«Sé que una canción no cambia el mundo… pero da una gran mano» – GENTE Online
 

"Sé que una canción no cambia el mundo… pero da una gran mano"

"Holaaaaaaaa!… ¿Café para todos?". Aunque acaba de pelearse con el peine (tanto que ni siquiera le pidió ayuda esta mañana), su voz no se encuentra ni en condicion
es de acompañar a una hinchada de tablón ("Anoche pasé por El show de VideoMatch

y me acosté bastante tarde") y el candadito que rodeaba su boca mutó a una barba más parecida a la de Tom Hanks en
Náufrago que a la que el entrevistado luce en la portada de su sexto CD ("Menos mal que las fotos fueron anteayer. ¡Zafamos!"), Diego Antonio Caccia Torres
no pierde los buenos modales ni la energía positiva. Acá viene, zapatillas rojas, jeans azules, buzo celeste y ojos castaños, bajando escaleras y yendo de la cama -su habitación en suite y con vestidor, dos metros distante del pequeño estudio de grabación- al living -que completa la planta baja con la cocina, el comedor, un baño, un garaje ocupado por su
Audi bordó y el bucólico fondo de su casa en Punta Chica, San Isidro, invadido por cuatro 'p': paredones, piscina, parrilla y pasto. "En serio… ¿Café?", repite.


-En serio, café. Lo que también parece serio es la trascendencia que viene consiguiendo su Un mundo diferente, en general (80 mil copias vendidas durante los deprimidos últimos siete meses), y el tema Color esperanza, en particular (adoptado por las escuelas del país como segundo Himno Nacional). En el peor momento del país a usted le va bárbaro. ¿Secretos?

-La energía del disco se asoció a la del público. Necesitamos aferrarnos a la esperanza. Entendimos que no somos la última Coca Cola del desierto. Me llevó cinco años comprender que no sirve llevarnos el mundo por delante, porque si el mundo pertenece a alguien, pertenece a otros. Dejemos de esperar que los problemas se resuelvan afuera. Yo debí hacerme conocer en Venezuela, Colombia, Perú, Puerto Rico, pasito a pasito, bajando la soberbia.

-¿Y le avergüenza escribir en la planilla de Migraciones, Nacionalidad: argentina?

-Apena, me da tristeza. Porque si bien acá la mayoría nos creemos ciudadanos de bien, los corruptos son hijos de nuestra sociedad. El tema es que hay ciertos derechos que nuestro sistema no respeta. Fijate el corralito. Lo que digo es: "Dejémonos de pelearnos a trompadas, y construyamos".


-¿Siente que usted y sus composiciones son lo que los cantantes de protesta y sus letras fueron en los 70?

-Quizás. Es bueno acercar un contenido. Yo describo la lucha que se genera entre mis polos opuestos. Apuesto al equilibrio. Sé que una canción o un disco no cambia el mundo pero da una gran mano. Desde que arranqué con Tratar de estar mejor hasta Color esperanza, he recibido cartas y mails de personas que se recuperaron de operaciones jodidas, se enamoraron, contrajeron matrimonio, escuchando palabras mías.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Christian Beliera; asistente: Julio Ruiz
producción: Gaby Díaz
agradecemos a Spina-Cruz, para Red Plus, Bensimon y a la Reserva Ecológica Costanera Sur

Río de la Plata de fondo, el artista afirma que desea retornar a la actuación en 2003, aunque sin descuidar su música. La misma que presentará los días 1º y 2 de agosto en el Estadio Luna Park.

Río de la Plata de fondo, el artista afirma que desea retornar a la actuación en 2003, aunque sin descuidar su música. La misma que presentará los días 1º y 2 de agosto en el Estadio Luna Park.

Me demandó cinco años comprender que no sirve llevarnos el mundo por delante. Porque si el mundo pertenece a alguien, pertenece a otros. Dejemos de esperar que los problemas se resuelvan afuera. Basta de pelearnos a trompadas, y construyamos"">

"Me demandó cinco años comprender que no sirve llevarnos el mundo por delante. Porque si el mundo pertenece a alguien, pertenece a otros. Dejemos de esperar que los problemas se resuelvan afuera. Basta de pelearnos a trompadas, y construyamos"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig