Rock, surf y diosas bajo las estrellas – GENTE Online
 

Rock, surf y diosas bajo las estrellas

Uncategorized
Uncategorized

"Cuatro… tres… dos… uno… ¡CERO!”, gritan los hermanos Eugenio y Sebastián Weinbaum (los MDQ), junto a Fabio Posca y, de repente, aparece un sol artificial que enciende la penumbra de Tamarindo Rock & Pop Beach. Cien mil watts de potencia, distribuidos en varias columnas a lo largo de la arena, cortan la noche. Treinta mil personas se acercaron a esta playa, a dos kilómetros del faro, para presenciar un evento único en el mundo, a cambio de un alimento no perecedero. Todo lo reunido será distribuido en comedores infantiles por ADI (Asociación para los Derechos de la Infancia).

Son las nueve y cuarto de la noche y los surfistas más cotizados de la Argentina corren contra el mar, envueltos en sus trajes de neoprene. Allí está Martín Passeri, abrazado a su tabla y en busca de las mejores olas de la noche. A unos metros lo siguen Alejo Martínez y Marcelo Galindo, pero finalmente es Maximiliano Prenski quien encuentra los mejores “tubos” de la noche. Como ganador del torneo recibe el trofeo, puntos para el Campeonato Argentino y un viaje para competir en el exterior.
Las chicas también tienen su momento de gloria con el concurso Largo de pecho, competencia que hiciera famosa Mario Pergolini cuando estaba con Telefe en Hacélo por mí. Una audaz morocha es la justa ganadora de aplausos multiplicados por treinta mil y un cheque por mil pesos.

Los sonidos de la radio Rock & Pop Beach sacuden los parlantes y la noche siguen ardiendo… Mucho más cuando llega Choque Urbano. El grupo muestra un despliegue increíble sobre el escenario, con percusión sobre tachos, ollas, palos de escoba y hasta sus propios cuerpos. Y no hay respiro para los fans. El cielo empieza a rugir y suma luces a los 100.000 watts de potencia: quince minutos de los fuegos artificiales más impresionantes que se vieron durante todo 2006 en Mar del Plata y que estallan a 50 metros de la costa.

El reloj marca las once y cinco. Las luces bajan y la multitud grita. Los rayos láser empiezan a rebotar en espejos ubicados en distintos lugares de la playa, formando siluetas. El final es el logo de Arbol, que larga con su popular: “Trenes, camiones y tractores…”. “¡Tanta fuerza!”, contesta la multitud, que disfrutará de cuarenta minutos a puro rock con la banda de Haedo, cerrando una noche única, de esas que no se consiguen en otras playas.

En Tamarindo Rock & Pop Beach (y organizado por Quilmes), Sol de Noche convocó a una multitud que deliró cuando las diosas subieron al escenario.

En Tamarindo Rock & Pop Beach (y organizado por Quilmes), Sol de Noche convocó a una multitud que deliró cuando las diosas subieron al escenario.

Arbol ofreció cuarenta minutos de rock.

Arbol ofreció cuarenta minutos de rock.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig