Sebastián Galmarini: "No quiero ser el que rompa la ilusión, pero estamos tropezando con la misma piedra" – GENTE Online
 

Sebastián Galmarini: "No quiero ser el que rompa la ilusión, pero estamos tropezando con la misma piedra"

Uncategorized
Uncategorized

#GENTE-Galmarini - 091017 (3)

Hincha de Boca y futbolista de alma. Son algunas de las características que podrían definir a Sebastián Galmarini (39). Agreguemos politólogo recibido en la UBA, hijo del Pato Galmarini y cuñado de Sergio Massa.

¿Si se considera un futbolista frustrado? A ver: "Yo siempre fui mejor jugador que mi hermano Martín (N. de la R: capitán de Tigre), pero él juega profesionalmente y yo, con mis amigos", bromea el candidato a senador provincial por la Primera Sección de la provincia de Buenos Aires por 1País.

Así y todo, el hombre de San Isidro se dio el gusto de dedicarle muchos años a su pasión: "Yo jugaba en la Reserva de Platense cuando todavía era Platense. Siempre fui muy metódico: me cuidaba mucho. Por el fútbol no fui de viaje de egresados. Pero a los 21 me pudrí de todo. Jugaba en Colegiales, no nos pagaban y la hinchada nos apretaba. Un día entraron calzados al vestuario y dije basta", sigue con su tema fetiche, antes de meterse en la recta final para las elecciones del 22 de octubre.

Galmarini agarra un mate con una calco vieja –que reza Massa15 en los colores de Tigre–, ceba un mate algo frío y lavado y nos invita a que lo acompañemos al Club Social y Cultural Domingo Faustino Sarmiento, en San Isidro. Ahora mismo está pensando si mañana va a correr una maratón u otra vez va a jugar al fútbol con el equipo Senior de Platense. Ahora sí nos metemos en sus inicios. Lo vamos a tutear, porque así lo pidió.

#GENTE-Galmarini - 091017 (7)

–Imagino que de muy chico mamaste fútbol, política y, sobre todo, peronismo. Era inevitable que siguieras este camino.
–Mirá, entre el 63 y el 66 mi viejo jugaba en Douglas Haig y lo llevaba a la cancha el Padre Mugica. Imaginate si estaría marcado. Nos allanaron la casa varias veces. Por eso hay muchas anécdotas que las entendimos de grandes. La señora que nos cuidaba vivía en la esquina de casa y el marido tenía un taller. Vayan a trabajar, nos decían. Era plena dictadura... Por eso mi infancia fue algo así como la película La vida es bella.

–Muchas noches en la unidad básica...
–Sí, me quedaba dormido en las reuniones. Puteaba, como todos los hijos de político. Me embolaba estar ahí veinte horas... Pero un día te ponés a militar. Siempre ayudé en las primarias. Mientras jugaba al fútbol me escapaba de las concentraciones para ir a rendir. Y a militar.

–¿Cómo es tener de jefe a tu cuñado?
–Yo lo considero mi conducción, no mi jefe. Sergio tiene gran capacidad, un tipo con grandes cualidades de liderazgo. Obviamente, es un ser humano y comete errores.Pero tiene conocimiento y contracción al trabajo. Es un tipo con mucho futuro. Ojalá la Argentina consiguiera más dirigentes de esas características para lo que viene.

 

–Dicen que el massismo se quedó a mitad de camino. ¿Les salió caro apoyar tanto al Gobierno el año pasado y ahora despegarse?
–La gente sabe que somos una oposición constructiva. Acompañamos y votamos las leyes que nos parecieron justas. También apoyamos a la gobernadora en la lucha contra las mafias, pero hace un año y medio anunciaron como un logro que habían desbaratado la Departamental de La Plata: le encontraron 400 mil pesos en sobres al jefe puesto por Bressi. Pero hace 15 días encontraron 800. Y la semana pasada, 400. Entonces es evidente que el mecanismo sigue vivo. Pero es injusto cuando nos acusan de oposición que destruye.

#GENTE-Galmarini - 091017 (4)

–¿De dónde surge ese fenómeno donde las personas que vienen de otras actividades sean mejor vistas que los políticos?
–Después de tantos años de frustraciones, es comprensible que la gente no quiera creer que uno es distinto. Todos los procesos terminaron mal. Vos debés tener una capacitación técnica para hablar de política, economía o corrupción. ¿Quién es hoy un buen candidato? El peluquero de la esquina. ¿Y por qué? Porque no está manchado. ¿Eso lo convierte en dirigente? No.

 

–¿Y cuándo te convertís en político?
–Mirá, quizás lo que más distinga a un político, además de la preparación, es el equilibrio emocional. Saber cuándo apuntan al dirigente y cuándo a la persona. Incluso para la administración de recursos. Hay una confusión entre lo público y lo privado. Hay que tener claro qué forma parte de tu tarea dirigencial y qué de la parte personal.

–Hoy se utiliza un eufemismo: conflicto de intereses.
–Es que en la Argentina seguimos comprando eslóganes y marketing. El Gobierno grita cambio, cambio, cambio.... Parecen arbolitos de la calle Florida, porque de cambio no hubo nada. Y hay temas que tienen vinculación con cuestiones personales. Si fui presidente de Shell durante 25 años y tengo acciones en el país, yo no debería decidir sobre el precio del petróleo de la Argentina (en obvia referencia al ministro de Energía Juan José Aranguren). Es una cuestión ética. Y después hay una cuestión de corrupción si yo le compro a una empresa a precio diferencial. Antes eran delincuentes comunes y ahora son de guante blanco, pero los delitos son iguales.

–Vos decís que se llaman Cambiemos para que no cambie nada, pero da la sensación de que el oficialismo gana a velocidad crucero.
–Por más que la gente esté con vocación de acompañar, uno no puede dejar de advertir que el macrismo se parece cada día más al kirchnerismo. Antes imprimíamos con la maquinita de Boudou, que generaba pobreza e inflación, y la cambiamos por endeudamiento externo a base de dólares.

#GENTE-Galmarini - 091017 (6)

–Los nuevos números del Indec hablan de una baja en la pobreza...
–A ver... ¿A dónde está apoyada la economía argentina? Dieciséis por ciento en obra pública, 7 por ciento en actividad financiera... y 4 por ciento exportaciones del sector agropecuario. Con la quita de las retenciones ganó el campo, los bancos tomaron la plata del sector agroexportador y el Estado se endeudó para obra pública y para contener el déficit. Vivimos en la burbuja de los 90. Obviamente, si detuviste un poco la inflación, la pobreza baja. Yo no quiero ser el que rompa la ilusión, pero estamos tropezando otra vez con la misma piedra.

–¿Por qué se da esa polarización tan marcada?
–Por un lado, hay que aplaudir a Durán Barba. Y por el otro, pareciera que la gente vota con asco. Unos con asco al proceso de corrupción y al final del kirchnerismo, que hablaba de inclusión con un 30 por ciento de pobres, economía estancada y desempleo creciente. Y otros lo hacen con asco al ajuste, a la suba de tarifas, al desempleo que sigue creciendo como mecanismo establecido... Yo no quiero vivir en un país donde debatimos entre lo malo y lo malo.

#GENTE-Galmarini - 091017 (1)

–¿Qué análisis hacés del tema Maldonado?
–Me da tristeza, porque terminó siendo utilizado por ambos bandos. Los problemas hay que solucionarlos, no taparlos. Acá el Gobierno no adptó las medidas que debía encarar desde un principio: no corrió a la Gendarmería ni tomó en serio el hecho de que Santiago Maldonado es un desaparecido en democracia. Y del otro lado lo utilizaron políticamente. Gendarmería no es sólo la desaparición de Maldonado: también es la que hizo dos pericias distintas en el caso Nisman. Y está involucrada en muchos casos de represión, como la de Panamericana cuando estaba Berni al frente.

–Muchos hablan del fin de CFK, aun ganando o perdiendo por un par de puntos. ¿Cuál creés que sería el destino de Massa repitiendo la elección del 16 por ciento?
–Yo no compro eso. Hace dos años, Lilita Carrió sacó el uno por ciento. Pero después de un ciclo de 12 años, es entendible: Cristina está terminando. No hay futuro ahí. Nosotros vamos a crecer: primero, con la gente que se quedó afuera de la grieta. Sumale la caída de listas y la gente que no votó. El proceso para las presidenciales arranca el 11 de diciembre. Ahí se inicia un nuevo ciclo y una nueva discusión. Yo quiero vivir en un país donde un día conseguir trabajo no sea un laburo adicional.

Por Julián Zocchi. Fotos: Fabián Mattiazzi. 

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig