “¿Será nena o varón?”, se siguen preguntando sus íntimos casi con desesperación. Pampita y Benjamín sólo sonríen. Prefieren que sea una sorpresa hasta para ellos mismos.

Con casi ocho meses de embarazo, Pampita viajó a Buenos Aires y compró ropa de embarazada. El sábado volvió a Santiago para seguir decorando el cuarto de su futuro bebé, que nacerá a mediados de mayo en Chile.

Con casi ocho meses de embarazo, Pampita viajó a Buenos Aires y compró ropa de embarazada. El sábado volvió a Santiago para seguir decorando el cuarto de su futuro bebé, que nacerá a mediados de mayo en Chile.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig