Richard Coleman – GENTE Online
 

Richard Coleman

Oscuro, de culto o como se lo catalogue, Richard Coleman es uno de los mejores músicos argentinos. Luego de “exiliarse” 4 años en Los Angeles, volvió al país en 2004 para rearmar su banda, Los 7 Delfines, y organizar su futuro como artista. En ese come back no imaginó que co-compondría algunos temas de Ahí Vamos, el último disco de Gustavo Cerati, y que, además, se incorporaría como guitarrista estable en la gira de presentación. El ex Fricción está otra vez en la cresta de la ola y cuenta lo que viene en el horizonte de un rocker multifunción.

Se viene un nuevo show de Los 7 Delfines…
–Sí, es el 29 de julio en Niceto Club. Presentaremos material nuevo, que de seguro vamos a estar grabando en breve para nuestro próximo disco. Será un recital como esta banda acostumbra: con muchos temas y mucha energía.

De un año a esta parte tu intención era darle un toque más mainstream a tu agrupación, ¿lo lograste?
–Cuando pensaba en eso, no me refería a darle un definitivo giro main al grupo. Sino en volver a tocar y hacer más fechas. Estoy seguro que ahora nuestro público es mayor y se nos conoce más, pero no porque juguemos en las grandes ligas, sino porque de alguna manera, el culto se proyectó de un modo no previsto.

Que sos un tipo dark, que sos un artista de culto… ¿cómo influyen en Los 7 Delfines esos motes que se te adjudican?
–Todo lo que es una etiqueta influye en una banda. Aceptarlos fue un gran paso para mí. Si no podemos contra ellos, ¡juguemos con ellos! Aunque nunca me gustaron los encasillamientos, llegó un momento en mi carrera en el que me relajo y disfruto.

Hablando de tus otros compromisos, ¿cómo nace la idea de colaborar en Ahí Vamos, el disco de Gustavo Cerati?
–Fue una serie de afortunados eventos. Con Gustavo veníamos hablando hace rato de juntarnos y hacer algo. En marzo nos encontramos y compartimos nuestros proyectos; una cosa llevó a la otra y al final de la charla nos dieron ganas de ponernos en marcha.

¿Y luego?
–Un tiempo después fui al estudio de él y me invitó formalmente a participar de su álbum. Y claro que le dije que sí, encantado. Después me involucré también en las letras, grabamos demos, guitarras…

¿Cómo fue co-componer con Cerati?
–Fue muy espontáneo. Surgió en las primeras sesiones de Ahí vamos, cuando comencé a escribir algunas letras motivado por sus nuevas canciones. Formamos un equipo en el que hubo un convencimiento y una confianza absoluta.

¿Y cómo son esas letras?
–Cuando llegó el momento nos juntamos a hablar de conceptos y de qué la iba el disco. Empezaron a surgir ideas y estuvimos de acuerdo en ser más directos en cuanto al vocabulario. No hay tanta adjetivación, ni metáfora –si bien hay algunas–, sólo una par de imágenes por tema. Directo, simple y roquero.

¿Qué tan responsable te sentís del éxito de Ahí Vamos?
–Soy un vehículo. Ese es mi rol como artista y músico en esta banda. Que de alguna manera la música de Gustavo se materialice a través de mí. Lo considero un papel importantísimo y, modestamente, no creo que otro lo pueda hacer como yo en este caso.

¿Notaste que la prensa empezó a buscarte como nunca antes?
–Un poco sí. Es como que encuentro otro reconocimiento. El otro día en Rosario apareció alguien con una bandera en el medio de la platea que decía: “Vine por Richard”. Jaja, fue como un ¡guau! Pero también está bueno la cantidad de gente ¡que no tiene ni idea de quién soy!

Y también hay halagos desde otro lado, como músico propiamente dicho
–¡Claro! Más allá del Coleman, del cual se dicen más cosas de las que se saben, que te digan: “qué buen violero sos”, es muy placentero.

¿Cómo está el Coleman productor?
–Estoy contento. Acabo de trabajar en un disco de una banda que se llama Volador G, quienes me invitaron a producir la mitad de su disco –el resto fue trabajo de Ezequiel Araujo, ex El Otro yo–. Me gustó el resultado y los chicos quedaron muy contentos. Esa fue la mayor satisfacción para mí.

¿Cómo sigue tu carrera?
–Estoy en un momento de plenitud. Trabajo de productor, ensayo y realizo nuevo material con Los 7 Delfines y además, estoy de gira con Gustavo Cerati. Estoy haciendo música todo el tiempo y eso da mucha energía. Desde este lugar oscuro lo digo, estoy muy bien. Jaja.

El lado oscuro de la fuerza…
–El lado oscuro de la fuerza, ¡así es!

Más información: Página oficial de Los 7 Delfines.

German Lentino: Bajo; Richard Coleman: Voz, Guitarras; Braulio D'aguirre: Bateria, y Diego García: Guitarras, Coros.

German Lentino: Bajo; Richard Coleman: Voz, Guitarras; Braulio D'aguirre: Bateria, y Diego García: Guitarras, Coros.

 La ascendente carrera de un grupo con historia.

La ascendente carrera de un grupo con historia.

Tocó con Soda, Charly, Calamaro y ahora es el guitarrista de Cerati.

Tocó con Soda, Charly, Calamaro y ahora es el guitarrista de Cerati.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig